Actualizado 06/06/2008 12:32:54 +00:00 CET

Antonio Zabalbúru seguirá siendo el doctor Sotomayor en la decimoquinta temporada de "Hospital Central"

Antonio Zabalburu
EP

"NORMALMENTE DENTRO DEL EQUIPO TODOS ME LLAMAN JAVIER", AFIRMA EL ACTOR

El actor bilbaíno interpreta una vez más al doctor Sotomayor en la décimoquinta temporada de Hospital Central . Dice no sentirse cansado de su personaje y confiesa que no existe ningún ingrediente que le haga pensar en marcharse de la exitosa serie. Aunque Antonio Zabálburu se sienta en ocasiones más sumergido en la personalidad de su personaje que en la suya propia, asegura que nos queda Javier para rato.

Una vez más Javier Sotomayor en Hospital Central ...¿cómo veremos a tu personaje en su décimoquinta temporada dentro de la serie?

Más relación emocional con mi mujer Mónica, con amigos de ella, más historias clínicas, como no cabe duda, y un poco más de vuelta de tuerca de Javier...

¿Consideras que tu personaje lleva ya demasiado tiempo dentro de la serie o nos queda todavía mucho que ver de él?

Se pueden esperar cantidad de cosas no sólo de mi personaje sino de todos los personajes ya que cada uno de ellos nos puede llegar a sorprender... Yo creo que el personaje de Javier puede ser infinito.(Risas)

¿No llegas a sentirte a veces más Javier Sotomayor que Antonio Zabálburu?

Normalmente dentro del equipo me llaman Javier todos. Luego me piden disculpas y me dicen ¡ay, perdona, Javier no, Antonio! , se ve que debo tener ya más cara de Javier... (Risas)

Y por la calle cuando te reconocen, ¿te suele suceder lo mismo?

Por supuesto que sí, creo que ya he desaparecido como ser humano...(Risas)Se ve que mi personalidad real debe de estar en otro lugar.

Parece ser que la relación con tu mujer Mónica en la serie, interpretado por Beatriz Segura, se va a ver deteriorada por la aparición de un nuevo personaje...

La relación es muy buena, nos casamos hace ya una temporada y media, estamos muy enamorados y todo sigue bien, lo que pasa es que surgirán conflictos de pareja como es normal, pero lo importante es que existen unos buenos cimientos de base para resolverlos.

Cuando no te encuentras sumergido dentro del rodaje de la serie, ¿a qué te dedicas?

Pues mi día a día es preparar la semana, porque te dan los guiones con suficiente antelación como para tener tiempo para prepararte, y ahora mismo no estoy haciendo doblete, estos últimos años he estado haciendo teatro, pero ahora mismo me puedo dedicar al 100% a la serie.

¿No hay ningún proyecto próximo que tengas entre manos?

No, de momento sólo Hospital Central . Tenemos varias cosas entre un grupo de gente con el que suelo trabajar pero está en proceso de germinación.

¿Tu familia te ha apoyado siempre en esto?

Por supuesto, llevo ya más tiempo en esto que en EGB. Les hace mucha gracia que llegara aquí para ser actor y al final voy a terminar siendo médico...

¿Consideras que tu papel de médico forma ya parte de tu personalidad?

Es evidente que sí. Son ya muchos años dedicados a lo mismo, pero esto no quita que tienes que estar siempre preparando las secuencias bien, porque una cosa es que sepas cómo funciona tu personaje, pero hay que seguir trabajando y el día a día es fundamental, no te puedes quedar dormido en los laureles porque sino te comes a ti mismo.

¿No te gustaría un cambio?¿Hacer algo diferente?

He tenido la oportunidad de estar trabajando en teatro, interpretando a otros personajes también, pero es que hasta la fecha mi personaje no me aburre porque si no me iría. Siempre me proporcionan buenas tramas, tengo compañeros buenísimos... No hay ningún ingrediente que me haga pensar en marcharme.

¿Es cómo si formarais una gran familia?

Trabajar con un equipo como este la verdad es que es algo envidiable. Y cuando uno esta con el ánimo bajo, le pone las pilas el otro, y sino a la inversa.

¿Qué opinas de las nuevas incorporaciones de esta temporada?

Pues está Pedro Casablanc, que es una enorme motivación, sobre todo cuando compartes secuencias con él. Con Fran Perea no he tenido la suerte de tener en realidad mucha trama con él. Con el que sí coincido más es con David Andrade, que anteriormente era uno de los especialistas en la serie, de hecho me doblaba a mí cuando me tenían que dar un par de tortas. Y luego está Juana Acosta, que es una actriz estupenda. Con todos estos buenos actores, seguro que la serie va a ir a mejor.

¿Y se echa de menos al doctor Vilches?

Se le echa muchísimo de menos. Fue mi mentor y es también mi amigo, es una figura que se echa en falta dentro del hospital.

¿Por qué decidiste ser actor?

Pues realmente no lo sé. Yo creo que por seguir jugando. Esto es un juego en el que empiezas y te engancha, y si encima de ello te pagan...(Risas)

¿Te queda algún sueño por cumplir?

Todavía hay muchos sueños por cumplir... Pero creo que un sueño en especial sería mantenerse en lo que uno quiere y ,además, en mi caso, si puedes vivir de ello y compartirlo con amigos, pues parece que ese sueño está mucho más cerca de cumplirse de lo que esperaba. Disfruto mucho con mi trabajo y espero que los proyectos que sigan viniendo sigan siendo igual de apetecibles.

¿Sueles dar consejos a los nuevos actores que se van incorporando?

Yo no soy de dar consejos. No creo que necesiten ningún consejo, todos ellos son muy profesionales, tienen las cosas muy claras.

¿Estás aprendido mucho de medicina?

Se te van quedando muchas cosas pero realmente de los que más aprendes son de las relaciones personales con los pacientes antes que de la propia técnica. Retengo más las personas que han pasado por aquí que las propias enfermedades.

- ¿Tienes alguna anécdota que te haya pasado en un hospital?

- Si (Ríe). Me han llegado a decir en una clínica opérate tú (Risas) o estar esperando y escuchar como un paciente le dice a su médico: Quiero que me opere él, que ya le conozco , señalándome a mi.

- Cuando se dan este tipo de situaciones, ¿te sientes cómodo?

Es muy agradable que te feliciten y te reconozcan de esa manera, es una manera de valorar tu trabajo. Luego hay maneras y formas de hacerlo, ahí está la impertinencia de las personas y la tara de la profesión. Hay gente que te entra de una manera muy bestia. Tienden a no verte, aunque estés al lado suyo ellos ven el holograma que ven en su casa y creen que pueden hablar y no les estás escuchando. Dicen cosas que pueden hacerte daño, pero la verdad es que no son muchos los que actúan así.

¿Eres feliz con lo que haces?

Creo que eso lo puedes contestar tú misma...