Cargando el vídeo....
Publicado 19/05/2008 12:27:37CET

El ejercicio regular en la adolescencia y la juventud reduce el riesgo de cáncer de mama premenopáusico

WASHINGTON, 19 (Reuters/EP) Hacer ejercicio regularmente durante la adolescencia y la juventud ayudaría a disminuir el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de mama antes de la menopausia, según un estudio realizado en Estados Unidos, publicado por el 'Journal of the National Cancer Institute'. Según este trabajo, las mujeres físicamente más activas eran un 23 por ciento menos propensas a tener cáncer de pecho premenopáusico que las que habían hecho menos actividad física en la juventud. Los altos niveles de ejercicio entre los 12 y los 22 años contribuyeron a generar ese efecto protector, dijeron los autores. "Cuanta más actividad, mayor fue el beneficio", dijo en una entrevista telefónica el director del estudio, el doctor Graham Colditz, de la Escuela de Medicina de la Washington University y el Barnes-Jewish Hospital en Saint Louis. Investigaciones previas demostraron que el ejercicio regular en la edad adulta conducía a al menos un 20 por ciento menos de riesgo de desarrollar cáncer de mama después de la menopausia, indicaron los expertos. Pero los estudios sobre la relación entre la actividad física y el riesgo de cáncer mamario antes de la menopausia habían producido resultados inconsistentes, añadieron. Los investigadores dijeron que el nuevo estudio señaló que las mujeres necesitan comenzar la actividad física regular a una edad joven para reducir el peligro de cáncer de pecho premenopáusico. El beneficio provisto por el ejercicio no se relacionó con un deporte particular o la intensidad de actividad física, añadió el autor. Colditz y sus colegas estudiaron a 65.000 enfermeras de entre 33 y 51 años, que informaron en 1997 cuánto tiempo dedicaban a la actividad física desde los 12 años. Después de seis años de seguimiento, 550 participantes habían sido diagnosticadas con la enfermedad. Los tumores mamarios son la principal causa de muerte por cáncer entre las mujeres en todo el mundo. La enfermedad provoca la muerte de unas 465.000 mujeres anualmente, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer. Globalmente, alrededor de 1,3 millones de mujeres son diagnosticadas cada año con cáncer de pecho. Por otra parte, especialistas del laboratorio de Biología Molecular del servicio de Análisis Clínicos del Hospital La Fe de Valencia ha descrito 13 nuevas mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 implicados en el desarrollo del cáncer hereditario de mama y de ovario. Este estudio, publicado en la revista Breast Cancer Research and Treatment ha involucrado a 620 familias lo que ha ayudado a conocer la verdadera incidencia y el espectro de mutaciones en nuestra Comunitat, al tiempo que permitirá tomar medidas preventivas y realizar un diagnóstico precoz en la población de riesgo. "El estudio va a permitir que las personas en las que se detecten las mutaciones halladas en los genes BRCA1 y BRCA2 puedan ser informadas en las unidades de consejo genético en cáncer sobre las medidas preventivas que podrán tomar y nos permitirá a los profesionales anticiparnos al desarrollo de la enfermedad o poderla detectar en una etapa en que pueda conseguirse su curación", según explicó Eva Esteban, investigadora del proyecto, junto con Pascual Bolufer, jefe de sección del Laboratorio de Biología Molecular, y Sarai Palanca, especialista en Análisis Clínicos y que trabaja en la Fundación para la Investigación del Hospital La Fe.

Vídeos destacados