Actualizado 17/02/2007 17:45 CET

Apoyo casi unánime al decreto de la Comunidad de Madrid que prohibirá los móviles en los colegios

Cargando el vídeo....

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las primeras reacciones al decreto que prepara la Comunidad de Madrid y que, entre otras cosas, prohibe el uso en las aulas de aparatos electrónicos, desde móviles a MP3, no se han hecho esperar. Desde el Defensor del Menor de la comunidad, el Sindicato de Profesores ANPA y Concapa aplauden la iniciativa. Sin embargo, la asociación de padres FAPA Giner de los Ríos critica que no se haya contado con "ninguno de los colectivos afectados" para desarrollar la iniciativa. Desde el resto de colectivos, valoran el nuevo reglamento, pionera en España, porque ayudará y sancionará las conductas contrarias a la convivencia.

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, rechaza la normalización a la que se estaría asistiendo respecto al uso de teléfonos móviles en las aulas. La prohibición de esta utilización la califica de "muy razonable", pues cree que ayudará a "reforzar la autoridad de profesores y directores" y "se garantiza el derecho de los chicos que quieren atender en clase". Además, Canalda subraya que la prohibición es sólo uno de los múltiples puntos encaminados a "que el derecho del acosador no prevalezca", o la de "reforzar la figura del mediador escolar".

De "anécdota dentro del decreto" califica la limitación del uso de electrónica en las aulas Nicolás Fernández, presidente del Sindicato de Profesores ANPE. Según él, el reglamento pretende prevenir y corregir "las conductas contrarias a la convivencia". Respecto a la prohibición de los móviles, Fernández asegura que "al estar tipificado ya esto va a ayudar a la corrección del problema".

El otro colectivo que, de momento, se ha posicionado a favor es Concapa, cuyo secretario en Madrid, Eduardo García, considera que ya era hora de que se redactasen "más medidas concretas y menos literatura". Sin embargo, aludió también a la responsabilidad de los padres en el comportamiento de sus hijos en clase, ya que las familias deben "decirle a los niños que ahí no se debe utilizar el móvil y demás aparatos". La labor de los centros sería "que esto se lleve al efecto".

En el otro bando, el sector crítico, se sitúa la progresista FAPA Giner de los Ríos. La presidenta de dicho colectivo, Mercedes Díaz, recuerda a la Comunidad de Madrid que "no se ha contado con ninguno de los colectivos afectados" para la redacción del nuevo reglamento. Además, aboga por las medidas preventivas frente a las prohibitivas. "No se trata de vencer, sino de convecer", asegura Díaz, quien cree que la erradicación del uso de aparatos electrónicos debería partir de los niños y "porque entienden que no tienen que utilizarlo". Además, la presidenta de la FAPA asegura que esta medida "no necesita estar incluida en ninguna normativa que mejore la convivencia de los centros educativos", puesto que "no es un elemento fundamental" para la mejora del clima en las aulas.

El borrador de Normativa de Convivencia elaborado por la Comunidad de Madrid prevé, junto a la prohibición, medidas punitivas para quienes incumplan lo incluído en el reglamento. Por ejemplo, para aquel alumno que use un aparato electrónico en horas de clase se pueden contemplar hasta seis días de expulsión.