Actualizado 17/02/2013 15:02 CET

Fernando Tejero: "Tengo dos cosas pendientes: enamorarme y tener un hijo"

Fernando Tejero
EUROPA PRESS

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Fernando Tejero ha estrenado en Madrid "Mitad y Mitad", una comedia teatral junto al también actor Pepón Nieto. El actor cordobés compaginará esta obra con su papel en la exitosa serie de Antena 3 "La que se avecina" como Fermín Trujillo. Dos proyectos que le mantendrán ocupado durante el 2013, pero que no quitan al actor las ganas de enamorarse o de ser padre.

Tejero, a punto de cumplir 47 años el próximo 24 de febrero, nos ha confesado que le haría mucha ilusión convertirse en papá cuando se encuentre más libre profesionalmente porque quiere criarlo él mismo. De hecho, lo hará a través de una adopción o un vientre de alquiler, ya que actualmente no posee pareja. Algo que Fernando le gustaría cambiar, aunque reconoce no estar muy receptivo tras haberlo pasado muy mal en su anteriores relaciones.

CHANCE: ¿Cómo es tu personaje en "Mitad y Mitad?

Fernando Tejero: Mi personaje se llama Juan, es el hermano mayor de Carlos (Pepón Nieto). Es un hombre que abandonó su vivienda familiar porque no soportaba a su madre y vuelve para intentar sacar algo de esa madre a la que él considera que no tuvo. De alguna manera busca en su pareja a la madre que no nunca tuvo. Ahora lo que necesita es dinero para poder seguir adelante, y lo busca en su madre que está a punto de morir.

CH: Se trata de un personaje más serio al que no estamos acostumbrados a verte...

F.T.:Este es un personaje quizás más serio pero con el que también te ries. En esta función casi todo está en el texto. A la comedia hay que buscarle el drama y al drama la comedia. Hay que buscar el drama en los personajes. Estoy contento con el resultado de este trabajo. Es una función que no tiene mayor pretensión que el hacer que la gente se lo pase bien.

CH: Normalmente suelen interpretar personajes más cómicos, ¿por qué crees que te suelen dar ese tipo de papeles?

F.T.: Está feo que yo lo digo pero hay gente que me considera un buen actor de comedia y eso es muy difícil. Parece que todo el mundo puede pero no es tan fácil hacerlo. He hecho drama y me han premiado por ello, el año pasado por hacer "Cinco metros cuadrados", y era también un personaje serio. Es más difícil hacer reír que llorar.

CH: ¿Te consideras una persona graciosa en la realidad?

F.T.: Sí, siempre intento ponerle sentido del humor a casi todo, la gente se lo pasa muy bien conmigo, se ríen mucho. Hay gente que me dice que le encanta pasar tiempo conmigo porque les hago reír y eso no está pagado con nada. Yo quiero mucho a mis amigos, tengo muy pocos pero que no me los toquen. Tengo la fortuna de tener a gente que me quiere mucho y que quiero mucho.

CH: ¿Es la comedia tu género favorito o quizás lo que mejor se te da?

F.T.: Me siento un privilegiado porque sé hacer comedia, pero me encanta hacer de todo un poco. Pero nunca había hecho ninguna comedia como ésta y me apetecía y viendo como se lo pasa la gente es una gran satisfacción hacerla.

CH: ¿En qué te ha afectado a ti la crítica situación en la que vivimos ahora? ¿o en realidad puedes considerarte un afortunado?

F.T.: Me ha afectado en todo. La verdad que no me siento un afortunado porque vivo en un mundo donde tengo dos hermanas en paro. Quizás yo no lo sufro pero tengo gente a mi alrededor que sí que los está pasando mal. Hasta que el mundo no funcione bien yo no voy a estar bien, todo el mundo que me conoce sabe que todo me afecta mucho, sobre todo lo que tiene que ver con mi alrededor. Leo el periódico por las mañanas y me deprimo mucho. Pero sí que es verdad que nunca me ha faltado trabajo, ni nunca he tirado el dinero. Tengo dos películas pendientes y no sé cuando las voy a hacer porque hacen falta ayudas.

CH: ¿Por qué volviste a la televisión?

F.T.: A mi la tele me ha dado de todo, y todo positivo: me ha dado premios, reconocimientos y un escaparate maravilloso para hacer veinte películas después. Gracias a la televisión estoy llenando los teatros. Yo quería volver a la tele y me ofrecieron la posibilidad de participar en "La que se avecina" y yo dije que no quería que este personaje no se pareciera a Emilio en absoluto y entre todos lo hemos creado y ha funcionado.

CH: ¿Qué otros proyectos tienes para este año?

F.T.: Pues de momento voy a ver si puedo compaginar la serie con la obra (risas) y como voy a aguantar. Tampoco me queda mucho tiempo para hacer otra cosa. Tengo pendiente una película que no sé cuando la voy a hacer y luego un proyecto de televisión, una serie de ficción, con José Mota.

CH: Te queda muy poco tiempo para pasar con la familia o para encontrar a alguien especial...

F.T.: Tengo dos cosas pendientes: enamorarme y tener un hijo. De hecho tengo muy claro que quiero ser padre, cuando acabe con esta función y la próxima temporada de "La que se avecina" me voy a poner ello. Lo que no que no tengo claro es si a través de un vientre de alquiler o una adopción. Sobre todo quiero hacerlo cuando esté más libre porque quiero criarlo yo mismo.

CH: Seguramente aparezca alguien y no tengas la necesitad ni de adoptar o de un vientre de alquiler...

F.T.: La última relación que tuve que fue hace mucho tiempo y me hizo pasarlo realmente mal, soy una persona que lo pasa muy mal en la vida por todo, a veces no me gustaría ser así. Pero creo que eso te hace ser buena persona y tener la menor maldad posible. A veces parezco otra cosa, pero solo es autodefensa.

CH: ¿Qué características tiene que tener una mujer para captar tu atención?

F.T.: Muy poca cosa. Sobre todo que me haga reír y que sea inteligente. Mi problema es que tengo mucho miedo al dolor. Con mi última pareja lo pasé tan mal que creo que estoy poco receptivo con el amor y de alguna manera tengo una coraza que no me deja avanzar, pero creo que todo llegará.

CH: Quizás de regalo de cumpleaños que quedan muy pocos días para que lo celebres...

F.T.: Es verdad. Además que ya es un cumpleaños duro, ya me cuesta cumplir años, ya son 47. pero sinceramente a nivel personal estoy en la mejor época de mi vida. Me estoy centrando: voy al gimnasio, no me gusta salir de fiesta, me encanta ir a cenar con mis amigos, jugar al parchís con ellos, ir al campo... He sido el más fiestero del mundo, pero ya estoy un poco cansado, aunque de vez en cuando me doy un homenaje (risas).