Britney Spears tiene un altar para recordar a Justin Timberlake

Actualizado 12/03/2008 21:46:41 CET
- Reuters

LOS ANGELES, (OTR/PRESS)

El primer amor es siempre el más intenso y quizás por eso Britney Spears no se ha olvidado todavía del que fue su novio durante cuatro años, Justin Timberlake, su primera relación. Dicen sus amigos que para superar los malos momentos que ahora vive, la cantante se refugia en los recuerdos de cuando su vida era más tranquila y llena de éxito y cuando salía con el líder de los N'Sync, a quien ha levantado un altar en su habitación.

Muchos son los años que han pasado desde su ruptura pero, según los allegados, Britney está todavía "obsesionada con Justin", y aún guarda todos los recuerdos y regalos que le hizo durante su noviazgo. En declaraciones a la revista 'OK!' recogidas por otr/press, los allegados explicaron que "tiene todas las fotos que se sacaron juntos y ha dedicado una zona de su cuarto sólo a sus recuerdos".

Precisamente su habitación es el único sitio en el que la intérprete de 'Sometimes' puede tener privacidad, y no porque en su día a día esté rodeada de paparazzis, sino porque por una decisión del juez, ahora sus padres son sus tutores legales y se han trasladado a vivir a la mansión de la artista. Así, la joven de 26 años vuelve a ser una menor para la ley, no sale de casa sin sus padres y su fortuna es administrada por ellos.

Hace unos días su padre, Jamie Spears, aseguraba que sólo le permitirán gastar unos 950 euros diarios, un dinero que le permitirá seguir teniendo libertad para sus gastos, pero que, de alguna forma, sirve para que la cantante no tire por la borda la fortuna conseguida estos años, como sus progenitores temían que hiciera.

"ODIO MI VIDA"

Otras restricciones son: ir a clubs nocturnos, andar con su amigo-novio paparazzi o hacer paradas frecuentes en gasolineras o cuartos de baño públicos, con el fin de que termine con su adicción a las drogas por la que perdió la custodia de sus hijos. Parece que, por el momento, Britney ha aceptado estos sacrificios por sus niños, aunque, un amigo declaró a la publicación norteamericana que hace unos días envió un mensaje de móvil confesando: "Estoy aburrida. Odio mi vida".

Y es que, explica, se pasa los días limpiando su cuarto y probándose ropa, lo único, dice, que sus padres consideran "inofensivo" para ella.