Actualizado 19/01/2011 18:10

Xavi presume de mujer

Xavi Alonso y Nagore Aramburu
EUROPA PRESS

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El centrocampista del Real Madrid y su esposa, Nagore Aramburu, continúan disfrutando de su vida en la capital en compañía de sus dos hijos, los pequeños Jon y Anne. Tras más de ocho años casados, la pareja donostiarra revela algunos de los secretos de su día a día.

El matrimonio se esfuerza por permanecer con los pies en la tierra a pesar del éxito del futbolista, confiesa que no sufre el acoso de los fans y que procura que el trabajo no condicione el "hacer una vida normal", según han explicado en exclusiva para Vogue.

"Creo que lo consigo. Mi día normal puede incluir desde compartir mesa con Cristiano e Íker a algo tan cotidiano como pasear con mi mujer por Serrano o dar de desayunar a mis hijos. Yo ésto lo acepto como una parte más del juego", explica Xavi.

Al principio, los residentes del Barrio Salamanca se sorprendían al ver a los jóvenes comprando el pan o caminando por la calle, pero ahora ambos han pasado a ser, en palabras de la propia Nagore, "dos vecinos más".

Pero la pareja no siempre residió en la capital. Cuando el centrocampista fichó por el equipo blanco ubicaron su residencia en Pozuelo de Alarcón pero no funcionó. "Lo intentamos, pero los dos somos más de centro y Madrid es una ciudad maravillosa para vivir. Así que nos mudamos", aclara el futbolista.

Nagore se siente muy afortunada con su marido. "No me quejo, tengo mucha suerte, Xabi no es muy de ir a fiestas. Pasa todo el tiempo libre que tiene con nosotros. Termina un partido o un entrenamiento y viene directo a casa". Preguntada sobre el desafortunado accidente de Guti en Turquía -después de celebrar la victoria de su equipo- parte una lanza en su favor: "es un chico joven y puede divertirse, lo malo es que siempre tendrá a alguien siguiéndole. Es buen chico".

No faltan palabras buenas para el vestuario del Madrid. El jugador bromea con el hecho de aparecer en Vogue. "Cuando salió Íker Casillas le cayó alguna puyita como "dónde vas sin musculitos", "te hace falta un poco de autobronceado. Así que me iré preparando". A su juicio, Mourinho "es un crack de la comunicación. Analiza los partidos. Es duro, pero justo".

Respecto al dopaje deportivo y la 'Operación Galgo', Xabi lo tiene claro. "El fútbol está limpio. Pasamos controles cada dos por tres y uno no puede hacer tonterías", sentencia.

MUCHO MÁS QUE MAMÁ

Madre de un niño y una niña, de tres y un año, respectivamente, Nagore confiesa que el tiempo precisamente no le sobra. "Con los niños nunca sabes cuándo podrás hacer cosas", señala. Con todo, consigue encontrar ratos para continuar su formación. Recientemente terminó un curso de fotografía y ha retomado su clases de ballet clásico, disciplina que dejó durante su adolescencia.

"Es precioso, pero también muy sacrificado. Recuerdo que de niña llegué a ir a una escuela en Alemania pero no me gustó el ambiente y lo dejé. Ahora que mis hijos van creciendo, me permito volver a las andadas". Por si esto fuera poco, también afirmar estar realizando un curso a distancia en la Universidad de Deusto sobre creación de empresas y habilidades directivas. "Quién sabe, tal vez el día de mañana monte algo".

"Me atrae mucho la moda. Hace unos años trabajé con un sastre en su tienda de San Sebastián, Auzmendi. Aquello sí que era artesanía. Pero la gente comenzó a demandar firmas más de moda, del estilo Marni y Balenciaga. Y tuvo que incorporarlas", comenta.

Se trata de una pasión que la pareja comparte. El centrocampista considera que "cuando vistes, dices mucho de ti mismo". Así se confiesa "muy clásico" para la ropa, pero "sin ese punto rancio. Me gustan los detalles y mirar lo que me pongo. Me encantan los relojes y los zapatos, pero en ningún caso soy un fashion victim".

AMOR ADOLESCENTE

La pareja recuerda como se conoció. "Fue hace más de ocho años, éramos de la misma pandilla y una noche, me pidió mi móvil. Yo creí que había olvidado el suyo, pero lo quería para otra cosa: se hizo una llamada a su número para registrar el mío. Así yo también lo tendría. Al día siguiente me llamó, fuimos a cenar a un restaurante precioso en San Sebastián y después a un club de jazz donde nos encontramos con Mikel y su novia." Y así empezó una relación que ha durado hasta nuestros días.

Nagore no se arrepiente de los años vividos en Liverpool. "Fue la mejor elección que he hecho. La relación dio un paso más. Estaba trabajando en el equipo de producción del film Aupa Etxebeste!; hice las maletas, y me fui". Para Xavi jugar allí fue "algo muy especial" la conexión entre el público y el equipo. "Hasta en los momentos malos, las gradas no te silban, sino que cantan 'You'll Never Walk Alone'".

CENTROCAMPISTA DE PRIMERA

Lo que está claro es que Xavi es un perfecto modelo a seguir. Al menos deportivamente. Su trayectoria a día de hoy es impecable. Tras comenzar su carrera en primera con la Real Sociedad, club del que actualmente es accionista y socio número 6.688, saltó al Liverpool inglés, donde ganó la liga de Campeones. Y ahora, a sus 29 años, puede presumir de haber conquistado una Eurocopa y una Copa del Mundo con la selección española.

Con este palmarés muchos podrán preguntarse si no le gustaría jugar en otra posición. "Siempre he sido de centro del campo, casi desde que jugaba con mi hermano Mikel en la playa de La Concha. De niño, todo el mundo quiere ser delantero y meter muchos goles, pero yo disfruto mucho más atrás", explica.

Su infancia estuvo marcada por el fútbol aunque su madre siempre quiso que estudiaran. "Una vez suspendí un examen de lengua castellana y me castigó un mes sin jugar a fútbol", recuerda. Pero fue su padre, Periko Alonso, ex futbolista de la Real y el Barcelona, quien le inspiró su amor por el deporte rey. "De pequeño, mi padre nos llevaba al campo de entrenamiento. Como no había colegio, allí nos dejaba, en una esquina del césped".

Así que, cuando llegó el momento de explicarle al ex azulgrana su marcha al eterno rival, el Real Madrid, Xavi no tuvo más remedio que hacer de tripas corazón. "Aita, nueva generación, nuevos objetivos, nueva etapa".