"22 de marzo: Agua y Desarrollo Sostenible". Por Ongawa

Pantano, Cazalegas, Juncos, Agua, Cielo
EUROPA PRESS
Publicado 22/03/2015 0:00:34CET

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, este año centrado en la importancia del agua para conseguir el desarrollo sostenible a nivel global.

Que desde Naciones Unidas se haya pensado en esta temática para el 2015 no es casualidad. La agenda internacional tiene este año un hito fundamental en la elaboración de los objetivos y metas para los próximos 15 años en materia de desarrollo sostenible, los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En esta agenda, el agua aparece como un indispensable para lograr el desarrollo de las personas y las sociedades, la promoción de la dignidad humana y asegurar que estos logros sean sostenibles en el tiempo.

Pero más allá de la definición de las propias metas, es fundamental tener claridad sobre cómo se va a plantear el alcance de dichas metas, cómo se va a financiar o cómo se van a medir los avances y los logros. Si no existe un acuerdo internacional en los enfoques de desarrollo que tendrán que orientar las intervenciones, la naturaleza de los indicadores con los que se medirán los avances progresivos o el papel de cada actor en el reparto de responsabilidades, podemos encontrarnos de nuevo con inversiones ineficaces o poco sostenibles o, lo que es peor, acciones que aumenten las brechas sociales y acentúen las inequidades, dejando aún más atrás a los colectivos vulnerables en el acceso a las oportunidades.

Entre los principales retos en el ámbito del agua que afronta esta agenda post-2015 están:

El acceso universal a agua potable segura, saneamiento e higiene, mejorando la calidad del agua y elevando el nivel del servicio hasta índices compatibles con la dignidad humana.

La utilización sostenible de los recursos hídricos, aumentando y compartiendo los beneficios globales y locales disponibles.

Una gobernabilidad del agua real y efectiva con la implicación activa de todos los implicados, públicos y privados.

La mejora de la calidad del agua de consumo y el incremento del tratamiento de aguas residuales desde parámetros medioambientales sostenibles.

La mejora de la gobernabilidad será una de las claves para lograr la agenda post-2015 sobre el agua. Incrementar la transparencia y la rendición de cuentas tanto en la gestión del servicio como en la gestión del recurso hídrico, asegurar la participación de los usuarios y, especialmente, de los grupos marginados y personas con necesidades especiales, el desarrollo de marcos legales y regulatorios que impidan la arbitrariedad en la toma de decisiones y las malas prácticas, constituirán los pilares sobre los que consolidar un desarrollo sostenible.

Para ello, es imprescindible la implicación de todos, instituciones, organismos públicos pero también personas individuales, empezando por promover un cambio global en la cultura del agua, en consecuencia con su reconocimiento como derecho humano por Naciones Unidas.

Este es el objetivo que persigue ONGAWA, y que comparte con otras organizaciones como Oxfam Intermón y Prosalus, junto a las que el domingo pasado convocó a la ciudadanía a caminar por el Derecho Humano al Agua por las calles de Madrid. Actos como este, que se celebran en estos días simultáneamente en cientos de ciudades del mundo dentro de la iniciativa internacional The World Walks for Water and Sanitation, pretenden canalizar las inquietudes de la sociedad civil concienciada con la situación de cerca de 748 millones de personas que no tienen garantizado el acceso al agua en el mundo y reclamar el cumplimiento de los compromisos internacionales en esta materia.

Artículo publicado en la web de Ongawa ('http://www.ongawa.org/').

Para leer más

OTR Press

Isaías Lafuente

Debates por ley

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

A pesar de ellos, iré a votar

por Francisco Muro de Iscar

Rafael Torres

Ni Educación, ni Cultura

por Rafael Torres