Actualizado 21/10/2020 13:08 CET

Así afecta una mala alimentación a tu piel

No cuidar nuestra alimentación puede provocar pérdida de cabello, acné o envejecimiento prematuro
No cuidar nuestra alimentación puede provocar pérdida de cabello, acné o envejecimiento prematuro - EUROPA PRESS

   No cuidar lo que comemos puede provocar acné, flacidez, envejecimiento prematuro y pérdida de cabello

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Lo que comemos, cuándo comemos y de qué manera puede tener beneficios para nuestra salud, pero también muchos problemas. Y es que una mala alimentación puede causar enfermedades como la obesidad, la diabetes o la hipercolesterolemia, pero también puede tener serias consecuencias para nuestra piel.

   “Afecciones como el acné y el envejecimiento prematuro se pueden ver agravadas por una alimentación inadecuada al igual que pueden aparecer nuevas patologías como son la cuperosis o alopecias repentinas” explica Marta Hermosín, médico y especialista en nutrición.

  Un exceso en el consumo de grasas saturadas, alimentos procesados y azúcares refinados pueden ser los responsables de la aparición de acné. Por ello, los expertos aconsejan evitar los lácteos, el chocolate, las bebidas con cafeína y con gas y, por supuesto, la bollería industrial y los embutidos grasos.

   La flacidez y el envejecimiento prematuro de nuestra piel tienen una relación directa con un déficit en el consumo de frutas y verduras, fundamentales para nuestra salud. El resultado es una piel deshidratada, con el consecuente empeoramiento de la capa más visible de la piel, la epidermis. La falta de agua hace que ésta se vuelva más fina, por lo que es habitual que aparezca flacidez y las arrugas de expresión están más marcadas.

   Además, una dieta pobre en alimentos ricos en hierro - presente en las carnes rojas y en la casquería - y ciertos minerales - como el magnesio, fósforo, o potasio, presentes en los mejillones, y ciertos pescados azules - y las vitaminas del grupo C, D, E, presentes en el huevo, aguacate, o garbanzos, puede provocar también una pérdida puntual de cabello.

   Igual que una alimentación inadecuada puede provocar problemas en la piel, también hay una serie de alimentos que son beneficiosos, para la misma y aportan luz, jugosidad y luminosidad, evitando el envejecimiento prematuro. Así que la dieta debe ser rica en agua - presente por ejemplo en el tomate, la alcachofa o el brócoli - en vitaminas y antioxidantes - que podemos encontrar en arándanos, naranja, espinacas o berenjena - y alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados, como sardinas, atún, nueces y almendras.

    No obstante, no debemos olvidar que en nuestra dieta, que debe ser equilibrada, no debe faltar ningún grupo alimentario y debe ir acompañada de ejercicio físico.

Para leer más