Actualizado 08/02/2007 13:15 CET

José Corbacho, el gran triunfador de la ceremonia de los premios Goya

EL GANADOR DEL GOYA AL MEJOR DIRECTOR NOVEL 2006 HIZO GALA DE SUS YA FAMOSOS TRAJES ESTRAMBÓTICOS COMO MAESTRO DE CEREMONIAS DE LA XXI EDICIÓN DE LOS PREMIOS

Es una de las estrellas mediáticas de este siglo XXI, José Corbacho se dejó la piel sobre los escenarios con La Cubana pero el reconocimiento popular no llegó hasta que se introdujo en la pequeña pantalla con la productora El Terrat. Ahora a sus cuarenta y un años este cómico catalán es conocido no sólo por presentar Homo Zapping y ser uno de los rostros más populares de Buenafuente sino también por haber recibido el Goya al mejor director novel por su primer largometraje, Tapas . Se atreve con todo y de todo sale airoso, el histriónico humorista además de haber presentado la vigésimo primera gala de los Premios Goya, acaba de terminar el guión de su segunda película, un largometraje que llevará por titulo Cobardes y sorprenderá con una seriedad inusitada para la pareja de guionistas que forma el actor y su fiel colaborador Juan Cruz.

Aunque en la televisión muestre su lado más desenfadado y cómico, José Corbacho tiene una faceta mucho más responsable en la vida real. El actor y productor se desenvuelve con soltura en su labor de padre, una tarea que inició hace un año. Por entonces se encontraba casado con la también actriz Ana Barrachina, miembro como él de la compañía La Cubana cuando se conocieron. Junto a ella adoptó hace unos meses a un precioso niño etíope de casi tres años, una experiencia que a Corbacho le ha cambiado por completo la vida.

-Lo último que has hecho es presentar la gala de los Goya, ¿hay algo con lo que no te atrevas?

-Con muchas cosas, se le da demasiada importancia a esto de los Premios Goya, no es más que una gala, se entregan los premios y a casa a seguir trabajando. No me atrevería nunca con cosas negativas, jamás abanderaría causas con las que no estuviese de acuerdo. Con todo lo demás hay que atreverse siempre con sentido del humor y cierta humildad.

-¿Qué proyectos tienes?

-Empezar la nueva temporada de Homo zapping News , dejamos de hacer los diez minutos diarios para recuperar los cuarenta y cinco minutos a la semana con los que empezamos. Si todo va bien en junio o julio Juan Cruz y yo empezaremos a rodar nuestra próxima película.

-¿Puedes adelantarnos algo de ella?

-Se titulará Cobardes y a pesar de lo mucho que defiendo el humor en ella va a haber cero. Es una historia sobre el acoso escolar que trata los miedos de todos. Nos ha salido un guión muy duro, fue hecho por encargo y en un principio no pensábamos dirigirlo pero luego hemos sido incapaces de no hacerlo. El reparto es una gran quiniela aún, los actores que se han leído el guión están encantados, eso es una buena base para empezar una película.

-¿Va a sorprender tanto como lo hizo Tapas ?

-Sí, al final acabaremos igual. Incluso la gente que vio Tapas quedará sorprendida pero esto es así, al final siempre acabas contando lo que te apetece, sin pensar nada más.

TRAJES PERSONALIZADOS

-¿Intenta el cine español emular al norteamericano?

-La ventaja o desventaja del cine es que en todo el mundo se hace, cada vez se van unificando más los criterios de unos países y otros. Hay puntos de unión con estados Unidos pero también muchas diferencias. Las galas de entrega de premios se parecerán unas a otras siempre, aunque no sea algo buscado.

-¿Encajas bien las críticas?

-Sí, al final quiera o no quiera convivo con ellas. No soy amigo de los críticos, ellos lo saben y siempre lo repito. Cada uno debe tener su propio crítico dentro. Nunca trabajo con la premisa de gustar a crítica o al público, sólo hago lo que me gusta y luego encuentro gente con la que conectan mis gustos. No podría trabajar en algo sin sentirme cómodo. Al final lo que verdaderamente me importa es la opinión de la gente de mi entorno, esas son las críticas que más me afectan.

-¿Cómo está tu hijo?

-Impresionante, es muy guapo y va a romper muchos corazones. Es lo mejor de mi vida, me hace mucha gracia. Los niños son verdaderos humoristas.

-¿Quién te hace los trajes?

-Los primeros trajes espectaculares que empecé a sacar en el programa de Buenafuente eran de unos noruegos pero les perdimos la pista y ahora ya lo que hacemos es buscar los estampados que nos gustan y nos los hacemos directamente nosotros.

-¿Fue tuya la idea de personalizarlos?

-Los trajes me gustaban y cuando lo comenté con la gente de vestuario quedaron todos encantados. Es difícil encontrar a alguien que quiera ponerse lo que yo me pongo así que todos tan contentos.

-¿Te paran mucho por la calle?

-Sí, lo mejor es cuando te cruzas con alguien y te sonríe o se va riendo, eso me encanta. También te paran cuando no les gusta algo pero esta profesión es así. Ojalá pudiera yo decirle al director del banco que no me gusta la hipoteca que tengo.

-¿Tenías algún favorito entre los nominados?

-Con Pedro Almodóvar no soy nada objetivo porque me encanta, Volver ha sido una de las películas que más me ha impactado. También me gustó Salvador y El laberinto del fauno me emocionó muchísimo. Este año la academia ha coincidido con el público, las nominadas fueron también las más vistas y eso es bueno.

-¿Alejaros del humor ha sido algo buscado?

-No, nos pusimos a trabajar en el tema que nos propusieron y nos atrapó. Hemos hecho un gran trabajo de campo hablando con alumnos y asociaciones de padres.

-¿Tienes dificultades para que te tomen en serio?

-Sí, en mi vida diaria sí. Hay que conocerme. Lo mejor es no plantearse nada acerca de lo que los demás piensan de ti.