El Salón del Coleccionismo adentra al visitante en un mundo repleto de cromos, cómics, postales y fotos antiguas

Actualizado 05/05/2007 16:21:15 CET
Cargando el vídeo....

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El Centro Puerta de Toledo acoge hasta el domingo 6 de mayo la VI edición del Salón del Coleccionismo, Paperantic Madrid, que en esta edición contará con un total de 30 puestos venidos de toda España, en los que se pueden encontrar miles de postales antiguas, cromos, cómics, carteles, juguetes, revistas, libros, fotografías, naipes y otras curiosidades.

Los amantes del coleccionismo podrán disfrutar de esta muestra preparada para la venta en horario de 10:30 a 14:00 horas y de 16.30 a 21.00 horas. Los precios oscilan entre los 50 céntimos y los 600 euros dependiendo de la pieza, aunque la mayoría de los productos rondan los diez euros.

Esta iniciativa surgió de la Asociación de Profesionales y Amigos del Coleccionismo (ASPAC), que a raíz de su creación ha tratado de impulsar el coleccionismo por toda España. Así, ha organizado salones itinerantes por todas las comunidades autónomas, primero en Barcelona, luego en Madrid, y posteriormente en Zaragoza, Bilbao y Alicante.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el presidente de ASPAC, Mario Sala, explicó que el objetivo de este salón es dar a conocer el mundo del coleccionismo a la gente de a pié, y recalcó que este arte sirve incluso para "averiguar parte de nuestra historia popular y reciente".

"Un coleccionista aquí encontrará la curiosidad que le interesa, es decir, cada coleccionista es muy temático, delimita muy bien su colección para no perderse, y a la vez, el público en general puede satisfacer su vista con la exposición", añadió.

Entre los miles objetos antiguos se pueden encontrar desde cromos de jugadores de fútbol hasta publicidad de un anuncio de Cola-Cao de los años 60, pasando por un sinfín de postales, carteles, naipes, juguetes, revistas, libros, lotería y todo tipo de curiosidades.

Uno de los comerciantes, Adolfo, comentó que su oferta era "muy variada" aunque principalmente para esta feria traía "coleccionismo de papel". Sobre el perfil de los clientes, comentó que "no varía mucho" y que suele ser "un hombre ya establecido al que se le estropea el chip y se dedica a poner orden donde no lo hay y se transforma en coleccionista".

Preguntado por los objetos que él ofrece en su puesto, Adolfo recalcó que lo más curioso que tiene es "un periódico de cuatro hojas que publicó Dalí cuando estuvo en New York para darse autobombo".