El joven gallego juzgado por la muerte de su novia alega que sólo le apretó el cuello para que dejara de gritar

Actualizado 18/06/2008 18:12:53 CET
Cargando el vídeo....

PONTEVEDRA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El joven santiagués Jacobo L.S. que está acusado de matar a su novia tirándola al suelo y apretándole el cuello hasta que dejó de respirar, explicó en el juicio que su intención no era causarle daño, sino que dejara de gritar e insultarle.

El acusado declaró que llevaba un tiempo conviviendo en O Porriño (Pontevedra) con la joven boliviana Carmen Karen Vargas, quien trabajaba en un local de alterne de la localidad, y que ella era la única que en ese momento aportaba dinero para los gastos, ya que él estaba en paro.

Reconoció que el 25 de febrero de 2007 le cogió del bolso, sin su consentimiento, 50 euros que gastó en drogas y alcohol y que, al volver a casa, encontró a su novia muy enfadada.

Así, dijo que "estaba alterada, gritando y tirándolo todo al suelo mientras decía que se iba y me dejaba", y manifestó que, en un momento determinado, cogió en la cocina un cuchillo con el que le amenazó para que no se acercara a ella.

Sin embargo, el acusado aseguró que se abalanzó sobre ella para calmarla, y en el forcejeo él se situó sobre la joven tapándole primero la boca, para que no gritara, y posteriormente le apretó el cuello.

El joven insistió en que en el estado en que se encontraba, tras haber consumido droga y alcohol, no calibró el alcance de su actuación, y destacó el hecho de que posteriormente recapacitó sobre lo sucedido y él mismo llamó a la Guardia Civil para confesar que acababa de matar a su novia.

Su abogado defensor señaló que esta "actitud colaboradora" y el hecho de que "asumió su error y está dispuesto a pagar por ello", debe tenerse en cuenta a la hora de imponerle una condena "más benévola" de la solicitada por el Ministerio Fiscal.

El juicio se desarrolla en la Audiencia Provincial de Pontevedra con jurado compuesto por nueve ciudadanos que deberán deliberar para emitir un veredicto que sustente la sentencia.