Actualizado 19/06/2007 20:09 CET

Núria Masot cierra con 'Las puertas del mal' su tetralogía catalana del caballero templario Guillem de Montclar

GIRONA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La escritora mallorquina Núria Masot cierra con 'Las puertas del mal' (Roca Editorial) la tetralogía ambientada en Catalunya de las aventuras del caballero templario Guillem de Montclar.

Masot presentó hoy en Girona el último volumen de esta parte de la saga, que se sitúa en esta ciudad. La autora quiere descansar un tiempo, aunque tiene claro que su voluntad es terminar los ocho libros de la historia, ambientados en el resto de territorios de la Corona de Aragón.

El primer libro que salió fue 'La sombra del templario', ubicado en Barcelona, después publicó 'La llave de oro', que transcurría en Tarragona, y el tercero que escribió 'El laberinto de la serpiente', la trama utilizaba Lleida como escenario. Siguiendo esta ubicación geográfica a Masot le faltaba terminar la primera parte de la historia en Girona.

'Las puertas del mal', la cuarta entrega, sucede en las calles y los edificios de la judería de la ciudad en el que el caballero ha de investigar una serie de crímenes y, por este motivo, la editorial escogió este conocido barrio gerundense para presentar la novela.

La editorial sacó al mercado hace poco menos de una semana unos 8.000 libros en castellano y cerca de 3.500 en catalán. La editora, Blanca Rosa Roca no precisó sus objetivos, pero recordó que de la primera novela vendieron más de 57.000 libros. Rosa explicó que la novela se vende "bastante bien" y recordó que se publicará en breve en Alemania, Polonia, Italia, Serbia, Portugal, Rusia y Serbia.

Por su parte, Núria Masot subrayó que ahora su intención es "descansar durante un tiempo" de los personajes de la novela. De todos modos, no ocultó su objetivo de terminar los ocho volúmenes que fijó cuando empezó la trama argumental.

Masot dijo también que los lectores que no hayan leído los libros anteriores pueden empezar 'Las puertas del mal' porque la historia "al fin y al cabo" empieza y termina.

Núria Masot explicó que la documentación de la historia de esta novela la hizo en el archivo histórico de la ciudad y "caminando" por sus calles para ubicar los escenario. Aunque el libro coja un determinado período histórico con muchas referencias, sólo un 15% de la trama es "historia medieval pura y dura", precisó.