Actualizado 03/02/2009 21:34 CET

Britney Spears se irá de gira con sus hijos

Europa Press

LOS ÁNGELES, (OTR/PRESS)

La vida de Britney Spears ha cambiado. Tras su etapa más dura, en la que perdió la custodia de sus hijos, ahora quiere centrarse sólo en ellos, por eso quiere que le acompañen durante la gira americana que ha preparado como promoción de su nuevo disco 'Circus'. Así, la joven cantante amenazó a su compañía discográfica con suspender parte e incluso todo su tour si Sean Preston y Jayden James, de 3 y 2 años respectivamente, no la acompañan, y ante esta situación, la empresa no dudó en concederle tal deseo.

Los niños podrán pasar más tiempo con su madre, en concreto los dos meses que durará su recorrido que arrancará el 3 de marzo en Nueva Orleans y finalizará el 28 de abril en Chicago, según una información de 'Tmz.com' recogida por otr/press, que añade el comunicado sobre este tema emitido por la propia cantante en su página Web. "Tanto Sean Preston como Jayden James se unirán a Britney a lo largo de su gira", dice el blog. "Britney está muy excitada ante el inicio de su gira. Ha estado disfrutando cada momento de los ensayos y espera con ansia actuar delante de un público en directo de nuevo", apunta el texto en el que se hace también promoción de su espectáculo.

Al parecer, Britney llevaba un tiempo intentando que esta situación fuera posible. 'Tmz.com' destaca que la 'princesa del pop' estaba desesperada por ir con sus hijos de gira de manera que prometió al padre de los niños, Kevin Federline, que le pagaría el alojamiento de aquellos lugares a los que él decidiera ir, para que también pueda ver a los pequeños. De esta forma, la pareja ha decidido ponerse de acuerdo sin necesidad de que intervinieran abogados en este asunto.

SU EX REPRESENTANTE NO PODRÁ ACERCARSE A ELLA

Parece que últimamente todo le sale bien a la estrella de la canción, ya que esta semana un juez se ha puesto de su parte ordenando una restricción en contra de Sam Lufti (su ex representante), y Adnan Ghalib (su ex novio). Según explican los medios estadounidenses fue el padre y tutor de Britney, Jamie, quien les llevó a los tribunales asegurando que su hija Britney les tenía miedo a ambos. Solicitó pena de cárcel.

Sam Lufti apareció en la vida de la cantante en 2007 durante el momento más difícil de su vida, sin embargo, los que la rodeaban aseguraron que no quería ayudarla, sino aprovecharse de ella. De hecho, fue su manager durante la publicación de su quinto álbum de estudio 'Blackout', que apenas tuvo éxito. Por su parte, Adnan Ghalib era un paparazzi que seguía a la cantante y del que ésta acabó enamorándose, aunque su relación duró poco tiempo y después él quiso vender sus intimidades.