Actualizado 01/07/2007 19:48 CET

IU dice que ETA no convoca elecciones por romper la tregua

Cargando el vídeo....

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, aseguró hoy que ETA "no convoca elecciones" por haber roto el alto el fuego y que queda legislatura suficiente para que el Gobierno rectifique su "política continuista" y "neoliberal" para "relanzar" una agenda de izquierdas, dos mensajes que el dirigente de izquierdas defenderá en el Congreso esta semana durante el Debate sobre el estado de la Nación. "No debe ser el Debate de ETA", reclamó.

Llamazares hizo estas manifestaciones en el Consejo Político Federal que IU celebra hoy en Madrid, el máximo órgano entre asambleas de la organización de izquierdas y en el que se debatirá, entre otras cosas, la posibilidad de separar el proceso de elección de candidato a la próximas generales de la elección del nuevo coordinador general.

En su intervención, Llamazares aseguró que el objetivo de IU a corto plazo es el Debate del estado de la Nación, que debe estar dedicado, exigió " a la vida de los ciudadanos" y no a ETA, que por haber roto su alto el fuego no marca el calendario político del país. A su juicio, tanto el PP como el Gobierno, tras esa ruptura, se encuentran "sin pulso". María José Crespo e Iñaki Artigas, de Ezker Batua, el segundo miembro de la comisión federal de garantías, fallecidos ayer en accidente de tráfico.

El dirigente de izquierdas denunció que la organización terrorista es la "única responsable" de la vuelta a los atentados, "pero de la misma manera decimos que la derecha política, la derecha mediática y judicial se ha dedicado a obstruir y boicotear la esperanza de paz, no ha cejado en el boicoteo y ha apostado desde el principio por el fracaso de la tregua". "No tiene derecho a pasar factura al resto de las fuerzas políticas, a la sociedad española", advirtió Llamazares. También reiteró su apuesta por un nuevo pacto contra el terrorismo que comprometa "sin exclusiones" a todas las formaciones políticas.

Tras rechazar que el próximo debate de política general del Congreso gire en torno a la política antiterrorista, Llamazares dedicó su intervención a exigir una "agenda de izquierdas" al Gobierno socialista, de cuya legislatura IU hace un "balance crítico".

"Ha desperdiciado la ocasión y se ha quedado en el continuismo. Es especialmente grave la renuncia al cambio en la política económica y en la exterior", denunció, y aseguró que en estos tres años se ha producido un "incremento exponencial" de los beneficios empresariales mientras "pierden posiciones" los salarios españoles respecto a la media europea.

"Política económica conservadora, neoliberal, continuista", agregó, para recalcar que este modelo económico "de Zapatero y Solbes" impide cumplir los objetivos de Kyoto contra el cambio climático y desarrollar a fondo "las ambiciones sociales". Sobre esta segunda cuestión, Llamazares dijo que las nuevas leyes que equiparan los derechos de las personas homosexuales, de las mujeres o de los dependientes, citó, "tienen una limitación radical: la política económica conservadora, la obsesión por el superávit, que han dejado un margen de maniobra mínimo a las políticas de derechos civiles y sociales".

El "carácter insatisfactorio" de la labor del Gobierno, continuó Llamazares, se extiende a la política exterior. "El Gobierno se encuentra a medio camino entre la diplomacia de valores y la de los intereses, a medio camino entre la Alianza de Civilizaciones y la permanencia de tropas en Afganistán, entre las aspiraciones constituyentes de la UE y el minitratado para la UE que deja en el camino a la europa política y hace avanzar únicamente a la Europa económica y neoliberal".

Todo esto, concluyó Gaspar Llamazares, son para IU "elementos determinantes" para mantener una posición crítica frente al Gobierno tanto en el próximo Debate sobre el estado de la Nación como ante las próximas elecciones generales. Aunque aclaró que esa crítica debe estar acompañada de reclamaciones y de "puesta en valor" de la aportación de IU a la política social. "Balance crítico, pero exigencia al tiempo de una agenda de izquierdas", dijo.

Para el "relanzamiento" de esa agenda, subrayó el dirigente de IU, queda tiempo en esta legislatura y exige la toma de varias medidas. "Mejora de los salarios o lucha contra la precariedad laboral, que haga efectivo el derecho a la vivienda, con penalización por las viviendas vacías o la bonificación de alquileres; un pacto contra la corrupción política, un plan contra el cambio climático, un estatuto de laicidad, un pacto contra el terrorismo de todos, la retirada de las tropas de Afganistán, otra política en el Sahara, la recuperación de la memoria histórica y una propuesta de inmigración tanto de integración como de derecho al voto", resumió.

Por último, Llamazares apeló a "revitalizar" también el proyecto de IU mediante la "refundación del proyecto", la "vuelta" a "los mejores valores de nuestra alternativa republicana". Defendió ante el Consejo la propuesta de separar el proceso de elección del próximo candidato a las elecciones generales de la renovación de la dirección federal.