El bailaor Mario Maya será incinerado mañana en el cementerio de San Fernando de Sevilla

Actualizado 27/09/2008 20:40:50 CET
Los protagonistas y el coreógrafo Mario Maya
EP

SEVILLA,(EUROPA PRESS)

El bailaor y coreógrafo Mario Maya, una de las grandes figuras del baile Flamenco en Andalucía, será incinerado mañana a las 10.00 horas en el crematorio del cementerio de San Fernando de Sevilla, después de que su cuerpo haya sido velado durante toda la tarde de hoy en la capilla ardiente instalada para tal efecto en el Salón del Apeadero del Ayuntamiento de la capital hispalense.

Así, personajes del mundo de la Cultura como guitarristas, bailaores o artistas flamencos ligados a la carrera profesionales de Mario Maya, así como políticos, entre ellos el presidente de la Junta, Manuel Chaves, la consejera de Cultura, Rosa Torres o el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, han visitado la capilla ardiente instalada desde las 15.00 horas de la tarde.

Igualmente, han presentado sus respetos a la familia del bailaor la delegada de Cultura del Ayuntamiento, Maribel Montaño, el director de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, Francisco Perujo, o el director del Inaem, Juan Carlos Marset.

Los restos mortales de Mario Maya serán incinerados mañana en el crematorio del cementerio de San Fernando, obedeciendo así al expreso deseo del artista, en un acto "íntimo", según ha manifestado la familia del bailaor.

El bailaor andaluz Mario Maya Fajardo (Córdoba, 1937), Medalla de de Andalucía y Premio Nacional de Danza del Ministerio de Cultura en 1992, ha fallecido durante esta madrugada en su residencia de Sevilla, según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Maya es una de las principales figuras del baile flamenco en Andalucía, además de compositor y coreógrafo. Fue acompañante de Manolo Caracol y componente del Ballet español de Pilar López. Ha unido a las profundas raíces flamencas de su baile una inquietud por la investigación de la puesta en escena. Entre sus espectáculos destacan: 'Ceremonial' (1974), 'Camelamos naquerar' (1976), 'Áy' jondo' (1977), 'Amargo' (1986), 'El amor brujo' (1987).

Familiares del bailaor andaluz aseguraron que fue un "trabajador incansable, maestro de la danza, bailarín y bailaor, coreógrafo, director de escena y compositor".

Según indicó en un comunicado el portavoz de la familia, Manuel Moraga, el bailaor fue un hombre "de una sensibilidad extrema y de una inteligencia natural fuera de los común, además de haber sido siempre un artista radicalmente contemporáneo, pero con un ojo en la tradición, como él solía apuntar".

Por su parte, la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, lamentó hoy el fallecimiento de Maya y se refirió a él como "un virtuoso que incorporó cosas nuevas al flamenco".

Torres mostró a Europa Press su tristeza por la pérdida de un artista de la talla de Mario Maya, alguien que aseguró "merece que quienes le conocimos hagamos difusión de la gran aportación que hizo para la danza, el flamenco y la coreografía". "Perdemos a un gran ser humano que siempre ha sido de los grandes", afirmó la consejera.

Asimismo, La Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco lamentó profundamente la pérdida irreparable" de Mario Maya Fajardo, "una de las grandes figuras del baile de todos los tiempos y un andaluz ejemplar que ha paseado con orgullo la cultura andaluza por los mejores teatros del mundo".

Según informó en una nota la entidad, desde que se subiera al escenario por primera vez hace más de cincuenta años, la carrera profesional y artística de Mario Maya ha estado "cuajada de éxitos, de reconocimientos y de una valía indiscutible que lo han encumbrado al Olimpo del baile flamenco, que lo han hecho merecedor de las más dignas distinciones y que lo sitúan para siempre en un lugar privilegiado y de referencia dentro del universo del baile flamenco, en particular, y de la danza, en general".

Entre otros, el artista se ha hecho merecedor de el Premio de Danza y Coreografía Vicente Escudero (Valladolid), el Premio de Baile Cátedra de Flamencología (Jerez) Cádiz, Premio Giraldillo de la 2ª Bienal Ciudad de (Sevilla) en 1980, la Medalla de Plata en Andalucía en 1986 o el Premio Nacional de Danza del Ministerio de Cultura en 1992.