Actualizado 22/12/2007 15:04 CET

El Defensor del Pueblo investiga los centros de acogida de inmigrantes antes de que "las costuras se rompan"

Cargando el vídeo....

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los técnicos del Defensor del Pueblo están investigando los centros de acogida de inmigrantes en España "para saber cómo se encuentran" tanto las instalaciones como los inquilinos que las habitan, antes de que "las costuras del sistema estallen" como advirtiera hace unas semanas la Adjunta Primera de la institución, María Luisa Cava de Llano.

En declaraciones a Europa Press, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, adelantó que el objetivo es "elaborar un estudio" para "poder aportar ideas" sobre "un problema muy delicado": la superpoblación de los centros de internamiento y los centros de estancia temporal.

Como conclusión preliminar, la institución anticipa que los centros visitados "están razonablemente bien, pero acogen mucha más gente de la que están preparados para acoger".

"Los centros de acogida de inmigrantes no cumplen con imperativos normales y es muy difícil que resistan con toda esa oleada de inmigración que viene a España", declaró Múgica, para quien "el hecho de que las costuras pueden estallar es real, pero hay que impedir que la rotura se produzca".

En cuanto a las visiones críticas con la privación de libertad que suponen estos centros, Múgica recordó que quienes residen allí "vienen sin autorización a España", donde se ha optado por "el control de fronteras" lo que implica "la exigencia de autorización para trabajar" en el país.

"Mientras eso no suceda hay un quebranto de las leyes españolas y lógicamente las autoridades tienen que responder a ese quebranto", apuntó el Defensor del Pueblo.

La población inmigrante se va a acercando poco a poco a la Oficina del Defensor del Pueblo. Según explicó Múgica, el porcentaje aún es muy bajo, "por la situación en que se encuentran" y "el miedo", pero "cada vez hay más" reclamaciones planteadas por personas no nacidas en España.

"El español que acude al defensor del pueblo sabe que es sujeto de derecho y quiere hacer valer sus derechos cuando estos han sido menoscabados. Sin embargo, la del inmigrante es una situación distinta" porque ya "el hecho de ser detenido o capturado le coloca en una posición en que no maneja todas las posibilidades que tiene", apostilló.