Los hoteleros de Hosbec mantienen su 'no' a la tasa

Publicado 18/07/2019 15:39:47CET
Turistas, CACSA
Turistas, CACSAGVA - Archivo

VALENCIA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La patronal hotelera Hosbec mantiene su rechazo a la implantación de una tasa turística en la Comunidad Valenciana y advierte que dejaría en situación de "desventaja" a ciudades como Valencia o Benidorm (Alicante) frente a otros destinos nacionales: "Valencia no puede competir con Barcelona o Palma, ni está en la misma liga que París o Londres".

Así lo ha afirmado este jueves la secretaria general, Nuria Montes, en un desayuno informativo en el hotel Westin de Valencia junto al presidente, Toni Mayor, y otros de sus directivos. Los hoteleros insisten en que "no es una tasa, es un impuesto que favorece la economía sumergida" y advierten que podría "espantar a los turistas", al mandar "un mensaje de saturación y 'turismofobia' de la Comunidad, que debería ser sinónimo de hospitalidad y 'tourist-friendly'".

Hosbec reafirma así su postura sobre la tasa después de que el alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís), se mostrara como "ferviente partidario" y el vicepresidente segundo del Consell, Rubén Martínez Dalmau (Podem), garantizara "todo" el apoyo del Gobierno valenciano. Mientras tanto, el conseller de Hacienda, Vicent Soler (PSPV), afirmó que solo estaría de acuerdo si el sector la apoya.

Para la patronal, en el turismo valenciano actualmente "no hay margen para aplicar ningún otro tipo de impuesto", ya que "aporta a la economía de la Comunidad 3.600 millones de euros anuales en impuestos". "Poner en riesgo una actividad que supone el 14% del PIB no tiene ningún sentido", alertan los hoteleros, para augurar que "no sería gratis" y criticar que "hay mucho ruido" y las administraciones "ni siquiera saben como la van aplicar".

La recaudación máxima de 40 millones al año que aportaría esta tasa en la región supone, a su juicio, una cantidad pequeña en comparación al presupuesto de la Generalitat. Hosbec suma a esto que la mayoría de este dinero "vendría sobre todo de Valencia y Benidorm" y que la Comunidad es "la región con peor ratio de gasto por turista", lo que a cree que demuestra que no hay margen para esta "ficción fiscal".

Otra de las razones para justificar su rechazo es que gravaría "exclusivamente al alojamiento hotelero y reglado", además de "restar poder adquisitivo a los turistas y limitar gravemente la competitividad de las empresas de alojamiento". En su opinión, "todo lo que se deba pagar en concepto de tasa se dejará de gastar en restauración, compras u ocio".

HOTELEROS "ESPANTADOS" EN BALEARES

Frente a otros destinos, los hoteleros sostienen que "la realidad turística de la Comunidad nada tiene que ver con Cataluña ni con Baleares ni con otras ciudades europeas", donde hay un impuesto municipal ligado a la conservación del patrimonio o vinculado a la promoción.

En el caso de España, "ninguna otra ciudad, excepto Barcelona y Palma, disponen de este gravamen, lo que perjudica gravemente las expectativas del resto". De hecho, aseguran que "el mercado alemán abandona Baleares por la tasa tras regresar y ver las islas igual o peor que antes" y que sus hoteleros están "espantados" con la posibilidad de doblar el impuesto.

Ante el Brexit, defienden que la tasa desviaría la llegada de británicos a otros países en un mercado extranjero "sumido en un difícil proceso, con un encarecimiento del producto turístico". Y, más allá de Europa, alertan que "Turquía, Egipto y Túnez se están haciendo fuertes en el mercado vacacional, deseando volver a hacerse con todo el mercado europeo, precisamente con la estrategia contraria: bonificar la llegada de turistas".

"EL 30% LO PAGARÁN LOS VALENCIANOS"

Los hoteleros también critican, en la misma línea, que "ni la tramitación, recaudación, gestión y finalidad de este impuesto tienen un objetivo claro y transparente". "Al final, el 30% de los contribuyentes de este nuevo impuesto serán los propios valencianos en sus vacaciones", lamentan, y recuerdan la "advertencia" de los touroperadores europeos contra la tasa.

A esta situación se suma, para la patronal, que los destinos valencianos "nunca han recibido una inversión que se corresponda a la cantidad de recursos, empleo y riqueza" y que "ninguna actividad económica tiene un impuesto para compensar el supuesto daño medioambiental que genera".

Por contra, Hosbec entiende que debería aplicarse el IVA y la retención del IRPF al alojamiento ilegal y las plataformas turísticas digitales, al considerar que realmente "generaría muchos más ingresos" que la tasa turística.

"El sector hotelero se ha manifestado de forma unánime en contra y no ha vivido ningún 'boom' turístico ni en 2017 ni en 2018: seguimos a la cola en precios y rentabilidades de las comunidades turísticamente relevantes".

Para leer más