'Rimmel' busca sustituta a Kate Moss para representar su imagen porque la ve vieja

Actualizado 29/01/2007 23:00:02 CET

MADRID, (EUROPA PRESS)

La edad pasa factura a todo el mundo, incluso a las modelos y si no que se lo digan a Kate Moss, de 33 años, que según el diario 'News of the world' está a punto de perder su millonario contrato con la marca de cosméticos 'Rimmel' porque que quieren a alguien más joven. La empresa, que cuenta desde hace ya varios años con la supermodelo inglesa como imagen, comenzaba este mes a realizar los 'castings' para buscar nueva cara a los productos de belleza alegando que buscaban el perfil de una mujer con menos edad que Moss.

Según la publicación inglesa, se sabe que 'Rimmel' está buscando sustituta para la modelo, que no ha querido hacer declaraciones sobre el tema, pero, aseguran que las razones que les llevó a pensarse la continuidad de Kate como imagen de la marca, fueron las declaraciones de la top en una entrevista, en la que aseguraba: "tengo que pensar en hacerme pronto una implantación de Botox, probablemente como muy tarde este año" para eliminar así algunas arrugas. Según la inglesa, terminando con ellas podría continuar "ascendiendo en el mundo de la moda" a pesar de continuar cumpliendo años.

Moss lleva desde 2001 siendo la imagen de estos cosméticos e incluso 'Rimmel' fue una de las marcas que no le retiró su confianza cuando la carrera de la modelo tocó fondo y declaró que era adicta a la cocaína, por ello. Por su parte, la compañía de productos cosméticos cree que Moss no se molestará por su sustitución ya que el contrato no se cierra por malos entendidos, sino que se trata de una táctica del marketing, pues la marca está centrando sus ventas en un público joven, cuya imagen no es parecida a la de la modelo.

UNA LÍNEA DE MAQUILLAJES PROPIA

No se lo habrá tomado mal del todo Kate, pues dicen que ella misma está en pleno proyecto para lanzar una nueva línea de maquillaje, no se sabe para mujeres de qué edad, con su imagen y su nombre, que a buen seguro será líder de ventas, si se tiene en cuanta la carrera profesional de esta modelo, que parece que todo lo que toca se convierte en oro y sube cada vez más.

Justamente la semana pasada, la inglesa celebraba junto a su novio su 33 cumpleaños en Londres, donde, como es ya habitual, se les pudo ver bastante perjudicados por el alcohol ingerido durante la noche, quizás para olvidar que ya quedan muy lejos los veintitantos.