Actualizado 08/02/2007 12:55 CET

DANIEL ZUERAS, UN"OSITO DE PELUCHE" DE "OPERACIÓN TRIUNFO" ATREVIDO

EL ZARAGOZANO SE CLASIFICÓ EN EL SEGUNDO PUESTO DEL CONCURSO

El osito de peluche sin morbo parece que gusta más a la audiencia de lo que Risto Mejide Piensa. El zaragozano Daniel Zueras tiene veinticinco años, es tierno, reservado, prudente y sensible, pero además pone todo su empeño en la música.

Es hijo de un agente comercial y una cocinera, ha estudiado solfeo y piano y actualmente está matriculado en cuarto curso de Historia del Arte. Ha trabajado como camarero los fines de semana en un cine. La música es su verdadera vocación y su sueño, cantar junto a su ídolo, Mariah Carey.

¿Cómo llevas lo de ser el osito de peluche ?

La verdad es que es algo a lo que no le doy a penas importancia. A quien le guste, bien, y a quien no, pues nada. No creo que sea algo que me haya perjudicado o beneficiado.

¿Te sientes identificado con ese osito de peluche sin morbo que dijo Risto?

Hombre, yo conozco a mucha gente que te podría decir lo contrario (risas). Yo soy una persona muy cariñosa y muy afectiva. Pero ya está.

Si te encontraras ahora a Risto, qué le darías ¿un par de besos o un par de tortas?

¡Un par de besos! De hecho en la fiesta no le pude conocer y me encantaría poderlo conocer personalmente. Me encantaría.

¿Qué tipo de disco te gustaría hacer?

Antes de entrar en Operación Triunfo había intentado meterme en este mundo por la vía tradicional, mandando mis maquetas, mis temas, con músicos de Madrid.

¿Compones tus canciones?

Yo directamente no compongo pero trabajo con músicos con los que he desarrollado ideas, y espero tener la posibilidad de utilizar esos temas para un disco.

¿Seguirás en la tónica de baladas?

La verdad es que eso ha sido más en el programa. Las primeras semanas canté más temas movidos y sin embargo luego di un giro a temas románticos y lentos.

¿Con quién te gustaría cantar una canción?

Con Mariah Carey, Cristina Aguilera, o alguna de estas grandes voces con las que yo he aprendido a cantar.

¿Con Saray?

Con Saray me encantaría, ¡espero hacerlo!

La relación entre Saray y tú ha sido muy estrecha...

Sí, ha sido y es muy bonita. Ayer estuve hablando por teléfono con ella durante tres cuartos de hora.

¿La echas de menos?

Sí, tengo muchas ganas de verla. Espero empezar la gira con ella también y cantar juntos.

MUY CERCA DE SARAY

¿Te sorprendió que se fuera?

(Suspira) Creo que sorprenderme del todo no, porque íbamos viendo que los vídeos que le ponían en la gala siempre eran negativos hacia ella y de alguna manera yo creo que eso le perjudicó bastante. Por eso, si salía eliminada nominada en el duelo tendría más posibilidades de irse. Pero yo no quería que se fuera. De hecho, me hubiese gustado que estuviese en la final conmigo.

¿Crees que el programa tiene algún tipo de influencia para que gane uno o expulsen a otro?

La verdad es que no sé de qué dependen las cosas, pero está claro que Saray no solamente estaba llorando durante el día, de hecho todos los días siempre nos estábamos riendo, con bromas...

Quizá es porque Saray era más insegura...

Yo creo que lo exteriorizaba más, pero todos teníamos inseguridades. A lo mejor yo lo controlaba más, pero cuando llegaba a las habitaciones he llorado y he necesitado abrazos, conversaciones...

¿Has llorado mucho?

Alguna vez, sí.

En tu cumpleaños lo vimos...

Sí, pero ahí fue de alegría...

¿Ha habido alguna rivalidad dentro?

No, nada. Yo especialmente he estado muy cerca de Saray, y con el resto me he llevado muy bien desde el primer momento. Al principio estaba un poco contenido porque decía a ver con qué gente me meten aquí. Pero luego fue todo muy normal.

¿Te han hecho alguna propuesta de trabajo?

De momento nada...

¿Ni el himno de la Expo 2008?

Bueno, sería un honor cantar a la Expo de Zaragoza. Pero de momento no sé nada, el único proyecto que hay es la gira.

¿Qué es lo que más te preocupa ahora mismo?

Tener el control sobre mi vida. Por trabajo, si es necesario cambiaré de ciudad, pero si me puedo quedar en Zaragoza, me quedaré.

¿Te da miedo que tu vida se ponga a disposición del público?

Sí, me da un poco de miedo. De hecho, por eso decía que me gustaría llevar el control de esas cosas.

¿Qué acogida has tenido en Zaragoza?

Buenísima. Mis padres se ocuparon de que todo fuera muy discreto para que estuviera tranquilo, porque sabía que iba a tener poco tiempo para descansar. Solo pasé una noche.

Hace unos días, el alcalde de tu ciudad le puso el nombre de Penélope Cruz a un lago, a lo mejor ahora pone tu nombre a un río...

(Risas) Sería un honor, pero lo que sé de mi alcalde es que va a organizar una recepción en su despacho y estoy esperando para saber fecha.