Especial Motor: el nuevo Seat Ibiza

Actualizado 20/05/2008 2:00:54 CET
EP

El nuevo SEAT Ibiza llega con fuerza, con un aire fresco, joven y dinámico. Fiel a sus orígenes. Una innovadora propuesta donde la calidad de precisión, la deportividad y el nuevo concepto de diseño Arrow Design se combinan a la perfección con unos altos niveles de seguridad y confort, fiel reflejo del empleo en el modelo más joven de la marca española de la nueva plataforma del Grupo VW desarrollada para este segmento.

En la nueva generación del Ibiza, que se producirá exclusivamente en la fábrica de Martorell, se han aplicado las más modernas tecnologías en todas las fases de fabricación, lo que se ha traducido en un tiempo de desarrollo inferior en 14 meses con respecto al Ibiza anterior, destacando el empleo de modelos de estilo virtuales en la fase inicial en sustitución de los tradicionales modelos físicos.

La principal consecuencia de este avance no sólo ha supuesto un ahorro en tiempo y gastos sino que ha repercutido directamente en un valor que SEAT aplica a todos sus modelos y que con el nuevo Ibiza ha llegado a la máxima expresión: la calidad.

Cuidando hasta el más mínimo detalle, tanto a nivel exterior como interior, en el nuevo Ibiza se pueden encontrar multitud de elementos con una precisión en el detalle exquisita como, por ejemplo, los acabados del salpicadero, el cuadro de instrumentos, los nuevos difusores de aire o la consola central, escenario en el que la radio de nueva creación incorpora conexión Bluetooth manejable a través de los nuevos mandos ubicados en la columna de dirección.

En el exterior, el nuevo concepto de diseño denominado Arrow Design llama poderosamente la atención, con una nueva situación más baja de los faros delanteros y la parrilla del radiador. De esta forma, la apariencia externa del nuevo Ibiza gana en rotundidad y deportividad, cualidades en las que mucho tiene que ver la evolución de la Línea Dinámica que ahora recorre el lateral del vehículo de una forma más llamativa e impactante. Los imponentes hombros de la zaga y los atractivos pasos de rueda completan el diseño del nuevo Ibiza, primer vehículo de serie creado por Luc Donckerwolke, Director de Diseño de SEAT.

Nueva plataforma

La nueva plataforma empleada en el nuevo Ibiza hace que la batalla del coche sea 7 milímetros más larga, influyendo también en el ancho de vías -30 mm mayor en el eje delantero y 33 mm en el eje trasero-, lo que ha supuesto la revisión de la columna de dirección, del subchasis delantero, de la barra estabilizadora, de los brazos transversales inferiores y de los silent-blocks de anclaje a la carrocería.

La mayor distancia entre ejes, junto al incremento del diámetro de rueda también han colaborado en la importante evolución del concepto Chasis Ágil característico de SEAT , que afecta al comportamiento de suspensiones, dirección y frenos.

Con todo ello, el nuevo modelo de SEAT ofrece unas mejores cualidades dinámicas y un mayor agrado de conducción, además de una mejor habitabilidad y practicidad. Además, el aumento en un 8% del volumen del maletero lo sitúa como líder de su segmento ofreciendo ahora un total de 292 litros (25 más que el Ibiza anterior).

Sostenibilidad medioambiental

Reciclable en un 95%, el nuevo Ibiza destaca por su respeto al medio ambiente, presentando unas emisiones de CO2 muy reducidas en todas sus versiones. De esta forma, los motores Diesel sitúan sus emisiones por debajo de los 120 g/km, mientras que las mecánicas de gasolina cifran sus niveles por debajo de los 160 g/km.

Otro de los aspectos en los que se ha hecho especial hincapié es en la seguridad, llevando a cabo exigentes simulaciones virtuales y ensayos reales de choque, con más de dos millones de kilómetros realizados en pruebas de larga duración. La incorporación de serie del nuevo airbag cabeza-tórax refuerza sin duda los elementos de seguridad del nuevo Ibiza, al mismo tiempo que se ha reforzado la protección de los peatones con una nueva definición del capó y el parachoques delantero.

Por otra parte, el Ibiza 2008 ofrece de serie el ESP (control electrónico de estabilidad) -en algunos mercados como el de España y Alemania-, así como el denominado Hill Hold Control o asistente de ayuda en pendientes, por el cual el vehículo se mantiene parado en cuesta durante dos segundos al soltar el pedal del freno para accionar el acelerador. Además, ofrece la función de luz estática de giro (cornering) en los faros antiniebla, mejorando sustancialmente la visibilidad en giros a velocidades inferiores a 40 km/h.

Cabe destacar también como novedades respecto a la anterior versión la disponibilidad de faros Bi-xenon + AFS (Sistema de Faros Adaptativos), asistente de aparcamiento trasero, conexión Bluetooth integrada en la radio, o la preinstalación en la zona central del tablero de un sistema para ubicar navegadores portátiles.

La oferta inicial de motorizaciones está compuesta por tres mecánicas gasolina (1.2 de 70 CV; 1.4 de 85 CV; y 1.6 de 105 CV) y una Diesel (1.9 TDI de 105 CV) con filtro de partículas DPF, aunque muy pronto se incluirán las versiones 1.4 TDI de 80 CV y 1.9 TDI de 90 CV. Todas las mecánicas están asociadas a cambios manuales de cinco velocidades.

