Kevin Spacey finalmente libre de los cargos por agresión sexual

Publicado 18/07/2019 9:36:31CET
446248.1.644.368.20190718093631
Vídeo de la noticia

   MADRID, 18 Jul. (CHANCE) -

Tras estallar el movimiento #MeToo en 2017, Kevin Spacey, el protagonista de House of Cards, fue acusado de una presunta agresión sexual a un joven de 18 años en el 2016. Ahora, un año después, la fiscalía ha retirado los cargos contra el actor por falta de disponibilidad de la víctima.

Presuntamente, Kevin Spacey conoció al denunciante en un bar de Massachusetts y entabló una conversación. El joven, que en ese momento tenía 18 años, mintió sobre su edad alegando 23, siendo así considerado mayor de edad para los ojos de la justicia del condado y pudiendo consumir bebidas alcohólicas. El actor compró al joven a diversas copas y tras una agradable charla invitó al chico a su casa; poco después empezó a acariciar su muslo, le desabrochó los pantalones y estuvo masturbándole durante unos tres minutos.

En ese entonces, el denunciante tenía miedo de ir a la policía por haber consumido alcohol siendo menor de edad pero, a una semana de que prescribiese el supuesto delito, el joven interpuso la denuncia. Tras eso, una treintena de denuncias más fueron interpuestas contra el actor, aunque tan solo esta llegó a juicio.

EL MÓVIL, LA PIEZA CLAVE

El pasado mes de junio, Spacey alegó su inocencia en el tribunal de Massachusetts y sus abogados exigieron una copia forense "completa e inalterada" de los datos del teléfono móvil del denunciante, donde presuntamente se encontrarían las pruebas que confirmarían la inocencia del actor. Se argumentó que en el móvil se encontrarían mensajes y fotografías borradas que comprobarían que el encuentro fue un "coqueteo consensuado".

A principios de julio, el joven apuntó que había perdido el móvil en el transcurso de los juicios y se negó a declarar, exigiendo su derecho a la Quinta Enmienda, que permite la posibilidad de no ofrecer declaraciones cuando el testimonio puede ser incriminatorio para el propio denunciante. Además, el 5 de julio, el joven retiró los cargos en el juicio civil que se desarrollaba en el condado.

Finalmente, tras carecer de la prueba principal, el teléfono móvil, y poniendo el denunciante trabas para comparecer en los juicios, el tribunal de Massachusetts ha declarado la denuncia Nolle prosequi, un término que viene a significar que no se va a continuar con investigación y los juicios por falta de disponibilidad del denunciante. Se cierra así una etapa para Kevin Spacey, quien, aun habiendo sido liberado de todo cargo, tendrá que convivir el resto de su vida con una dañada reputación y una dudosa credibilidad.

Para leer más