Rodolfo Sancho habla sobre su polémico papel de cura en "La señora"

El actor encarna a un sacerdote en "La señora".
EP
Actualizado 08/05/2008 2:04:46 CET

SE METE EN LA PIEL DE UN JOVEN SACERDOTE CON UNA FUERTE LUCHA INTERIOR ENTRE LA FE Y EL AMOR

Tras el tropiezo de su último trabajo televisivo, M.I.R , Rodolfo Sancho no se ha venido abajo, sino todo lo contrario. Más ilusionado y con fuerzas que nunca el hijo de Sancho Gracia se enfunda en una sotana y se convierte en Ángel, un joven sacerdote de clase humilde que se enamora perdidamente de Victoria, La señora . Ése es el nombre con el que TVE ha bautizado a su gran apuesta del 2008, una serie de época que nos muestra las extremas diferencias sociales que se vivían en la década de los años veinte, todo ello contado a través de una prohibida pero emotiva historia de amor.

Rodolfo afirma sentirse raro dentro de una sotana pero, por el contrario, muy cómodo al trabajar junto a la joven Adriana Ugarte. Una pareja con mucha química en la ficción, y que con su complicada historia de amor seguro que darán mucho que hablar.

- Rodolfo, te pones la sotana en este último trabajo. Descríbenos un poco a Ángel, tu personaje.

- Es un chico de clase humilde, de familia de mineros. Tiene muchísima influencia religiosa por parte de su madre. Tendrá un temprano amor con Victoria, de una clase social muy diferente a la suya. Tiene una clara vocación espiritual, lo cual hace que tenga un gran conflicto entre la fe y el amor de Victoria.

- ¿Cómo te has preparado el personaje?

- Documentándome mucho sobre las formas religiosas. Sobre todo una documentación histórica. También he tenido que volver a estudiar alguna cosilla de religión. Sé decir el padre nuestro en latín y todo (ríe).

- ¿Qué fue lo que te convenció para hacer este personaje?

- Este papel es un caramelo. Es un personaje muy complicado de interpretar, que reconozco que me ha costado encontrarle el punto, y eso siempre es bonito para un actor. Mi personaje está, según aquella época, en pecado mortal porque es un cura enamorado de una señora... Los curas creen que te quemas eternamente en el infierno. Para entender eso... (resopla) No tiene que ver con la razón sino con un sentimiento. El poder llegar a entender eso ha sido muy complicado.

- ¿Vas a ser una especie de pájaro espino ?

- Es muy distinto. Richard Chamberlain quería más a Dios, y Ángel, mi personaje, quiere más a Victoria.

- ¿Tienes ganas de que tu personaje levante ampollas?

- Siempre es positivo para la serie... (sonríe)

- ¿Pero la opinión que pueda tener la iglesia al respecto no te afectaría?

- A mi me da lo mismo. Todo el mundo puede tener su opinión. Sí es verdad que el ver a un cura besando a una mujer sigue siendo súper 'heavy' (ríe), pero no me preocupa en absoluto lo que puedan decir.

- ¿Cómo te sientes metido en una sotana?

- Me siento un poco raro (ríe). El personaje también se siente extraño dentro de ella.

- ¿Qué va a suponer para tu carrera este papel?

- Eso nunca se sabe. Yo lo vivo como un paso más. Siempre estoy concentrado en el presente, en mi personaje actual, sin pensar lo que me traerá en un futuro.

"BESAR A ADRIANA UGARTE ME HA GUSTADO MUCHO"

- Tu compañera Adriana Ugarte ha declarado que le ha gustado la experiencia de besar a un cura...

- (Ríe) Yo no sé cómo es besar a un cura... Pero besar a Adriana me ha gustado mucho.

- ¿Cómo es Adriana como compañera?

- Maravillosa. Hemos congeniado muy bien. Hay mucha química y podemos zambullirnos en las secuencias sin mucho problema.

- Ella es más joven, acaba de empezar su carrera como actriz. ¿Le has dado algún consejo?

- Puede ser que en alguna secuencia sí, pero nada en especial. Ella sabe muy bien lo que tiene que hacer.

- ¿Y tu padre te ha dado algún consejo para realizar este papel?

- Para este y para todos. Pero no me ha dicho nada en especial. Si hay algo muy concreto sí, pero en general yo me preparo mis papeles solo.

- Vienes de un tropezón profesional con la serie M.I.R , la cual no ha tenido mucho éxito. ¿Se coge con más ganas nuevos papeles como este?

- Sí, con muchísima ilusión. Creo que esta es la mejor serie que he hecho, tanto en calidad como en personaje.

- ¿Cómo has llevado el fracaso de M.I.R ?

- Lo emitieron un 4 de enero, de forma precipitada para mi opinión. No fue gustoso lo que pasó, la verdad. Ahora cuando termine la serie Sin tetas no hay paraíso se van a seguir emitiendo los capítulos que quedaban por emitir, o eso me han dicho... Yo ya he hecho muchas series y me he creado un escudo contra audiencias porque si no lo paso mal.

- En La señora te enamoras de Victoria con sólo una mirada. ¿Te pasa lo mismo en tu vida?

- No me pasa eso en mi vida normal (sonríe).

- ¿Has vivido tú alguna relación así de prohibida?

- Prohibida no, en el 2008, quitando un caso como el de la serie, no hay relaciones prohibidas. No conozco a ninguna monja... (risas) No sé lo que es un amor prohibido hoy en día.

- ¿Vas a compaginar esta serie con otros proyectos?

- Sí, tengo una película con Rafael Maluenda, No hay tiempo para la gloria . Es también de época, del final de la Guerra Civil. (Ríe) No sé si es que me han visto cara de época porque todos mis últimos papeles son así.