Al menos cinco monjes muertos en la represión policial durante las manifestaciones en Rangún, según CNN

Actualizado 26/09/2007 16:55:24 CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Al menos cinco monjes budistas han muerto hoy durante la intervención de las fuerzas de seguridad birmanas contra las manifestaciones pacíficas que se están celebrando en Rangún y otras ciudades del país contra la Junta Militar, según informa la cadena CNN, que cita fuentes de un grupo disidente birmano en el exilio.

Según Aye Chan Naing, del grupo disidente con sede en Oslo Voz Democrática de Birmania, al menos cinco monjes han muerto. Por su parte, el portavoz de la organización de resistencia birmana Consejo Nacional de la Unión de Birmania (con sede en Tailandia), Soe Aung, indicó a la cadena que un monje falleció en los enfrentamientos con las fuerzas del orden en Rangún, sin que por el momento esté claro si esta víctima se incluye en el otro balance.

Además, una web opositora que está reuniendo información de distintas fuentes dentro del país informó de que las fuerzas de seguridad han abatido a dos manifestantes cerca de la Pagoda de Sule, en Rangún.

Las fuerzas de seguridad emplearon hoy gases lacrimógenos y disparos al aire para dispersar a los miles de personas, monjes budistas incluidos, que desafiaron la prohibición de concentraciones de más de cinco personas en Rangún y Mandalay, segunda ciudad del país, impuesta anoche por la Junta Militar.

Según la citada página web, "los monjes fueron golpeados e introducidos a la fuerza en camiones del Ejército", precisando que unos 50 religiosos fueron detenidos y trasladados a un lugar sin determinar. Además, según la oposición, "soldados con rifles de asalto rodearon los monasterios budistas (...) así como otros lugares clave de las protestas antigubernamentales".

De acuerdo con la web, la represión se produjo después de que un centenar de monjes desafiaran la prohibición e irrumpieran en una zona acordonada en torno a la Pagoda de Shwedagon, el principal templo sagrado del país. Los monjes se negaron a dispersarse, sentándose en el suelo y poniéndose a rezar, según la citada fuente, que precisó que fue encontes cuando las fuerzas de seguridad "atacaron a los manifestantes".

En declaraciones a la CNN, Aye Chan Naing previno de que el uso de la violencia contra los monjes podría empujar a más birmanos a las calles para protestar. "Creo que provocará las iras de la población", afirmó.