Sarkozy dice que ETA es "un problema" de España, que debe indicar "su política" y que Francia "sólo pide información"

Actualizado 31/05/2007 21:44:19 CET

"Hemos cuidado que el reloj del Gobierno francés dé la misma hora que el del español", afirma ante Zapatero, a quien promete "apoyo total"

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, aseguró hoy ante el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, que "ETA es un problema español". "Siempre hemos pensado que los españoles eran los que nos tenían que indicar cuál era su política", enfatizó en rueda de prensa conjunta. "Sólo hemos pedido que se nos informe. Siempre se ha hecho", remachó el mandatario francés, que aseguró que ambos países están "unidos" frente al terrorismo y prometió "apoyo total".

En la primera visita que realiza Sarkozy a España desde que está en el Eliseo, Zapatero aseguró que en la entrevista y en lo referente a la lucha antiterrorista, lo "único" que habían hecho era "ratificar" la "decisiva" colaboración política en esta materia que Francia "siempre" ha dado a España. "Lo quiero destacar, valorar y elogiar", remarcó, aseverando que este asunto fue "ejemplar" en la etapa de Sarkozy al frente de Ministerio de Interior galo.

Sarkozy correspondió declarando que es "evidente" que "la democracia española puede contar con el apoyo total y firme de la francesa". "Los terroristas no pondrán ninguna cuña entre ambas democracias y España sabe que puede contar con el apoyo de Francia", resumió el presidente francés. Comentó que este compromiso es "profundo" y enfatizó que España es "el país de Europa más afectado por un terrorismo sangriento".

TEMA DE "ESTADO".

En el turno de preguntas, Sarkozy fue interrogado por si Zapatero le había pedido apoyo para retomar el llamado proceso de paz en Euskadi y también sobre por qué hace unos meses dos etarras detenidos en Francia llevaban el número de un responsable policial galo.

"ETA es un problema español y siempre hemos cuidado en Francia de que no se convierta en un problema francés", remarcó Sarkozy. "Siempre he pensando que los españoles eran los que nos tenían que indicar cuál era su política, fuese el Gobierno de González, de Aznar o de Zapatero", prosiguió el mandatario francés, que aseguró que lo único que han pedido es que se les "informe" y que "siempre se ha hecho".

Sobre "lo demás" y por ser "un problema tan complejo, que pone en juego la vida de funcionarios", Sarkozy no quiso "hacer más comentarios", salvo añadir que en este asunto "siempre" han "cuidado de que el reloj del Gobierno francés dé la misma hora que el del Gobierno español".

Con estas bases, prometió que "jamás" harán de este "tema de Estado" uno de "política interna". "Ni en Francia ni en España", avisó, resaltando que "no es el Gobierno francés quien tiene que decir lo que tiene que hacer el Ejecutivo español".

"LAS CONVERSACIONES, DEL GOBIERNO ESPAÑOL".

A Sarkozy se le volvió a insistir sobre si, a su juicio, el Ejecutivo español está en su derecho de dialogar con ETA y se le apuntó que el presidente del PP, Mariano Rajoy --con quien el mandatario conservador francés tiene previsto verse esta tarde--, ha hecho de este asunto un tema clave de su política.

Sarkozy enfatizó que hace unos meses no quiso hablar de este tema en una Convención del PP porque "la política de España la aplica el Gobierno español". En este punto, aludió a cuando ETA declaró el alto el fuego y Zapatero autorizó los contactos con la banda, siendo presidente francés Jacques Chirac y él, ministro de Interior.

"Las conversaciones son un tema del Gobierno español. Jacques Chirac contestó con mi acuerdo que no queríamos participar en estas negociaciones", indicó Sarkozy, que explicó que ello no era porque estuvieran en contra del "principio" de negociar, sino porque "el problema de ETA es de España y no de Francia, aunque puedan existir consecuencias colaterales".

Bajo estas premisas, Sarkozy dijo respetar "el debate político español" sin entrar en él y aseveró que tanto con el Ejecutivo de José María Aznar como ahora con el de Zapatero ha trabajado con mucha "confianza". "No quiero que los terroristas digan que la izquierda y la derecha están divididas sobre este tema", precisó, y llamó a reforzar "la eficacia". "Frente al terrorismo hay una sola política: la unidad, día y noche y puedo añadir que estamos unidos. Son temas de Estado con 'E' mayúscula".

LA RESPUESTA, DE RUBALCABA.

De su parte, Zapatero afirmó que la política antiterrorista "ha contado siempre con la colaboración del Gobierno de Francia, en cada momento y ante cada iniciativa que ha realizado el Ejecutivo de España en relación con el terrorismo o en lo que hemos conocido como el proceso de paz".

El presidente español dijo no tener más que palabras de "agradecimiento" para Sarkozy y, respecto a la pregunta sobre los etarras detenidos en Francia que portaban un teléfono de un responsable policial francés, indicó que esas cuestiones ya fueron contestadas por el titular de Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Es a quien desde nuestro punto de vista le corresponde dar la respuesta oportuna, tratándose de la política antiterrorista", finalizó.