Obispo de Segovia dice que la simbología franquista en propiedades de la Iglesia no incumple la Ley de Memoria

Publicado 23/12/2015 13:00:31CET
El obispo de Segovia, César Franco.
EUROPA PRESS

SEGOVIA, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Segovia, Monseñor César Franco, asegura que la simbología de exaltación de la Guerra Civil y la Dictadura en propiedades de la Iglesia en la provincia no incumple "ni el espíritu ni la letra" de la Ley de Memoria Histórica.

Según ha explicado este miércoles durante un desayuno informativo, se ha llevado a cabo un protocolo de actuación que ha permitido constatar que no existen casos en que se incumpla la normativa.

Esta, ha dicho, obliga a la retirada de símbolos o hitos identificativos vinculados a la dictadura franquista, pero siempre y cuando esta no suponga un deterioro arquitectónico o cultural para el edificio que los alberga, como ocurre en Segovia.

"La misma Ley fija unos requisitos y la asesoría jurídica no ve casos en que esta se infrinja", ha manifestado en declaraciones recogidas por Europa Press.

Junto a otros prelados españoles, el obispo de Segovia fue denunciado el pasado mes de abril por el abogado madrileño Eduardo Ranz por un presunto delito contra la independencia del Estado al no aplicar las estipulaciones de la Ley de Memoria Histórica.

Nada más conocer la denuncia, el Obispado mostró su disposición a retirar aquellos escudos, placas, insignias u otros elementos conmemorativos que fueran de exaltación personal o colectiva de la sublevación militar o la represión, siempre que no fueran de estricto recuerdo privado o concurrieran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas.

Junto con su asesoría jurídica, la Delegación diocesana de Patrimonio comenzó además a trabajar en la elaboración de un catálogo de vestigios de la contienda y la dictadura en inmuebles de su propiedad, en el que aún se trabaja a día de hoy. De hecho, se encomendó a los párrocos la tarea de notificar en qué templos se conservan todavía símbolos.

El vicario general, Andrés de la Calle, precisó no obstante que los que se preservan son "más bien pocos", pues se han ido eliminando de las fachadas de las iglesias a medida que estas eran restauradas y algunos de ellos fueron colocados en los cementerios.

El Obispado de Segovia fue el primero que mostró su disposición a dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica, un hecho que el abogado Eduardo Ranz calificó como "un ejercicio de admiración desde cualquier valor democrático".

Para leer más