Publicado 03/03/2021 13:22CET

El turismo de interior cae en Málaga menos que el resto de segmentos y confirma el potencial de destinos rurales

Archivo - La Gran Senda de Málaga (GR-249) cuenta con un nuevo atractivo en el El Saltillo: un puente de 50 metros de longitud ubicado en un desfiladero que une Sedella y Canillas de Aceituno
Archivo - La Gran Senda de Málaga (GR-249) cuenta con un nuevo atractivo en el El Saltillo: un puente de 50 metros de longitud ubicado en un desfiladero que une Sedella y Canillas de Aceituno - Álex Zea - Europa Press - Archivo

MÁLAGA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La bajada del turismo de interior en la provincia de Málaga durante el año 2020, que fue del 63 por ciento, ha amortiguado la caída de turistas e ingresos al destino malagueño durante el pasado año, ya que se situó ocho puntos por encima del descenso general.

El presidente de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, ha presentado este miércoles el Observatorio de Turismo de Interior de la provincia de Málaga 2020, y ha indicado que el destino perdió 9,3 millones de turistas y 10.352 millones de euros en 2020, una caída del 71 por ciento debido a la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del COVID-19.

Salado ha recordado que en el balance de 2020 las cifras generales "fueron mucho peores que las del turismo interior". "Si la caída media de todos los indicadores turísticos generales rondó el 75 por ciento, desde el 71 por ciento de bajada de los visitantes e ingresos al 77 por ciento de caída de pernoctaciones, el descenso del turismo de interior ha sido del 63 por ciento. Entre ocho y catorce puntos menos", ha sostenido.

"No es un consuelo", ha asegurado Salado, "pero se confirma la impresión que teníamos de que el turismo de interior y de naturaleza había amortiguado algo mejor el golpe de las restricciones por la pandemia". Los turistas, nacionales en este caso, han buscado espacios abiertos y con poca gente, ha añadido el presidente provincial.

Pese a que 2020 ha sido un mal año para el turismo de interior, Francisco Salado ha señalado que "se han seguido generando nuevas plazas de alojamiento, y en general la bajada de la actividad turística en el interior ha sido menor que la del sector en su conjunto y la que se ha producido de media en España y en Andalucía".

Durante el pasado ejercicio, llegaron unos 426.000 turistas al interior de la provincia de Málaga lo que supuso una reducción del 63,5 por ciento. En el 2019 llegaron 1.168.000 turistas. Ante esto, la estimación del impacto generado en la producción por el gasto del turista será de 286,4 millones de euros, incluido el impacto directo, indirecto e inducido.

Ello supone un descenso del 69,4 por ciento con respecto a la cifra alcanzada en 2019, es decir una pérdida de 648,6 millones de euros, ha puntualizado Salado en rueda de prensa junto a la vicepresidenta segunda, Margarita del Cid, también consejera delegada de la empresa pública de turismo.

En el año 2020 se registraron 66.520 viajeros en las casas o viviendas rurales de interior, lo que supone un descenso del 51,1 por ciento respecto a la cifra alcanzada en 2019 que se situó en 136.024, lo que supone una pérdida de 69.500 turistas.

Con respecto a las pernoctaciones se han registrado más de 311.000 pernoctaciones de viajeros en los alojamientos rurales de interior, lo que supone un descenso del 56,8 por ciento respecto a la cifra alcanzada en 2019, lo que representa una pérdida de 409.000 pernoctaciones turísticas.

OFERTA DE INTERIOR

El interior de la provincia oferta 5.976 establecimientos con 50.481 plazas de alojamientos turísticos, que representan el 12 por ciento del total de plazas de Málaga. En el periodo 2015-2020, el número total de establecimientos turísticos ha crecido un 226 por ciento, pasando de los 1.833 en 2015 a los 5.976 registrados actualmente.

Además, el número de plazas se han incrementado en más de un 110 por ciento en el período 2015-2020 y en un 5,1 por ciento en 2020 sobre 2019, "dato sorprendente por la pandemia sanitaria sufrida en 2020".

"Una séptima parte de las plazas ofertadas en el interior son hoteleras. Sin embargo, las casas rurales son los tipos de establecimientos turísticos que más crecen en el periodo y las viviendas con fines turístico el último año", ha expuesto.

El interior de Málaga dispone de 166 hoteles con 6.840 plazas en el año 2020, de las cuales cerca de dos de cada tres se concentran en las categorías de tres y cuatro estrellas; 104 pensiones y hostales con 2.205 plazas en el año 2020; 68 apartamentos turísticos con 2.703 plazas en dicho ejercicio; 21 campamentos con una disponibilidad de 3.621 plazas; 4.000 casas y viviendas turísticas rurales, con 25.982 plazas, y 1.599 viviendas con fines turísticos con 9.130 plazas.

El presidente de Turismo Costa del Sol ha señalado que desde la entidad y desde la Diputación de Málaga van a seguir apostando "firmemente por el turismo de interior y naturaleza, liderando con hechos la revolución verde de la provincia de Málaga".

"No hay además mejor forma de combatir la despoblación que crear actividad económica y empleo en nuestros pueblos, por lo que vamos a prestar al interior de la provincia una atención especial, porque el turismo de interior y naturaleza, y la promoción de experiencias singulares se han convertido en una pieza clave en la estrategia que Turismo Costa del Sol quiere desplegar de cara a una necesaria reactivación del turismo, tras los devastadores efectos de la pandemia", ha afirmado Salado.

A su juicio, la apuesta por el interior "es indiscutible". "Ya lo demostramos con la campaña 'Vive Costa de Sol' y lo hemos demostrado con la campaña que pusimos en marcha la semana pasada de la Sierra de la Nieves, la mayor que se ha hecho de un parque nacional en la historia de nuestro país".

Para el representante de la entidad, la Diputación de Málaga se ha convertido "en el gran motor de los municipios del interior y de la denominada revolución verde en la provincia". "Ahí están los hechos: el Caminito del Rey, la Gran senda, el proyecto del corredor verde del Guadalhorce, las inversiones que se van a hacer en el entorno del pantano de La Viñuela, entre otras", ha manifestado.

PUENTE COLGANTE EL SALTILLO

Una de las acciones realizadas el pasado año fue habilitar el puente colgante de El Saltillo, proyecto en el que invirtió unos 600.000 euros, "el gran hito del tramo de la Gran Senda de Málaga que une Canillas de Aceituno con Sedella".

El presidente de Turismo Costa del Sol ha presentado también, junto a los alcaldes de Canillas de Aceituno, Vicente Campos, y de Sedella, Francisco Abolafio Rodríguez, el material promocional inédito que ha llevado a cabo sobre este atractivo turístico de interior.

Turismo Costa del Sol ha grabado la ruta completa del Saltillo incluyendo el puente con dron y cámara. Se han producido fotografías en formato plano y 360º, vídeos en formato plano y 360º tanto en 2D como en 3D generando un total de cuatro terabytes de información sobre la ruta. Toda la información sobre El Saltillo se puede consultar en https://elsaltillo.visitacostadelsol.com/.

Para Salado, "toda esta información servirá para hacer promoción turística tanto de esta etapa de la Gran Senda como de la comarca de la Axarquía". "En unos meses, y a pesar de las restricciones de la pandemia, el puente colgante del Saltillo se ha convertido en una de las grandes atracciones de la Gran Senda, en uno de sus grandes iconos, como el puente de la desembocadura del Guadalhorce",m ha concluido. El vídeo también se va a promocionar en redes sociales para que sea aún más conocido y atraer más visitantes.