Actualizado 19/07/2007 16:09 CET

O.Próximo.- Cerca de 2.000 palestinos se manifiestan en Gaza para pedir la apertura del paso fronterizo de Rafá

RAFÁ (FRANJA DE GAZA), 19 Jul. (EP/AP) -

Cerca de 2.000 personas salieron hoy a la calle a protestar en el paso de Rafá, en la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto, para pedir que se abra y se permita que los cientos de palestinos atrapados en Egipto puedan regresar a sus casas.

El paso fronterizo de Rafá, la única puerta supuestamente controlada por autoridades palestinas, lleva cerrada desde el 9 de junio, cuando Hamás tomo el control de la Franja. Desde entonces, Egipto, Israel y el equipo de la Unión Europea que vigila la frontera la han mantenido cerrada. Las condiciones de salud de los atrapados comienzan a ser una preocupación ya que muchos de ellos fueron a Egipto para recibir tratamiento médico.

"Este paso debe ser abierto", gritaba uno de los líderes locales de la Yihad Islámica, Salah Hassanen. "Es un paso palestino. Nuestra gente, nuestros familiares, se están muriendo en el otro lado", declaró este miembro de uno de los grupos que organizó la manifestación. Los manifestantes portaron banderas y pancartas en las que podía leerse "Abrid el paso" y "Rafá es nuestra única puerta".

Cerca de 6.000 palestinos están esperando en el lado egipcio de la frontera, de acuerdo con los datos facilitados por el Ministerio palestino de Información. Muchos de ellos están con parientes, en mezquitas, en el aeropuerto o en casas alquiladas. El Ministerio también informó de que unos 30.000 ciudadanos más están esperando en otras partes de Egipto.

El Ministerio de Sanidad palestino indicó que al menos 25 personas, que habían dejado la Franja para recibir tratamiento médico, han muerto mientras esperaban para poder regresar. Los cuerpos fueron devueltos a Gaza bajo la coordinación de Israel. El cuerpo de una mujer de 28 años de edad que fue a Egipto para recibir quimioterapia fue devuelto a Gaza el martes por el paso de Kerem Shalom, controlado por Israel.

Fatima Olwan, de 52 años, denunció que su hija Sana, de 29 años, fue al país vecino para someterse a cirugía ocular y que se ha quedado allí con sus tres hijos. "Se está quedando sin dinero.", dijo Olwan "Sus niños están enfermos por el agua caliente y temo que ella pueda tener daños por la cirugía láser", añadió.

Israel propuso dejar entrar a los viajeros por el paso de Kerem Shalom, cerca del punto donde se juntan gaza, Egipto e Israel, idea que ha apoyado Egipto. Hamás lo rechazó alegando que los palestinos deben poder pasar por Rafá, que no está controlado por Israel, aunque parte de la población palestina estaría dispuesta a aceptar la propuesta de Israel.

Los palestinos tomaron el control del paso de Rafá gracias al acuerdo de 2005 respaldado por Estados Unidos en el que Israel permitía a las fuerzas de seguridad de Al Fatá, dirigidas por el presidente palestino, Mahmud Abbas, controlar la frontera bajo supervisión de la Unión Europea. El acuerdo se rompió cuando Hamás expulsó a los miembros de Al Fatá de la Franja de Gaza.