"Primeros donativos de felicidad en España". Por Alexia Vieira, presidenta de la Fundación Khanimambo

Actualizado 16/11/2011 12:24:07 CET
Actualizado 16/11/2011 12:24:07 CET

"Primeros donativos de felicidad en España". Por Alexia Vieira, presidenta de la Fundación Khanimambo

FUNDACIÓN KHANIMAMBO

Hace más de cuatro años que nació la Fundación Khanimambo (Khanimambo significa "gracias" en shangana, uno de las lenguas de Mozambique) con un objetivo claro: mejorar las condiciones de vida de la comunidad de Praia de Xai-Xai. Desde entonces, con mucho esfuerzo, tesón e ilusión, hemos crecido mucho a nivel humano, en experiencia, pero también en cifras y resultados.

Hoy, los niños de Khanimambo quieren ayudar, y por eso ahora son noticia. Quieren ayudar porque saben y entienden que normalmente cuando uno habla de ayuda, habla de intercambio. Ese razonamiento lo han aprendido en Khanimambo porque desde que entraron en el proyecto, todo lo que reciben lo hacen por estudiar, por portarse bien, por ganárselo día a día cumpliendo con los objetivos que les marcamos. No reciben ayuda simplemente por ser pobres, y eso ha sido clave para que todos ellos acepten encantados esta iniciativa de ayudar a las personas en España que también tienen necesidades.

Ayudar no es fácil, y no vale cualquier ayuda y esto lo entendí hace mucho tiempo cuando vi cómo algunas personas se habían quedado tocadas negativamente por una ayuda mal hecha. Pero a todos nos gusta ayudar, sentir que puedes cambiar algo, contribuir a que alguien sea más feliz. La diferencia está en cómo hacerlo. En Khanimambo, apostamos por estar cerca y además fomentamos el compromiso, hacemos esfuerzos para que los socios y padrinos se sientan parte del proyecto, conozcan bien a la gente a la que ayudan. Y lo más importante de todo, que los beneficiados entiendan que esa ayuda les servirá para conseguir el reto que todos perseguimos: su formación para una vida mucho más digna, pero que su esfuerzo personal es clave para conseguirlo.

Llevamos más de cuatro años luchando a diario por este compromiso, por el camino hemos dejado atrás imágenes y cifras escalofriantes, que pertenecían a niños y familias que vivía en condiciones realmente complicadas. El SIDA, la malaria, el abandono, el fracaso escolar, la desnutrición, la soledad, las inundaciones... todo lo tenían en contra. Ahora, con Khanimambo sienten una fuerza descomunal para hacer frente a las dificultades africanas, y saben que tienen la oportunidad de cambiar las cosas. Estamos a su lado, de la mano pero el verdadero esfuerzo lo hacen ellos, y por eso apostamos tantísimo por el trabajo con locales, y la constante adaptación a su cultura porque la Fundación Khanimambo es de ellos.

Me emociona que los niños de Khanimambo sean noticia por querer ayudar más que por todos los problemas que tienen, que son muchos, graves e algunos irreversibles. Pero quieren ayudar. Y ese es el espíritu de nuestra fundación. El positivismo a pesar de las dificultades.

Cuando iniciamos este proyecto y ante las primeras dificultades recuerdo pensar que si conseguíamos ayudar a un solo niño, habría merecido la pena todo. Hoy me complace asegurar que por Khanimambo han pasado 200 niños que están siendo, o han sido realmente felices.

Por si todavía no conoces nuestra campaña "Déjate Ayudar", te invito a que gastes unos minutos en ver nuestro video y visitar nuestra web 'http://dejateayudar.org/'. Los niños de Khanimambo nos necesitan, pero ahora nosotros también les necesitamos a ellos.

Alexia Vieira es presidenta de la Fundación Khanimambo.