Enrique Marzal, el maestro artesano de las famosas, nos desvela los secretos de las falleras más elegantes y populares

Rocío Jurado y Rocío Carrasco.
EP
Actualizado 18/03/2008 13:06:18 CET

"ROCÍO JURADO GUARDABA ALGUNOS DE LOS TRAJES MÁS ESPECTACULARES QUE RECUERDO"

Es uno de los más afamados modistos de España, enamorado de su oficio el famoso indumentarista Enrique Marzal ha pasado de la nada al todo con no más ayuda que el talento de una buenas manos. Nació entre sedas, tijeras y dedales y a sus sesenta y siete años ha vestido a Su Majestad la Reina Doña Sofía, la Princesa Doña Letizia y pronto confeccionará sus trajes de fallera a la infanta Leonor y la pequeña Sofía. Él fue el encargado de coordinar un largo proceso de factura manual que culminó en dos preciosos trajes de acristianar que las pequeñas de Doña Letizia recibieron como regalo de bienvenida por parte de los artesanos valencianos. Pero no acaba ahí su fama, Enrique ha cosido para las más grandes de nuestro país, desde Concha Piquer hasta Lola Flores pasando por Rocío Jurado, Lina Morgan, Carmen Sevilla, Norma Duval, Salomé, Carmen Caballero, Concha Bautista y cuantas pueda nombrarse. Hijo de una de las mejores modistas que ha conocido Valencia sólo debe su fama al cariño que le profesan los valencianos.

-¿Como serán los trajes que les hará a las infantas cuando cumplan diez años?

-Las niñas irán exactamente igual, sólo cambiará el color. Leonor en Rosa y su hermana en azul, se trabajará un traje en tipo siglo XVIII y en grande, como el que hicimos para su madre, lo bonito es que guarden con rigor la tradición de la indumentaria valenciana, no debemos romper los protocolos con apliques o cambios de cuerpos nuevos.

-¿Espera ver algún día a las infantas luciendo vuestros trajes?

-Ojalá, a diferencia de la Reina Sofía o la Princesa Letizia ellas sí pueden romper el protocolo pero a veces aunque las ilusiones sean muy grandes no llegan a cumplirse, es posible que se queden en un bien para el patrimonio.

-¿Llega mucha gente a la tienda pidiéndole un traje como el de la princesa de Asturias?

-Mucha gente, hay imitaciones que salen más económicas y permiten que cualquier mujer valenciana pueda lucir un traje no igual pero sí similar al de Letizia.

-¿También hacen encargos para bebés iguales que los de la Infanta?

-Muchísimos, este año habré hecho ya lo menos cuarenta o cuarenta y cinco trajes para recién nacidos.

-Además de La Familia Real, ¿a qué otras personalidades ha podido vestir?

-Concha Márquez Piquer, Lola Flores, Rocío Jurado, Lina Morgan, Carmen Sevilla, Norma Duval, Salomé, Carmen Caballero, Concha Bautista, ... ya se me van de la cabeza.

-¿Dónde comenzaron tus aventuras con la aguja y el hilo?

-Mi vida empezó en una portería muy humilde muy humilde, mi madre me trajo al mundo allí, nací en el año cuarenta entre sedas, tijeras y dedales. Allí me aficioné a la costura y empecé a trabajar en la zarzuela pero a los treinta años decidí montar mi propia empresa, un pequeño local en el callejón en la calle Lusitanos, allí hacía mi faena. Ponía un banco de iglesia en la calle y allí esperaban los clientes su turno

-De casta le viene al galgo...

-Así es, mi madre ha sido una de las mejores modistas que ha habido nunca, vestía a lo mejor de la alta aristocracia valenciana y heredé su gusto. He seguido la tradición familiar de la indumentaria regional.

-Has restaurado además toda la colección de trajes de Concha Piquer...

-El primer traje de topos que llevó Concha Piquer a Nueva York se lo hizo mi madre, entonces yo tenía sólo cuatro años. Nos une esa amistad propia de los barrios con esa familia, he trabajado mucho para ella y cuando los trajes llegaron a Valencia Concha Márquez Piquer quiso recurrir a mí.

-También has organizado las exposiciones de los trajes de dos de las más grandes

-Lola Flores y Rocío Jurado, esas fueron dos exposiciones preciosas, con verdaderas joyas de la indumentaria española. En esa misma época también se organizó una muestra de trajes regionales en la que incluimos trajes de todas, Rocío Jurado me mandó su traje típico de valenciana, que se lo hice en el 1982. Hasta cien trajes de famosas se llegaron a exponer.

-¿Quién vestía mejor?

-Para mi todos son trajes magníficos pero Concha Piquer ha llevado unos trajes fabulosos, vestía telas de altísima calidad para la época. Rocío Jurado también guardaba algunos de los más espectaculares, Rojo Clavel era uno de mis favoritos.

-¿Se conoce a una mujer por su forma de vestir?

-Sí, en el estilo del vestir se nota la categoría de una mujer y su carácter. Para saber realmente como es una mujer hay que ver cómo viste.

-¿Cómo eran ellas?

-Rocío era muy exigente, muchísimo, le gustaban las cosas provocativas. Concha Piquer empezó con miriñaques y acabó enseñando pierna por la evolución del teatro. Lola Flores tenía algunas de las mejores batas de cola y Carmen Sevilla algunos de los trajes de andaluza con más encanto.

-¿Vestir a famosas exige tener un tacto especial?

-Tenías que captarlas muy pronto, si no empezaban ya las pegas pero lo comprendo, una mujer siempre quiere estar perfecta y mucho más si va a salir al escenario, allí todo el mundo la va a mirar y un buen traje puede asegurar el éxito de una buena canción.

-¿Quién te dejaba más libertad a la hora de crear?

-Concha Márquez Piquer, ella siempre ha confiado ciegamente en mi.

-¿No has pensado vivir de las rentas?

-Sí, claro que lo he pensado, tengo ya una edad y aunque me encuentro bien de salud es inevitable planteármelo pero me tira demasiado el oficio, sigue viniendo gente de todos lados a mi casa a buscarme, he pasado de la nada al todo y eso me llena de orgullo. He llegado hasta donde estoy gracias a mi esfuerzo y a los valencianos, soy quien soy gracias a los valencianos, los falleros y las falleras.

-Trabajas con un genero muy caro, ¿Son buenos los pagadores?

-Los hay muy malos, he tenido muchos problemas. Me vi incluso involucrado con el escándalo de Marbella, hice todo el trabajo de la cabalgata de reyes y tardé cinco años en cobrarlo pero lo cobré.

-¿Te ha costado encontrar un buen equipo?

-No, tengo un gran equipo, en eso he tenido mucha suerte.

-¿Le queda alguien por vestir?

-La Alcaldesa de Valencia, la vi vestida de valenciana cuando a penas tenía dieciséis años y sé que sabe lucir muy bien nuestro traje. Sería mi ultimo deseo en esta vida: vestir a Doña Rita Barberá.