Actualizado 07/09/2007 15:11 CET

Vaticano.- El Papa advierte sobre el peligro del relativismo que lleva a no distinguir el mal

ROMA, 7 Sep. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El Papa Benedicto XVI llamó la atención una vez más sobre el peligro del "relativismo", que "lo relativiza todo" y hace que "el bien y el mal ya no se distingan" entre sí, según aseguró a los periodistas durante el vuelo que lo condujo a Austria.

También desde el avión, el Papa indicó que, entre los objetivos de su visita a este país centro-europeo y vecino de su Alemania natal es "confirmar a la gente en la fe, porque hoy tenemos necesidad de Dios y una vida sin Dios es una vida sin orientación".

El Romano Pontífice aterrizó hacia las 11.15 de esta mañana en el aeropuerto vienés de Schwechat en medio de una intensa lluvia, iniciando así el que será el séptimo viaje pastoral fuera de Italia de su Pontificado.

Tras descender del avión, fue recibido por el presidente austríaco Heinz Fischer y el cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena. Inmediatamente después fue conducido a un hangar del aeródromo para que, una vez protegido de la lluvia, pudiera saludar a los miembros del Gobierno austríaco y a diversos niños.

Como suele hacer en todos sus viajes, antes de salir de Roma, el Papa envió un mensaje al presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, en el que manifestaba sus deseos de "paz y serenidad" para todo el pueblo italiano, y a los respectivos jefes de estado de Croacia y Eslovenia, cuyo espacio aéreo sobrevoló a bordo del avión papal.

Por su parte, el primer ministro italiano, Romano Prodi, acudió al aeropuerto de Ciampino para despedirse del Papa, con quien mantuvo una breve conversación de aproximadamente 10 minutos.

Asimismo, el presidente de la República italiana respondió a la misiva del Romano Pontífice asegurando que su visita a Austria "constituye una ocasión para poner en evidencia la relevante contribución de la cultura y de los valores del Cristianismo al desarrollo de la espiritualidad en Europa".

NO VIAJE POLÍTICO SINO PEREGRINAJE

De hecho, el tema de las raíces cristianas de Europa será probablemente uno de los principales que el Papa afrontará durante su viaje a Austria. No obstante, en declaraciones a los periodistas que estaban a bordo del vuelo papal, Benedicto XVI quiso subrayar que el de Austria "no será un viaje político, sino un peregrinaje".

Una de las primeras citas en la agenda de Benedicto XVI será la visita al monumento dedicado a las víctimas austríacas de la Shoah, en la Juden Platz de Viena. Ya antes de llegar al aeropuerto vienés, el Santo Padre reveló en declaraciones a los periodistas su "tristeza, arrepentimiento y amistad con los amigos judíos".