Actualizado 20/07/2016 18:32

La Generalitat reprocha a Vueling que no informara de las rutas anuladas en su reunión semanal

FOTOS: Consellers Junqueras, Jané, Baiget I Rull En Comissió
EUROPA PRESS/PARLAMENT

BARCELONA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Territorio de la Generalitat, Josep Rull, ha reprochado este miércoles a Vueling que haya anulado las rutas a Vilnius (Lituania), Rabat (Marruecos) y Sheremetyevo (Moscú) y no informara de ello en la comisión de seguimiento semanal que se celebra todos los lunes entre miembros del Gobierno de la Generalitat y de la aerolínea.

"Es una información que debíamos tener desde el primer momento, lo que supone una sacudida a la confianza que acabamos de construir", ha lamentado Rull en una comisión en el Parlament en la que ha comparecido a petición propia junto con el conseller de Empresa, Jordi Baiget, para informar sobre las gestiones realizadas por la Generalitat para atajar las cancelaciones y retrasos de Vueling de las últimas semanas.

Rull ha calificado de "grave" que la aerolínea no comentara estas anulaciones en la reunión del lunes y aguardara a después del encuentro que este martes mantuvieron el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con el presidente de Vueling, Javier Sánchez Prieto, para anunciarlas este miércoles.

"Seremos mucho más contundentes de ahora en adelante. Esto no puede volver a pasar", ha aseverado el conseller, y ha indicado que la Generalitat ha enviado a la compañía aérea una carta en la que le advierte de que seguirán muy de cerca la evolución de la operativa.

"CIERTA NORMALIDAD"

Así, Rull ha reconocido que se ha conseguido recuperar "cierta normalidad", pero para continuar este proceso es necesario que todos los elementos estén sobre la mesa.

Vueling ha suprimido las rutas a Vilnius, Rabat y Sheremetyevo como parte de su plan de contingencia para garantizar la operativa de verano, unas rutas que estaban previstas para la temporada de verano y en horario nocturno.

Para resolver los retrasos y cancelaciones, Vueling cuenta ahora con ocho aviones de reserva, 37 tripulaciones, y ha sumado un cuarto turno de 'handling', a la vez que ha incorporado a más de 200 informadores en el Aeropuerto de Barcelona.

Fuentes de Vueling han explicado a Europa Press que "no ha habido ningún interés en ocultar información a la Generalitat, sino un problema de "descoordinación".

En este sentido, han añadido que la compañía ha cumplido con todas las peticiones que les ha trasladado la Generalitat, y que ha recuperado la normalidad en sus operaciones.

El hecho de que la operativa haya ido recuperando la normalidad con la puesta en marcha de estos recursos materiales y humanos evidencia, ha dicho Rull, "una mala planificación, casi al límite" de la temporada de verano por parte de Vueling.

133 RECLAMACIONES Y UNA DENUNCIA

Por su parte, el conseller Baiget ha sostenido que desde el inicio de la crisis de Vueling hasta este martes se han presentado 133 reclamaciones y una denuncia, y ha destacado el trabajo de la Agencia Catalana de Consumo informando a los usuarios afectados.

Baiget ha lamentado que Cataluña no tenga competencias en la protección de los usuarios en materia de retrasos y cancelaciones, cuya potestad la tiene el Ministerio de Fomento, si bien ha advertido de que los expedientes informativos abiertos por el Gobierno de la Generalitat seguirán su curso.

En este sentido, ha comentado que precisamente este martes Vueling contestó a los primeros requerimientos de la Generalitat contestando que la administración catalana no era competente, según ha dicho el conseller.

"En ningún caso esta respuesta impedirá que los expedientes sigan su tramitación, a los que incorporaremos esta respuesta", ha aseverado Baiget.

Rull ha lamentado que las cancelaciones y los retrasos de Vueling también dañan la imagen de Catalunya como destino turístico y de negocios, ya que los usuarios asocian a la aerolínea no solo como una compañía catalana, sino de Barcelona.

GESTIÓN INDIVIDUALIZADA

Ha dicho que el Aeropuerto de Barcelona tiene capacidad para ejercer de 'hub', si bien "se ha convertido en un aeropuerto operado por compañías de bajo coste y esto no es bueno".

"Necesitamos una gestión individualizada y una política de tasas y comercial que priorice a las compañías que trabajan en red y operan largo radio", ha sostenido, y ha añadido que este tipo de aerolíneas deberían ocupar la T1, mientras que la T2 debería estar dedicada a las compañías que operan punto a punto.

Más información