Actualizado 04/05/2007 19:46 CET

Malena Alterio vuelve a deleitar a su público con las nuevas aventuras de otra alocada comunidad de vecinos

"TODOS LOS DÍAS EN EL RODAJE SE ME ESCAPA UNA LÁGRIMA POR LA AUSENCIA DE FERNANDO"

A través de su mirada y de su pausada forma de hablar, esta actriz transmite tranquilidad y confianza. Malena Alterio, hija de Héctor Alterio y hermana de Ernesto, lleva el arte de la interpretación en sus venas. A pesar de su confesada timidez, logra hacer de cada personaje al que da vida un papel totalmente distinto a los demás. Y eso es lo que ha conseguido con Cristina Aguilera, el papel que interpreta en La que se avecina , la serie de Telecinco que sigue los pasos de Aquí no hay quien viva .

¿Cómo es tu personaje en La que se avecina ?

Cristina es una muchacha con la vida muy organizada, se compra un piso y de repente su novio la deja, y la deja con el marrón del piso que no puede pagar, y con un ataque de epna, de angustia y de desesperación enormes. En el rpimer capítulo se relata cómo esta muchacha sale de esa depresión tan horrorosa y empieza a vivir de una manera muy distinta a la que estaba acostumbrada. Se tiene que conseguir un compañero de piso, y le recomiendan uno que parece un chico muy guapo, por lo que Cristina piensa que así se olvidará de su ex, y cuando aparece por la puerta es un mariconazo tremendo. Ellos dos van a tener una relación de amigos. Él es como su Pepito Grillo, o más bien su consejero diabólico, porque mete a Cristina en unos líos bárbaros.

¿Por qué se llama Cristina Aguilera?

Pregúntaselo a los guionistas (sonríe). Vamos a jugar durante unos capítulos con la coña de que se llama Cristina Aguilera y todo el mundo le dice: Ah, como la cantante . Y ella está harta de que le digan eso.

¿En qué se diferencia Cristina de la antigua Belén de ¡Aquí no hay quién viva! ?

Ya no soy tan zarrapastrosa como lo era la pobre Belén. Cristina es más clásica vistiendo, es más tranquila y más avanzada, pero también la sacan de sus casillas de vez en cuando. La diferencia más clara y más obvia es que no está Emilio. Al principio estará de luto sentimental tras haber sido abandonada, pero poco a poco y aunque le cueste, se tendrá que incorporar a la dinámica del ligoteo.

¿Por qué has apostado por esta serie?

La verdad es que no dije que sí con los ojos cerrados, tuve que hacer una digestión de lo que se estaba aconteciendo. Nunca sabes si lo que te cuentan es verdad y debes valorar todo lo que tienes. No fue un sí incondicional, pero al final decidí apostar por ella.

¿Han cambiado las condiciones laborales?

Sí, ahora estamos mucho más tranquilos y esperamos que siga así. Lo anterior era una locura.

¿Estás echando mucho de menos a Fernando Tejero?

Todos los días en el rodaje se me escapa una lágrima por la ausencia de Fernando. Se nota mucho su falta, sobre todo en la convivencia diaria dentro del plató, pero lo tengo como amigo y espero volver a coincidir con él en otras cosas.

¿Crees que se repetirá el éxito de ¡Aquí no hay quien viva! ?

No lo sé, un éxito como el de ¡Aquí no hay quien viva! es absolutamente irrepetible. En aquella serie se alinearon los astros para hacer coincidir toda una serie de cosas y conseguir lo que conseguimos. Estoy segura de que va a ir bien, repetir aquel éxito es muy difícil, pero quién sabe...

"SOY TÍMIDA POR NATURALEZA. ME GUSTARÍA DESAPARECER EN DETERMINADOS MOMENTOS"

¿Qué otros proyectos tienes?

Terminé de hacer una película en noviembre y diciembre. Son dos proyectros que se van a estrenar, pero al año que viene.

¿Cuánto ha llovido desde que hiciste El palo , tu primera película?

La primera que hice fue Cásate conmigo Maribel , lo que pasa que se estrenó después. Ha llovido bastante, se ven las cosas de otra manera.

¿Qué es lo que ha cambiado en tu vida desde entonces?

Yo creo que he ido poco a poco, no ha sido de golpe. Es cierto que todo el éxito de la televisión te cambia bastante y eso genera más trabajo, que está muy bien, pero como ha sido poco a poco y de una manera tan natural no ha supuesto un trauma. No cambiaría nada. Obviamente, la manera de ver las cosas de la profesión, ciertas idealizaciones, luego se convierten en cotidianas y dejan de ser idealizaciones.

A pesar del éxito que tienes se te ve con los pies en la tierra...

Bueno, trato de no creerme nada de lo que me dicen alrededor, ni lo bueno ni lo malo. Está bien que uno reciba halagos, que lo reconozcan por la calle, pero si hay algo que trato de rescatar de la actitud de mi padre frente a la profesión es ocuparme de lo que me tengo que ocupar, que es mi trabajo, son mis personajes, mis proyectos, lo que tiene que ver con mi profesión. Y todo lo que hay alrededor lo intento relativizar y no creerme nada, porque hoy tengo mucho trabajo, pero mañana no sé donde voy a estar.

Viniendo de una saga de actores, ¿qué os aconsejais unos a otros?

No nos enseñamos nada. Obviamente uno se mimetiza o adquiere el aprendizaje que ha visto en su familia, en su casa. Yo he aprendido de ellos a no creerme nada, que esta es una profesión muy dura, y que hay que tratar de ser buenas personas.

¿Qué es lo más curioso que te han dicho por la calle?

De todo... La gente dice lo que piensa, no se corta. Hay gente que me dice: Ay, pero si habla igual , y se quedan sorprendidos. O dicen que soy más fea, más guapa, más lista, más tonta, más alta, más baja, más gorda, más flaca... y todo eso lo voy oyendo a medida que voy caminando.

¿Cómo eres cuando no estás sobre un escenario o delante de una cámara?

Soy bastante simple, la verdad. Me gusta pasear, ir al cine, tener mis momentos de soledad, me gusta mucho reírme, estar con la gente pero también sola, soy muy tímida...

¿Realmente eres tímida o lo dices por seguir el mito de que un actor ha de serlo?

Sí, sí, soy tímida, también depende de la época del año que me pilles, de mis circunstancias o de lo que me esté pasando. Pero yo soy tímida por naturaleza. Me gustaría desaparecer en determinados momentos.