CEAR dice que la Directiva del Retorno de inmigrantes de la UE es un "retroceso grave" en derechos humanos

Actualizado 23/05/2008 16:02:42 CET
Cargando el vídeo....

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Mauricio Valiente, aseguró hoy que la aprobación de la Directiva del Retorno que legisla la expulsión de inmigrantes de la Unión Europea (UE), es "el retroceso en materia de derechos humanos más grave de los últimos años".

En declaraciones a Europa Press Televisión, recalcó que con esta Directiva, cuya aprobación definitiva recaerá sobre el Parlamento Europeo en el mes de junio, se consolida "la posibilidad de una privación de libertad de hasta 18 meses por una falta administrativa". Algo que a su juicio "no tiene justificación alguna y es totalmente desproporcionado".

En este sentido, Valiente apuntó que defender que los países "puedan retener de manera indefinida a los inmigrantes que van a ser expulsados no es entendible". "No entendemos cómo la UE puede admitir en su seno a un país que pudiera privar indefinidamente de libertad a una persona", sentenció haciendo referencia a Italia.

Asimismo, destacó que en un contexto en el que se gestiona "la migración únicamente desde un enfoque represivo", existe un riesgo "de más endurecimiento" de los aspectos más duros de la Directiva de Retorno".

"Lamentablemente el discurso público y la presión que se está haciendo desde algunos gobiernos, como el italiano, no nos hace pensar que pueda haber una moderación de lo que es el contenido fundamental de la Directiva", apuntó.

Respecto al endurecimiento de las medidas que aplicará el gobierno italiano sobre los inmigrantes sin papeles, Valiente opinó que "lo más preocupante es el discurso xenófobo y racista claro con que se acompaña y que se está dirigiendo desde el Gobierno".

Así, aventuró que "por la reacción que se ha tenido" desde el Ejecutivo español no se imitarán las medidas de Italia, aunque destacó que "el enfoque y el planteamiento de fondo lo comparte". "Hay que abordar la inmigración de una forma que no sea represiva, sino construyendo un modelo de integración social", concluyó Valiente.