El Consejo de Seguridad Nuclear realiza un estudio sobre la presencia del gas radón

Rescate en una isla
AYUNTAMIENTO ALDEA DEL FRESNO
Actualizado 07/02/2014 13:24:46 CET

ALDEA DEL FRESNO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Seguridad Nuclear y la Universidad de Cantabria están realizando un estudio sobre la presencia del gas radón en Aldea del Fresno (Madrid).

Así lo ha informado hoy el Ayuntamiento, cuyos responsables han explicado que el estudio se está realizando "a nivel nacional" con el objetivo de crear un mapa en el que se indiquen cuáles son las zonas en España donde hay "más presencia" de este gas, que es el segundo factor de riesgo para sufrir cáncer de pulmón.

Sobre los motivos que han llevado a que estas dos entidades estudien la presencia de este gas en Aldea del Fresno, han indicado que el municipio fue "elegido" por el equipo de investigadores de la Universidad de Cantabria como "uno de los puntos de España susceptible de medición".

Así, han explicado que el gas radón es un elemento radiactivo que genera la tierra de manera natural por si misma y que se acumula en los hogares. El procedimiento para medir este gas "es muy sencillo". Para ello, se han instalado en varias viviendas de la localidad "unos pequeños botes ubicados estratégicamente" a 1 y 1`5 metros del suelo.

Estos medidores efectuarán su función durante 6 meses para después ser recogidos por los investigadores que registrarán los datos e informarán a los propietarios de las viviendas en cuestión, que han participado de forma altruista en el estudio.

En el Consistorio han puntualizado que el gas radón "siempre ha existido" en la naturaleza pero "se desconocían en gran medida" las consecuencias que puede acarrear en el ser humano.

"Normalmente la presencia en las viviendas se debe a las filtraciones a través de tuberías, fisuras, canalizaciones eléctricas o dependiendo de la porosidad del terreno, por ello las construcciones que están en contacto directo con el suelo acumulan en mayor medida este gas", han asegurado.

El consejo más extendido por los investigadores es ventilar "con mucha frecuencia" los domicilios para que no se produzca una concentración alta de este gas, que "ya es responsable del 14 por ciento" de las muertes por cáncer de pulmón según la Organización Mundial de la Salud (OMS).