Rajoy dice que "vamos por mal camino" si ANV toma posesión de sus cargos y pide que se eviten actos contrarios a la ley

Actualizado 12/06/2007 13:40:39 CET

El líder del PP avisa de que la reunión no es "borrón y cuenta nueva" porque en la campaña de las generales hará balance de la legislatura

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, reclamó hoy al Gobierno que acuda al Tribunal Supremo para instar la ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y se impida que sus miembros puedan tomar el acta de concejal el próximo sábado en los municipios en los que resultaron electos. "Si no se hace esto yo lo criticaré y diré al presidente que ya vamos por el mal camino", afirmó tras reclamar que se prohíban todo tipo de acciones violentas en los actos de investidura.

En declaraciones a la Cadena Cope recogidas por Europa Press, Rajoy indicó que la petición de ilegalización de ANV fue una de las reclamaciones que ayer trasladó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, porque, a su juicio, éste es un asunto "muy importante y muy relevante". Así, recordó que su apoyo al Ejecutivo es "para derrotar a ETA", por lo que él no se corresponsabilizará de aquellas decisiones que no persigan este objetivo.

El líder del PP reconoció que desconoce qué ocurrirá sobre este asunto, aunque aseguró si de él dependiese acudiría al Tribunal Supremo para instar la ilegalización de ANV y evitar que sus miembros puedan ser investidos concejales. Además, reclamó que se activen todos los mecanismos para evitar cualquier tipo de acto violento "y contrario a la ley" durante los actos de toma de posesión.

Sumado a esta petición de ilegalización de ANV, Rajoy explicó las medidas en política antiterrorista que, a su juicio, son las adecuadas y que ayer trasladó a Rodríguez Zapatero. Así, argumentó que "la primera y más importante" es garantizar que, "gobierne quien gobierne", ETA no tendrá contrapartida política y "debe perder cualquier esperanza de conseguir rédito político".

Además, ayer trasladó al jefe del Ejecutivo la necesidad de mejorar las leyes para "ser más eficaces" en política antiterrorista y "aplicarlas con la máxima contundencia", así como la necesidad de incrementar la cooperación internacional. Según defendió, todas las medidas en esta materia deben ser acordadas y pactadas "entre los grandes partidos nacionales".

En esta línea, señaló que la última de sus reclamaciones fue que en Navarra se mantenga el acuerdo entre PP y PSOE "que ha existido siempre". A su juicio, estos son los "aspectos capitales" en política antiterrorista", por lo que él respaldará al Ejecutivo "si los cumple". "Zapatero dice bastante poco, pero ayer no me importaba lo que dijera Zapatero", respondió al ser preguntado por la respuesta del presidente del Gobierno.

APOYO INDEPENDIENTEMENTE DE LOS ERRORES

Así, subrayó que su visita al Palacio de la Moncloa fue para trasladar su apoyo si se sigue esta política "independientemente de los errores que se hayan cometido". "Teníamos la política antiterrorista del pacto y él la cambió por la de la negociación que ha sido un fiasco, por lo que yo le propongo la política que él defendió en el pacto. Si lo hace le apoyaré y si no lo hace no le apoyaré", insistió.

En este contexto, reconoció que, en caso de haber sido él presidente del Gobierno, hubiera comparecido "ante los españoles" tras la reunión con el líder de la oposición para "dar un mensaje de esperanza, decir que se ha acabado y que nunca más se va a negociar". Rajoy recordó que la ruptura de la tregua ha generado "gran inquietud" entre los ciudadanos y defendió la necesidad de trasladar a la opinión pública que se aplicará la ley, se será "mucho más contundente y se acordará la política antiterrorista".

Rajoy argumentó que no puede negar su apoyo al Gobierno "si quiere derrotar a ETA" y explicó que ahora "la pelota está en el tejado" de Zapatero, que es a quien corresponde "tomar decisiones útiles" para acabar con el terrorismo. Así, aseguró él ayer no acudió a la reunión con el objetivo de pactar ni alcanzar ningún compromiso sino únicamente para trasladar al Ejecutivo su apoyo "en estos momentos difíciles". "Ese gobierno, sea malo, bueno o pésimo, va a tener mi apoyo si pretende derrotar a ETA", insistió.

COSAS MÁS IMPORTANTES QUE REUNIÓN DEL PACTO

Sobre la vuelta al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, Rajoy explicó que el único acuerdo que ayer se alcanzó fue el de "mantener una interlocución" y defendió que en este momento "hay cosas más importante" que una reunión sobre el Pacto Antiterrorista. A su juicio, son "mucho más importantes" los contenidos que los métodos y los instrumentos. "Es más importante que se afirme con claridad que no se va a negociar y se va a ir a por ellos", reiteró para señalar a continuación que ahora "queda por ver" si el presidente "tiene verdadera voluntad de rectificar la política que ha hecho estos meses".

Así, insistió en que ahora será Zapatero quien "tiene que dar la talla y estar a la altura de las circunstancias" y reclamó que "vuelva de donde nunca debería haber salido". "Creo que es bueno para el conjunto de los españoles que el Gobierno trabaje para derrotar a ETA y es bueno que la oposición le apoye. Todos podemos opinar pero es el presidente quien tiene la pelota en su tejado", subrayó.

Además, reconoció que ayer preguntó al jefe del Ejecutivo sobre las informaciones que anunciaron reuniones entre miembros del PSOE y Batasuna mientras se acordaba el Pacto Antiterrorista y explicó que Zapatero le informó de que desconocía la existencia de esos encuentros. "Le pregunté porque me pareció sorprendente y me dijo que mientras negociaba el pacto en ningún caso estaba hablando con ETA", aseveró.

BALANCE DE LEGISLATURA EN CAMPAÑA

En este contexto, afirmó además que la reunión de ayer no supone "borrón y cuenta nueva" porque en la campaña para las elecciones generales se hará balance de la legislatura, la que resumió en "estatuto de Cataluña, negociación con ETA y memoria histórica". Así, recordó que él ya ha denunciado durante estos meses la política antiterrorista "suicida, inmoral, ilegal e ineficaz" del Ejecutivo y aseguró que trasladará sus reproches al Gobierno "si no hace una política dedicada exclusivamente a la derrota de ETA".

Además, criticó que este Gobierno "se ha portado muy mal" con las víctimas del terrorismo y defendió que esta política "también debe corregirse". Para él, el ejemplo de las víctimas es "una referencia capital" que debe ser tenido en cuenta y recordó durante la legislatura que ha defendido "en solitario" estas posiciones en el Parlamento.

Asimismo, lamentó que Zapatero dijese que la reunión "no iba a servir para nada" después de haberle convocado y destacó que él fue quien hizo "el esfuerzo". "Ahora vamos a ver qué esfuerzos hace él para que efectivamente haya consenso y estemos todos en la derrota de ETA", argumentó para defender a continuación que el PP no ha hecho política con el terrorismo sino que ha "cumplido con su obligación".