Actualizado 04/05/2007 20:56 CET

Javier Sardá regresa a la televisión con "Dutifrí", un programa muy particular sobre viajes

El jefe de una tribu del Amazonas, un antiguo jefe de la policía del Bronx de Nueva York, un criador de halcones de Dubai y el peculiar Padre Colino en el Vaticano... Todos ellos han confiado su historia personal a Javier Sardá al tiempo que le guiaban por los lugares más interesantes de sus respectivos países de residencia, conformando una serie de viajes únicos que constituyen la esencia de Dutifrí , un programa televisivo de marcado espíritu aventurero que estreno Telecinco el pasado domingo 6 de mayo a las 21:30 horas.

Solo o acompañado por algún personaje conocido, como Esperanza Pedreño (Cañizares en Camera Cafe ), Alessandro Lequio o Loles León, entre otros, el presentador recorrerá el mundo para descubrir los lugares más recónditos de la orbe.

De esta manera, Javier Sardá dará a conocer su lado más humano en el transcurso de las conversaciones que mantendrá en cada uno de sus destinos con españoles que un día dejaron su país para afincarse en el extranjero o con los nativos de habla hispana que encuentre a su paso.

Dutrifrí supone el regreso del presentador a la televisión con un espacio de autor tras dos años de ausencia, desde que concluyera Crónicas Marcianas

- ¿Cuál es la principal diferencia de este programa de viajes de otros de su mismo género?

- Que en este nos metemos en la vida de los personajes, desde empresarios hasta gente que se va de luna de miel. Incluso había momentos en los que me gustaba imaginar cómo sería yo en cada país. Por ejemplo, cuando fui al Vaticano me imaginaba a mí de sacerdote.

- Y en las tribus que has visitado, ¿también te imaginabas como uno más?

- Sí, de hecho yo siempre he sentido vergüenza de comportarme en otros países como un turista, y hacer determinadas fotos. Por eso, cuando visité a una tribu del Amazonas, en vez de hacerles unas fotos pedí ponerme al otro lado, con ellos, y bailar junto a aquella gente.

- ¿Qué personaje de todos los que has conocido en estos viajes te ha impactado más?

- Filipinas siempre me ha interesado por su historia convulsa. Además, allí conocí a Nando Vázquez, de 73 años, aunque parecía más joven. Me contó que a los tres días de que terminase la Segunda Guerra Mundial, vio como en una escuela regentada por alemanes mataban a su padre, a su madre, a sus dos hermanos y a él lo acuchillaban. Por conocer a gente así, merece la pena viajar, porque a mí el factor humano me interesa mucho más.

- ¿Te ha acompañado tu mujer en estos viajes?

- No en todos, pero he viajado con ella en bastantes de los programas.

- Después de este programa, ¿ha cambiado tu concepción de lo que es viajar?

- No ha cambiado. Hay que destacar que en este viaje he cumplido cuarenta y nueve años, y ha sido complicado, sobre todo para encontrar un vestuario adecuado a esa edad (risas). Tus prejuicios a partir de determinada edad se convierten en juicios.

- ¿Volverás a las noches de la pequeña pantalla?

- Lo que yo quiero ser de mayor es tertuliano (risas).