Actualizado 01/10/2008 22:29:01 +00:00 CET

Leonardo DiCaprio no quiere sentar la cabeza

Foto de la Noticia
Foto: Reuters + Ampliar




   LOS ANGELES, (OTR/PRESS)

Leonardo DiCaprio acaba de cumplir los 33 pero no cree que se le esté pasando el arroz como muchos dicen. Pasada ya la treintena ha cambiado su discurso de, 'creo en el matrimonio y en la familia' por el de "ahora quiero disfrutar de la vida". Al menos esas son las declaraciones que ha realizado en una entrevista en la que confiesa que su mayor deseo en este momento es dedicarse a su carrera y a sí mismo, sin la necesidad de preocuparse por tener que cuidar a una familia.

   "Sé que me contradigo en todo lo que he dicho a lo largo de mi vida", reconoce DiCaprio a la revista 'Parade' en unas declaraciones recogidas por otr/press, en las que asegura que esta etapa en la vida ya se le ha pasado y ahora mira el futuro con otros ojos. Así, señala, que cuado hace años soñaba con el amor verdadero "y con las flechas de cupido" todo era provocado por la "ignorancia de la juventud". "¿Cuándo dije esto?, ¿hace tres o cuatro años?, crecemos muy rápido ¿eh?" bromea durante el reportaje confesando que ahora su opinión es bien distinta. "Definitivamente siento actualmente una necesidad de hacer mi vida y centrarme en mi carrera", puntualizó.

   Los medios de comunicación estadounidenses aseguran que este cambio de actitud se debe a su reciente ruptura con la modelo israelí Bar Rafaelli. Durante tres años su noviazgo ha estado protagonizado por idas y venidas por parte de ambos, por lo que, explican sus amigos, el corazón del protagonista de 'La Playa' se ha resentido, porque estaba muy enamorado de ella. Sin embargo, otros allegados señalan a 'People' que el problema de esta relación entre DiCaprio y Rafaelli, es que ella, de tan sólo 22 años, sólo quería disfrutar, mientras el actor necesitaba a su edad algo de estabilidad emocional, e incluso se hablaba de que él quería hijos. Aunque ahora parece que esta versión no concuerda.

   AMA SU PROFESIÓN

   Durante la entrevista, el intérprete de 'Diario de un rebelde' explica que está enamorado de su profesión ya que se trata de algo que eligió él por vocación. "Mis padres nunca intentaron dirigirme hacia una dirección. Quise ser un actor" y eso es lo que hizo. pero, señala que nunca pensó "que sería una posibilidad verdadera". "Pensé que acabaría como biólogo marino, porque la naturaleza y la evolución me fascinan", sin embargo finalmente decidió hacer caso a su corazón siguiendo el camino de la interpretación porque "era amor de verdad".

   Su carrera comenzó cuando apenas era un adolescente, en un mundo que puede llegar a quemarte. En este sentido, el actor comentó que espera no convertirse nunca en una persona "cínica". "Creo que hay que tener una energía joven, mantener el entusiasmo y el optimismo en la vida. Hay mucho quiero hacer", concluye.