Actualizado 08/02/2007 13:29 CET

La nueva vida de Malena Alterio sin Fernando Tejero en la pequeña pantalla

LA ACTRIZ GRABA LOS PRIMEROS CAPÍTULOS DE "LA QUE SE AVECINA", LA NUEVA SERIE QUE PREPARA TELECINCO

Malena Alterio tuvo la primera oportunidad de ponerse delante de las cámaras a los veinticuatros años con Hermanas , mas tarde contaron con ella para El comisario pero el salto a la fama lo ha conseguido con su magistral interpretación de Belén López Vázquez en la serie ¡Aquí no hay quién viva! , hasta entonces pocos sabían del talento interpretativo de la pequeña de los Alterio. Ahora no puede salir a la calle sin que la reconozcan, la actriz ha comenzado el año con cuatro largometrajes sobre sus espaldas: la recién estrenada Casualday , Miguel y William , La Torre de Suso y Dias de cine , donde comparte escena con su gran amigo y antiguo compañero Fernando Tejero.

Malena acaba de cumplir treinta y dos años, está buscando un piso en Madrid y afirma tenerlo tan difícil como los personajes de La que se avecina , ese moderno edificio de Telecinco que ha seducido a los vecinos de la calle desengaño 21 para que hagan la mudanza sin pensarlo dos veces.

-Háblanos de tu personaje en Casualday ...

-Interpreto a Beatriz, una chica muy responsable que lleva tres años trabajando en la empresa y ha ido poco a poco cumpliendo con todos los requisitos. Le invitan a participar en el Casualday que organiza la empresa, un fin de semana de recreo con los compañeros para limar asperezas y crear buen ambiente buscando conseguir incrementar la productividad. Está muy contenta con la iniciativa hasta que al minuto de dejar la maleta su jefe le comunica el despido.

-¿Cómo afrontarías una iniciativa de este tipo?

-Con mucho escepticismo, la iniciativa no es mala y puede llegar a ser interesante pero me huele a hipocresía. Nada es para nosotros, el objetivo siempre es que rindamos más y le demos más dinero a ganar a la empresa. Aún así, no me importaría ir, igual es divertido.

-¿Has trabajado alguna vez como asalariada?

-Sí, además del clásico trabajo como camarera he tenido que hacer mucha animación en bodas, bautizos y comuniones. Lo que no he hecho nunca es trabajar en una oficina.

ECHA DE MENOS A SU COMPAÑERO

¿Serías capaz de trabajar en una oficina?

-Creo que no, eso de tener una vida tan estructurada me da cierto miedo. Me gusta cambiar y eso de levantarte todos los días a la misma hora, ir siempre al mismo sitio y ver las mismas caras me da cierto pavor.

-¿Qué te animó a firmar con el mismo equipo de ¡Aquí no hay quién viva! ?

-Que a pesar de lo duras que han sido las condiciones de trabajo estos tres años hay algo especial que nos mantiene unidos, tenemos muy buen ambiente de trabajo y disfrutamos mucho juntos.

-¿Cambiarán vuestras condiciones laborales en La que se avecina ?

-Espero y deseo que así sea, seguramente sí porque aquel no era un sistema normal, fue en problema de las circunstancias y había que solventarlo sí o sí.

-La nueva serie habla del problema de la vivienda, ¿te sientes identificada?

-Sí, lo estoy sufriendo en carne propia. Busco piso y no encuentro nada, todo está carísimo. En el centro está a millón de pesetas el metro cuadrado y todo lo que puedo comprar es una basura.

-¿Echas de menos a Fernando Tejero?

-Tengo una heridita en mi corazón pero espero coincidir mucho con él en futuros trabajos. Cada uno sabe muy bien lo que tiene y lo que no tiene, es una cuestión muy personal y me parece fenomenal que lo haya decidido así. Saturarse de trabajo porque quizá mañana no te vuelvan a llamar tiene su limite, si por hacerlo todo nos vamos a angustiar no merece la pena.

-¿Cómo eres cuando no estás sobre un escenario o delante de una cámara?

-Me gusta pasear e ir al cine. Disfruto mucho estando con la gente pero también necesito tener mis momentos de soledad, soy muy tímida.

-¿Qué proyectos tienes?

-Lo más inmediato es grabar La que se avecina . Cuatro estrenos este año y muchas cosas en el aire con las que podría compaginar la serie este año pero de momento no tengo nada seguro.