Actualizado 14/03/2008 21:59 CET

Paul McCartney tendrá que pagar a su ex mujer 33 millones de euros

www.paulmccartney.com

LONDRES,(OTR/PRESS)

El culebrón de los McCartney toca su fin. A la espera de que el próximo lunes se haga pública la decisión judicial, los datos se han filtrado a los periódicos británicos que aseguran que el ex beatle va a tener que pagar alrededor de 33 millones de euros a su ex mujer Heather Mills tras su separación. Aunque la cantidad parezca exagerada, en realidad es una pequeña victoria del cantante en este proceso, ya que la modelo pedía a su marido más de 65 millones de euros.

Tras meses de procesos, de encuentros en los juzgados y de comentarios privados de Heather a los medios de comunicación, Paul McCartney ve como su pesadilla termina. Según publica 'The Sun', en una información recogida por otr/press, el juez ha decidido que el intérprete de 'Yesterday' indemnice a su ex mujer con 5 millones de euros por año que ha estado casados, es decir, cuatro. Una cifra que incluye, también, la pensión que debe abonar para la manutención de la hija de la pareja, Beatrice, de 4 años.

Se trata, según el tabloide inglés, de la cifra más alta pagada en un proceso de divorcio en el Reno Unido, y podría haberse convertido en un récord, ya que Mills solicitaba el doble de esa cantidad, aunque siempre dijo que, en realidad, se merecía la mitad de la fortuna de la estrella que se calcula que asciende a 1.100 millones de euros.

LLEGARON A UN ACUERDO

Según el 'Evening Standard', ambas partes podrán, a partir de la próxima semana, cuando se haga oficial la cifra, interponer un recurso contra esta decisión, aunque los expertos estiman que no lo harán ya que finalmente esta cifra es el resultado de un acuerdo entre sus abogados durante las últimas vistas de ese proceso.

La pareja se casó en 2002 y hace dos años anunciaba su divorcio, que, en vez de ser amistoso por el bienestar de la hija de ambos, se convirtió en un espectáculo mediático lleno de comentarios hirientes, sobretodo por parte de la modelo, que llegó a contar con todo detalle la convivencia con el cantante. Por su parte, el ex beatle aseguró temer por la salud mental de su ex mujer y dijo que tenía miedo que esto le llevara a quitarse la vida.