Publicado 26/07/2021 22:06CET

Ribera valora positivamente los consensos entre ministros de cara a la adaptación al cambio climático y la COP26

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha participado este lunes en las sesiones ministeriales organizadas por el gobierno británico junto con 50 países más para discutir sobre las principales cuestiones que se tratarán en la próxima Cumbre del Clima de Glasgow (COP26).

El encuentro, que ha tenido lugar en Londres y ha constituido la primera cita presencial que reúne a los ministros tras la Cumbre del Clima de Madrid (COP25), ha puesto el foco en cinco asuntos clave identificados por el presidente de la COP26, Alok Sharma, para los que, según ha determinado, "se requiere una dirección política clara" a menos de 100 días de la cumbre.

Según ha recogido el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democrático en un comunicado, los cinco puntos tratados han variado desde el incremento de la ambición climática para lograr el objetivo del 1,5ºC, hasta el refuerzo de la adaptación; la respuesta a las pérdidas y daños relacionados con los efectos adversos del cambio climático; la finalización del libro de reglas de París, y en concreto, el artículo 6; y la movilización de la financiación.

ÉNFASIS SOBRE LA AGENDA DE ADAPTACIÓN

Entre los temas discutidos, la ministra Ribera, designada por Alok Sharma para la facilitación del diálogo ministerial para la Cumbre de Glasgow, ha destacado la necesidad de dar "respuestas globales" a las prioridades de los países más vulnerables en el contexto de la adaptación al cambio climático y resiliencia, no solo en las acciones concretas sino también en financiación.

En este sentido, según el Ministerio, en las conversaciones se han alcanzado un gran consenso, ya que los países "han entendido" la necesidad de "trabajar de manera urgente" en dicha agenda para garantizar el éxito de la COP26. "La de la adaptación es una agenda crucial, cada vez más importante para todos los países, pero especialmente para los más vulnerables", ha señalado Teresa Ribera.

La ministra también ha especificado que Glasgow "debe facilitar un espacio para poder debatir entre todos esos temas", así como, ha enfatizado, en la importancia de "tener una hoja de ruta clara para conseguir más acción en adaptación y más financiación en los próximos años".

OBJETIVOS AMBICIOSOS DE CARA A GLASGOW

La vicepresidenta ha coincidido además con el presidente de la COP26 en la "importancia" de marcarse objetivos ambiciosos de cara la Cumbre de Glasgow poniendo "especial énfasis" en el "necesario" cumplimiento del objetivo del 1,5ºC que marca la ciencia.

A lo que, Ribera ha insistido en que la ambición climática es "una cuestión de confianza mutua", y en que hay que "facilitar una transición que sea beneficiosa para todos". Sobre esta confianza, ha explicado que se ha de trabajar "en el largo y el corto plazo": refiriéndose a las estrategias de descarbonización a 2050 y a los objetivos en el corto plazo "más ambiciosos", coherentes con los establecidos en el Acuerdo de París, "que deben aterrizar en acciones concretas".

De esta manera, ha recordado que este tipo de acciones ya comenzaron a impulsarse en la Cumbre de Madrid: "Hoy se sabe qué decisiones han llevado a la crisis climática que se vive" y "se debe ayudar a que las economías en desarrollo no cometan los mismos errores". Igualmente, ha incidido en la importancia de reforzar ese impulso en ámbitos como el transporte, la energía o la integración del pecio de carbono en el desarrollo de actividades.

Finalmente, según ha expresado el Ministerio, se ha reconocido la participación de grandes economías, como Estados Unidos, China, Rusia o Brasil, junto con los países más vulnerables, que ha permitido "un mayor entendimiento entre las partes para ir dando pasos constructivos que harán de Glasgow un éxito".