Apagón.- Mas dice que no creerá a Zapatero "diga lo que diga" porque ya son "demasiados incumplimientos"

Actualizado 29/07/2007 21:15:40 CET

BARCELONA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, dijo hoy que "diga lo que diga" el presidente del Ejecutivo central, José Luis Zapatero, en su visita de la próxima semana a Catalunya, acerca "del gran escándalo del apagón" en Barcelona, "no le creeremos" porque "ya son demasiadas promesas y demasiados incumplimientos".

Mas destacó que "nunca Catalunya había dependido tanto como ahora de España" y recordó los "fracasos" del tripartito en los últimos cuatro años, desde el hundimiento en el barrio del Carmel, el caos de El Prat, y "la vergüenza colectiva en la gestión del servicio de Cercanías y Regionales de Renfe".

Mas hizo estas declaraciones en su intervención en la XXV Escuela de verano de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC) celebrada en Riner (Lleida), ante un centenar de jóvenes, en la que señaló que "siempre tiene que venir e intervenir Zapatero", al que definió como "rey Midas", ante este tipo de incidentes. Y agregó que "todo el mundo sabía que el segundo tripartito era el peor gobierno posible para afrontar la modernización de las infraestructuras del país".

DIVERGENCIAS ENTRE CDC Y UDC

Mas aseveró, en su intervención, que "no tiene sentido ayudar a hacer un Gobierno fuerte en España y que Catalunya tenga un gobierno débil" y añadió que "a España se debe ir a influir y decidir, porque así se ayuda a construir Catalunya".

En estos mismo términos se refirió en una entrevista concedida hoy a 'El Periódico de Catalunya', asegurando que "si CiU entra en el Gobierno central, Duran no será necesariamente ministro".

"No niego que ha habido tensiones y divergencias --entre CDC y UDC--, tampoco que esta vez las discrepancias han ido muy lejos", dijo el dirigente de CiU. Y avisó de que "no es imposible que surjan más discrepancias en aspectos concretos del programa electoral".

Para Mas, "si al final tenemos que pactar con el PSOE, esta vez el PSC no podrá escaquearse ni esconder la cabeza bajo el ala", porque para CiU, "colaborar con el PSOE en Madrid es incompatible con estar marginada en Catalunya". "Quienes nos marginan en Catalunya no pueden aspirar a obtener nuestra colaboración en Madrid", sentenció.

Por otra parte, destacó durante su discurso en la Escuela de la JNC, su propuesta de 'casa grande del catalanismo', que tiene "voluntad de sumar" y que "supera el esquema ideológico" que "contrapone derecha e izquierda".

Según él, el catalanismo debe conseguir tres grandes objetivos: una Catalunya "más libre", con "más capacidad de tomar decisiones por sí misma", una Catalunya "abierta al mundo", que sea "una referencia en el contexto mundial" y hacer un país "de calidad". Y matizó que "en el momento en que hay independentistas en el Govern, en Catalunya somos más dependientes de España que nunca".