Actualizado 08/09/2007 17:54 CET

Vaticano.- Benedicto califica al relativismo moral y a la falta de la verdad como "la crisis de Europa"

MARIAZELL, 8 Sep. (EP/AP) -

El Papa Benedicto XVI realizó hoy una peregrinación a una famosa capilla dedicada a la Virgen María, donde planea celebrar una misa al aire libre ante más de 30.000 fieles y asentar la fe como una fuerza de bienestar en Europa, rechazando las doctrinas de la negación de la verdad universal y el relativismo moral, a las que consideró como muestra de la "crisis" que atraviesa Europa.

El Papa fue llevado en automóvil a Mariazell, 150 kilómetros (90 millas) al suroeste de Viena, con otro día de mal tiempo durante la segunda jornada de su visita a Austria, obligando a los organizadores a cancelar sus planes de traerlo en un helicóptero militar.

La archidiócesis de Viena dijo que unos 33.000 fieles tienen entradas para el acto y que varios más procedentes de Europa Oriental, entre ellos 70 obispos, se contaban entre la multitud, que llenó un campo lleno de niebla, bajo la lluvia.

La emoción embargó a la multitud mientras el Papa llegaba para ser recibido por el ministro de Exteriores austríaco, Alfred Gusenbauer, y otros dignatarios. La atmósfera del acto se vio teñida por la tristeza, cuando se informó que un austriaco de 83 años que esperaba poder ver al prelado murió a consecuencia de un paro cardiaco.

En su homilía, Benedicto calificó el tema de la verdad y el relativismo como "la crisis de Europa". "Si la verdad no existe para el hombre, entonces tampoco puede este distinguir entre el bien y el mal", dijo el Papa.

"Sin embargo, a la luz de nuestra historia, tememos que la fe en la verdad genere intolerancia. Si vamos a ser dominados por este temor, que tiene bases históricas, entonces es el momento de mirar hacia Jesús como lo vemos en la capilla de Mariazell", afirmó el Pontífice.

Aunque no han tenido lugar apariciones de la Virgen en Mariazell, el lugar ha atraído a millones de peregrinos a lo largo de los siglos y Benedicto indicó que el 850 aniversario de su fundación "es la razón de mi llegada".

El aparato de seguridad con motivo de la visita papal fue reforzado, con la presencia de más de 3.500 policías y soldados, así como 50 aeronaves dedicadas a protegerlo. El Ministerio del Interior dijo que las medidas fueron tomadas incluso desde antes del fracasado intento de ataque terrorista de esta semana en Alemania.

Peregrinos con impermeables desechables agitaron sus paraguas y gritaron cuando el "papamóvil" recorrió las calles empedradas de Mariazell y salió el Papa, quien se abrió camino entre la multitud hacia un altar al aire libre.

En medio de la conmoción, el hermano mayor del Papa, de 80 años y en visita desde Alemania, fue abandonado bajo la lluvia durante varios minutos, antes de que el alguien se diera cuenta para recogerle.

Durante su peregrinación de tres días, el Papa planea acercarse a los creyentes desilusionados con el catolicismo en esta nación del centro de Europa, una vez centro de un imperio católico y ahora un pequeño pero rico país, donde miles de austriacos han renunciado formalmente a la iglesia, ante su malestar por sus escándalos sexuales y su exención al pago de impuestos.