Actualizado 13/10/2010 17:16:56 +00:00 CET

El primer accesorio para Kinect es una balsa hinchable

Balsa Game boat para Kinect
ATOMIC

MADRID, 13 Oct. (Portaltic/EP) -

Los accesorios para periféricos están muy presentes entre las novedades de la industria de los videojuegos desde que el mando de Wii se convirtió en una moda presente en millones de hogares de todo el mundo.

Tampoco se han escapado de la tendencia Playstation Move, que ya cuenta con estaciones de carga, carcasas con forma de pistola o bases para sostener la cámara en televisiones planas, ni Kinect para Xbox 360, aunque todavía no se conocían productos para este periférico.

Nos preguntábamos cuál sería el primer accesorio que acompañara a la sofisticada cámara para detectar el movimiento de la consola de Microsoft y la respuesta ha llegado antes incluso de que ésta aterrice en las tiendas (10 de noviembre en España).

Atomic Accesorios ha sido la primera compañía en anunciar un accesorio para Kinect y como era de esperar no se conecta a la cámara o a la consola sino que simplemente está pensado para que el usuario lo utilice mientras interactúa con el juego delante de la pantalla.

'Game boat' es una réplica de la balsa hinchable que utilizan los personajes de 'Kinect Adventures', uno de los títulos de lanzamiento de la cámara. El que es el primer accesorio para Kinect también es el primero de una nueva línea de Atomic denominada 'Play On'.

Tiene unas dimensiones 1,5 metros x 1,5 metros y viene acompañado de un hinchador. Atomic aún no ha anunciado fecha de salida ni precio.

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Kiko Matamoros cena en familia con sus hijos Laura y Diego, con Anita como gran ausente

  2. 2

    Paloma Cuevas, cabizbaja, prefiere no hablar de la relación de Enrique Ponce y Ana Soria

  3. 3

    Alejandro Sanz presume de las mujeres de su vida en el Festival de Cine de San Sebastián

  4. 4

    Sofía Suescun debuta en "Ya es mediodía" anunciando que será la sustituta de Anabel Pantoja en "Sola"

  5. 5

    Ana Obregón retoma una rutina marcada por la dolorosa ausencia de su hijo Aless