Actualizado 17/12/2013 22:00

Jorge Fernández reitera que trabajan para la "disolución incondicional" de la banda

El ministro Jorge Fernández y el inspector Rafael Jiménez
EUROPA PRESS

Destaca las 67 detenciones vinculadas con ETA desde que están en el Gobierno

BARCELONA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha destacado que el Gobierno sigue trabajando para la "disolución incondicional" de ETA sin ningún tipo de negociación, y ha reiterado que la banda está derrotada y lo único que le queda es disolverse.

Durante su intervención por la presentación de la novela 'Inchaurrondo Blues' del inspector de Policía Nacional Rafael Jiménez, el ministro ha recordado que desde que llegaron al Gobierno han sido detenidas 67 personas por pertenencia o colaboración con ETA.

Ha hecho hincapié en que "ETA ha sido derrotada por el Estado de Derecho, y en la vanguardia han estado la Policía Nacional y la Guardia Civil", junto a la Justicia, la cooperación internacional y el poder legislativo, además del testimonio moral de las víctimas.

Según el ministro, ahora la batalla que tienen en marcha es la del relato porque la banda está tratando de explicar con sus palabras lo que ocurrido estos años para justificar sus actuaciones "sangrientas y terroristas".

"Es terrible comprobar que hay personas que tras pasar años en prisión y en muchas ocasiones en el régimen cerrado, el más duro del sistema penitenciario, son incapaces del más mínimo sentimiento de arrepentimiento y perdón", ha reflexionado.

Sobre el libro, que se desarrolla en el cuartel de Inchaurrondo en los años 80, el ministro ha asegurado que como ministro está especialmente contento de que un inspector de Policía escriba una novela sobre la Guardia Civil, porque son "dos cuerpos hermanos de naturaleza distinta, en una sana e intensa competitividad".

"BASTIÓN DE LA DEFENSA DE ESPAÑA"

Según él, "Inchaurrondo, un lugar hostil y un destino siempre duro, ha sido un bastión fundamental en la defensa de España, de sus libertades, del Estado de Derecho democrático español, donde más actividad ha tenido la banda terrorista ETA".

Ha lamentado que en cuarteles como el de Inchaurrondo y Leiza, los guardias "están viviendo allí separados de sus familias, porque no pueden vivir en esa localidad gobernada por Bildu porque están sometidos a un acoso permanente y a un vacío permanente".

El ministro ha destacado que en Inchaurrondo "han muerto 100 guardias civiles y muchos han resultado heridos, y a diferencia de los terroristas, cuando se ha cometido una irregularidad el Estado de derecho ha funcionado", y si ha habido condenas se han asumido las consecuencias.

Lo ha contrapuesto a los miembros de ETA excarcelados que regresan a casa tras cumplir condena, o cuando "en virtud de otros fallos son excarcelados", cuando no han pedido perdón a las víctimas ni están arrepentidos de sus delitos, y son recibidos como héroes.

"Ojalá obras como ésta contribuyan efectivamente a que el odio desaparezca y se abra paso, sobre los principios de la memoria, la verdad, la justicia y la dignidad, a una auténtica reconciliación basada en la Justicia y la realidad histórica", ha explicado el ministro, que recomienda su lectura porque asegura que es una obra emocionante.

El autor del libro, el inspector de la Policía Nacional Rafael Jiménez, ha destacado que con este libro, que tiene su semilla en el atentado contra Fabio Moreno, un niño de dos años que murió al estallar el coche bomba en el que viajaba con su padre, el guardia civil Antonio Moreno, ha querido expresar que "nada que se consigue con muertes tiene ningún sentido".

'Inchaurrondo Blues' (Principal de los Libros), que salió el 23 de octubre a la venta y ya ha agotado su primera edición, narra la amistad de un hijo de guardia civil del cuartel y de un niño vasco, unidos por su pasión por el fútbol y que tratan de olvidar la violencia que viven en este barrio de San Sebastián.