Madonna no quiere que su hija sea artista

Actualizado 06/09/2008 12:40:25 CET
- Reuters

LONDRES, 6 Sep. (OTR/PRESS) -

Las nuevas generaciones vienen pegando fuerte y quizás por eso Madonna no quiere que su hija sea artista, no vaya a ser que le haga sombra. La pequeña Lourdes, de 11 años, anunciaba hace poco a una reportera que sería una de las bailarinas de su madre durante su gira y que le gustaba el mundo del espectáculo, pero ella no contaba con que su madre es 'la reina del pop' y tiene poder allí donde vaya. Ahora Madonna ha prohibido a su pequeña participar en una película en la que tenía previsto actuar y, de paso, le ha dicho que no participará en nada relacionado con el espectáculo hasta que no acabe sus estudios.

Todo estaba preparado para que la primogénita de Madonna debutara en la gran pantalla. En concreto se trata de un film en el que compartía protagonismo con Paul Bettany y Dakota Fanning, una tragicomedia que llevará por título 'La Vida Secreta de las Abejas'. Pero la pequeña ha visto como su madre se interpone en sus sueños. Así, según una información de 'Contactmusic', recogida por otr/press, un amigo de la intérprete de 'Like a Virgin' comentó que ella "no trabajó hasta después de terminar la escuela" y que "quiere que para Lourdes haga lo mismo".

Según este allegado, la preocupación de la cantante, como la de cualquier madre, es que su hija acabe como muchas estrellas adolescentes: "no quiere que entre en este mundo" en el que las drogas y el alcohol son mucho más apetecibles para los jóvenes, explica.

Pero las malas lenguas apuntan a que ésta no es la verdadera razón por la que Madonna impide a Lourdes desarrollar su carrera artística. Son muchos los insinúan que la artista teme ser eclipsada por la niña de 11 años que, dicen, tiene mucho talento. "Lourdes se desenvuelve muy bien es decidida y tiene talento, se prevé una batalla en el futuro entre las dos", dicen quienes han visto a la pequeña bailar y actuar.

PELIGRA LA GIRA DE MADONNA

Pero su hija no es el único problema que tiene actualmente la cantante, que está en plena gira. Al parecer, el equipo que le acompaña en los conciertos está enfadado por el trato que reciben de la diva y han amenazado con abandonarla. Así, músicos, bailarines, coristas e ingenieros de sonido se quejaron de que Madonna los trata como "ganado", al trasladarlos y hospedarlos en una aerolínea y hoteles de bajo coste.

"Todos están furiosos con ella y algunos de ellos quieren irse del tour. Sienten que están siendo tratados como ciudadanos de segunda clase a pesar del duro trabajo que hicieron en los últimos meses", le confió una fuente cercana al 'Daily Mirror'. En cambio, dicen, ella y su entorno cercano se alojan, en castillos y suites y viajan en jet privado.