Actualizado 08/02/2007 12:23 CET

Aznar arremete contra la izquierda con "alergia" al himno y contra los que "persiguen" al que habla español

Cargando el vídeo....

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente del Gobierno y actual presidente de FAES, José María Aznar, arremetió ayer tarde contra la izquierda que "padece alergia" a la Historia de España, la bandera y el himno nacional, como demostraron, en su opinión, las críticas que recibió el Foro de Ermua el pasado fin de semana por cerrar la manifestación contra el terrorismo con el himno. Además, advirtió contra aquellos que se han hecho "entusiastas de la trinchera" y que persiguen "al que habla español".

Aznar se pronunció así durante su intervención en el ciclo de relecturas con ex presidentes que se ha llevado a cabo en Pozuelo de Alarcón (Madrid) y que ha sido organizado por el Ayuntamiento de la localidad.

En cuanto a la historia de España, enfatizó que "¡claro que debe enseñarse en los colegios!, como se hace en todas partes". "¿Os imagináis qué escándalo se organizaría en Estados Unidos si alguien tuviera la ocurrencia de que, a partir de ahora, ya no se va a enseñar quiénes fueron George Washington o Abraham Lincoln?", planteó.

Durante su exposición, se hizo eco de unas declaraciones del candidato a la Presidencia de Francia, el también conservador Nicolas Sarkozy en las que aseguró que "Mi Francia es una nación que reivindica su identidad, que asume su Historia". En ese sentido, Aznar se lamentó por que en España no se pueda decir lo mismo "sin que pase nada".

"Tenemos que poder decir, sin que pase nada, que la nación española no es una nación de naciones, ni una nación de realidades nacionales, ni ninguna de esas ocurrencias que oímos cada día", matizó. El presidente de honor del PP reivindicó que "en España sólo hay una nación, la nación española, en la que están reconocidas las comunidades autónomas como nacionalidades y regiones. Pero, ¡cuidado!, en 1978 quedó muy claro que las nacionalidades y regiones eran el punto de llegada, no el pistoletazo de salida".

Insistió en que la lealtad al Estado de Derecho y a las leyes no debe estar sujeta a "intereses políticos" ni condicionada a "que haya, o no, no sé qué procesos de paz, o en función de que se sea, o no, presidente de una comunidad autónoma".

Criticó "los extremos que, sin utilizar la violencia o, más bien, habiéndola dejado hace muy pocos años, no quieren que España siga siendo España". Aznar los definió como "entusiastas de la trinchera que persiguen al que habla español; al que tiene en su tienda los carteles de venta en español; al que intenta que sus hijos aprendan, también, a expresarse en español".

"Les espantan Quevedo, Cervantes o los Reyes Católicos y van a impedir que en las escuelas se estudie la Literatura y la Historia de España", añadió pero, según dijo, "no lo impedirán allí donde gobierne el PP pero, desgraciadamente, sí donde gobierne el PSOE".

Explicó que este "es el precio del extremismo". "El precio de estar gobernados por quienes amparan a los anti-sistema o, incluso, presumen ellos mismos de ser un poco anti-sistema" agregó en relación a las recientes declaraciones de una consejera del Gobierno catalán. "Pero, eso sí, aunque sean anti-sistema, quieren vivir de los Presupuestos de ese Estado español al que denigran", dijo.

Para el ex presidente la "alianza de extremistas tiene un objetivo: expulsar al Partido Popular del sistema, demonizarle y negarle legitimidad como alternativa democrática".