"Un libro blanco para un contexto gris: España ante la lucha contra la pobreza". Por Javier Pérez, director del CIECODE

Actualizado 13/04/2012 13:41:57 CET

"Un libro blanco para un contexto gris: España ante la lucha contra la pobreza". Por Javier Pérez, director del CIECODE

Logo CIECODE
CIECODE
Actualizado 13/04/2012 13:41:57 CET

Pasados los primeros cien días del Gobierno de Mariano Rajoy quedan ya pocas dudas, si es que en algún momento las hubo, acerca del grado de prioridad política que este Ejecutivo va a dar al desarrollo internacional y a la lucha contra la pobreza.

Decisiones tomadas durante los primeros días de gobierno, como el anuncio de drásticos recortes en el presupuesto del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, el amago de desaparición de la Secretaría de Estado de Cooperación y el desmantelamiento de la Comisión Delegada de Cooperación Internacional --institución que el anterior Gobierno usó poco pero que tiene una enorme importancia simbólica al reunir a todos los Ministerios con responsabilidades relacionadas con el desarrollo--, junto con la escasa oposición social al respecto, son claves que nos permiten anticipar un desangelado panorama en la presente legislatura.

Sin embargo, el Partido Popular se confundiría si decidiera borrar de su agenda el desarrollo internacional y la lucha contra la pobreza. Estos son algunos de los motivos:

1. La agenda internacional va a obligar al Gobierno de Rajoy, quiera o no, a posicionarse y tomar decisiones sobre asuntos de enorme relevancia para el desarrollo. Dichas decisiones del nuevo Gobierno no sólo van a ser comparadas con las del resto de países de nuestro entorno, sino también con las que tomó el Gobierno de Zapatero, que fue especialmente activo y generoso en el terreno multilateral.

Sólo en lo que resta de 2012, España va a tener que rendir cuentas en la Cumbre 'Río +20 de Desarrollo Sostenible', en la votación de Naciones Unidas para un Tratado Internacional de Comercio de Armas, en la 18ª Cumbre del Clima de Catar, en las negociaciones europeas de la Política Agraria Común y para la aplicación en la UE de una Tasa a las Transacciones Financieras Internacionales, en la respuesta internacional a la terrible hambruna que se cierne sobre África Occidental.

2. Existen abundantes argumentos (detallados en el reciente informe del CIECODE 'Hacia un Libro Blanco de la Política Española de Desarrollo') que respaldan la idea de que, para España, tener una política ambiciosa de desarrollo internacional y de lucha contra la pobreza puede tener importantes retornos positivos, tanto en términos materiales (creación de riqueza y empleo, promoción de nuevos sectores económicos...), como inmateriales (credibilidad internacional, promoción de un gobierno eficiente de los asuntos globales, etc).

Existen ejemplos de estos 'círculos virtuosos' en cada uno de los ámbitos políticos relevantes. Así, un cumplimiento más riguroso de la normativa española de comercio internacional de armas no sólo evitaría la vulneración de derechos fundamentales en terceros países, sino que contribuiría a la consolidación de entornos internacionales más seguros.

Por otro lado, una apuesta por la eficiencia, el ahorro y la sostenibilidad energética en España no sólo es imprescindible para el cumplimiento de nuestros compromisos internacionales sobre cambio climático, sino que además puede promover la competitividad española en un sector económico de enorme potencial de crecimiento internacional.

3. Las sociedades muestran su 'estatura moral' en la medida en que mantienen sus principios y compromisos en circunstancias adversas. España tiene una responsabilidad moral, política y legal con el desarrollo internacional y la lucha contra la pobreza. A pesar de la duras circunstancias por las que atraviesa nuestro país, en nada se asemejan a las realidades cotidianas de los países en desarrollo. Cuando España se cure de esta gripe, los países pobres seguirán en la UVI. Para muchos ciudadanos españoles es importante saber que su país sabrá estar, en este ámbito, a la altura de sus responsabilidades.

Un Gobierno serio, al principio de su mandato y con independencia de sus convicciones reales en relación con el desarrollo internacional y la lucha contra la pobreza, debería elaborar una estrategia política donde estableciera su visión sobre estas materias, el papel que en ella juegan las diferentes políticas relevantes (comerciales, de cooperación, energéticas, fiscales, migratorias, humanitarias, etc), cómo se piensa combinarlas y cómo responde todo ello a los compromisos legales y políticos adquiridos en materia de desarrollo y al papel que nuestro país quiere jugar en el mundo.

Varios países de nuestro entorno (Reino Unido como ejemplo paradigmático) con mayor bagaje y madurez política que el nuestro en estas lides, optaron hace tiempo por formalizar este ejercicio en un 'Libro Blanco del Desarrollo Internacional'. Su proceso de elaboración y su aprobación generó un edificante debate político y social. En todos los casos, el producto resultante ha servido de documento de referencia y de brújula en los momentos difíciles.

A pesar del desolador panorama planteado al comienzo del artículo, el perfil de los responsables políticos del nuevo Gobierno con responsabilidades en desarrollo internacional y pobreza y del equipo de asesores del PP en estas materias, permite albergar alguna esperanza. Esperanza de que sepan y quieran plantar batalla en el seno del Gobierno para que la justicia, la solidaridad y la responsabilidad frente a los compromisos adquiridos encuentren un espacio en los despachos de La Moncloa.

Javier Pérez es director del Centro de Investigación y Estudios sobre Comercio y Desarrollo (CIECODE) --think tank de la Fundación Salvador Soler - Mundo Justo-- y co-autor del reciente informe 'Hacia un Libro Blanco de la Política Española de Desarrollo'.

OTR Press

Carmen Tomás

Copien a Portugal

por Carmen Tomás

Victoria Lafora

Reinvertarse el Senado

por Victoria Lafora

Antonio Casado

Ternera, maldito sea

por Antonio Casado