Actualizado 23/07/2008 18:48:17 +00:00 CET

Miguel Ángel Moratinos asegura que el Gobierno no va a recortar el gasto en cooperación "en ninguna situación de crisis"

Miguel Ángel Moratinos
EP

EXPLICÓ QUE LA INTENCIÓN DEL EJECUTIVO ES "MOVILIZAR A LA SOCIEDAD CIVIL, LAS EMPRESAS Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN"

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, aseguró hoy que el Gobierno no va a recortar el gasto público en políticas de cooperación internacional "en ninguna situación de crisis, mientras un partido de derechas, quizá, lo haría", y destacó que continuará manteniendo dentro de sus prioridades la lucha por la paz y la seguridad, así como contra la pobreza y el hambre.

En el curso titulado 'La fuerza interior de la política exterior: hasta dónde es posible el consenso' dentro de los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos, Moratinos afirmó que "un gobierno progresista tiene que preocuparse de la pobreza en el Tercer Mundo porque si logramos el desarrollo y la erradicación de la pobreza, nuestra garantía de inversión será mayor".

En este sentido, hizo hincapié en el compromiso del Gobierno con la "gobernanza mundial" y con una visión de futuro en el desarrollo. "España tiene que enfrentarse con la paz y la seguridad, con la seguridad energética, el impacto en relación con el cambio climático, los retos de la diferencia entre los mundos occidental y oriental", añadió.

Para todo ello, el ministro puso de manifiesto la importancia de que exista un consenso entre los partidos en lo que respecta a política exterior, un consenso que, según señaló, no será "en todos los aspectos", pero que debe alcanzarse en el plano general. En su opinión, para que exista esta posición común "hace falta que quede reflejada la mayor expresión democrática", y es que si los ciudadanos han votado a una determinada fuerza política, ésta no cambiará sus objetivos para lograr el mayor consenso, sino que son los demás partidos los que deben apoyarla.

No obstante, el ministro auguró que esta legislatura ha comenzado con "una actitud más favorable", ya que consideró que todos los partidos han dado una respuesta positiva a la propuesta del Gobierno de crear un decálogo en el que introducir los grandes temas de política internacional que más preocupan y que "nos van a afectar a todos".

Moratinos también subrayó que, para el Gobierno español, es mucho más importante la "influencia" que el "poder" en materia de política exterior, ya que la primera "permite llevar a cabo acciones y responsabilidades que el unilateralismo de algunos políticos no ha dado resultado".

Así pues, nombró con los adjetivos de "ciudadana, humanitaria y preventiva" las líneas que regirán la diplomacia del Gobierno español, tal y como, según señaló, se vino haciendo en la pasada legislatura. En primer lugar, explicó que la intención del Ejecutivo es "movilizar a la sociedad civil, las empresas y los medios de comunicación" con diálogo y responsabilidad. Asimismo, volvió a reivindicar el compromiso del Gobierno con la lucha contra la pobreza y, por último, subrayó la importancia de la "reducción de la incertidumbre para responder a los retos y desafíos".