El nuevo Ibiza estará disponible con tres acabados: Reference, Stylance y Sport, con un sobresaliente equipamiento de serie ya desde la versión de entrada a la gama.

DESARROLLO VIRTUAL

Un producto de más calidad ahorrando tiempo y gastos

Sólo 23 meses de desarrollo

Nuevos procesos de trabajo internos y externos

Reducción de modelos físicos con ahorro en tiempo y gastos

En la fase de diseño del nuevo Ibiza se han empleado modelos de estilo virtuales que han permitido analizar diferentes alternativas, todo ello con el objetivo de obtener unas mejores decisiones. De esta forma, se ha reducido el número de modelos de estilo físicos con un importante ahorro en tiempo y en gastos, pasando de ser una herramienta de decisión a una herramienta de comprobación.

A diferencia del desarrollo del Ibiza anterior, basado en dos fases de prototipos y de experimentación, en el del nuevo modelo la primera fase se ha sustituido por un desarrollo virtual de cada una de las grandes partes constitutivas del vehículo, utilizando herramientas asistidas por ordenador soportadas por herramientas de comprobación y simulaciones virtuales.

Entre el modelo anterior y el nuevo Ibiza se ha producido una importante reducción del tiempo de desarrollo desde la aprobación del proyecto hasta el inicio de la producción en serie. Se ha pasado de 37 a 23 meses, es decir, 14 meses menos debido a la utilización de herramientas virtuales, a la optimización de la fase de experimentación y al empleo de nuevos procesos de trabajo tanto internos como con los proveedores.

La utilización de herramientas virtuales permitió asegurar el cumplimiento de los objetivos técnicos del vehículo en primeros estadios de su desarrollo y pronosticar su comportamiento en diversas situaciones (crash test, aerodinámica, rigidez, confort...). A tenor de los resultados, se definieron medidas de mejora que se introdujeron en el proyecto y que se confirmaron con resultados experimentales en pruebas reales.

Con el empleo de estas herramientas, el 65% de los problemas detectados durante el desarrollo lo fueron antes de construirse el primer prototipo, garantizando un mayor nivel de calidad en fases más tempranas del proyecto. De ahí que en la fase de la pre-serie apenas se detectaran problemas nuevos.

Asimismo, durante el desarrollo del proyecto del nuevo Ibiza se inició un nuevo proceso de trabajo con proveedores tecnológicos para los conjuntos más importantes del coche (paneles de puerta, tablero, faros, pilotos, etcétera) una vez definido y aprobado su estilo. Mediante un concurso se asignó a cada elemento dos proveedores de pre-desarrollo que trabajaron con SEAT durante la fase de desarrollo de conceptos, mientras que al iniciar la siguiente fase se optó por uno de ellos como proveedor de desarrollo y serie.

PRODUCCIÓN

Calidad y competitividad como objetivos principales

Nuevo Sistema de Producción basado en la cualificación de las personas

El Centro de Prototipos de Desarrollo, pieza clave de las mejoras conseguidas

Reducción del tiempo de producción en seis horas

La calidad distingue, sin duda, al nuevo Ibiza y diferencia a esta cuarta generación de sus competidores.

Así, gracias a la puesta en marcha del Sistema de Producción SEAT (SPS) se han garantizado los objetivos de calidad y competitividad de la marca a través de la motivación y el rendimiento máximo de las personas y de la aplicación de la mejora continua de todos los procesos. La eficiencia en los procesos de fabricación del nuevo Ibiza ha aumentado en un 30 %, lo que se traduce en un total de seis horas menos de producción del nuevo modelo de la marca española.

La totalidad del personal implicado en la producción del nuevo Ibiza ha sido formado a niveles teórico y práctico fuera de la línea de montaje, en un área específicamente preparada, en todos los aspectos relativos a los estándares de calidad y puntos clave del proceso. En trabajos especiales de Preparación del proceso de Producción se reprodujeron las condiciones óptimas en cada una de las estaciones: herramientas, disposición y suministro de materiales, secuencia de operaciones, etcétera.

Inaugurado en julio de 2005, el Centro de Prototipos de Desarrollo, que alberga en un mismo espacio los conocimientos, el personal y los medios de los departamentos de Prototipos del Centro Técnico de Martorell y del Taller Piloto de Ingeniería de Procesos de Martorell, ha contribuido de forma decisiva al éxito de las fases de desarrollo e industrialización del nuevo Ibiza. Optimizando los procesos de Ingeniería Simultánea, ha colaborado activamente en reducir a 23 meses el tiempo necesario desde la definición de su diseño hasta el inicio de su producción.

En el Centro de Prototipos de Desarrollo se han concentrado por primera vez las actividades relacionadas con el desarrollo de prototipos en sus fases virtuales y físicas, los vehículos de pre-serie y el análisis de la serie. En sus instalaciones de 16.850 metros cuadrados trabajan alrededor de 300 ingenieros.

Nuevo concepto logístico

En el proceso de fabricación del nuevo Ibiza se ha introducido un nuevo concepto logístico para el suministro de componentes a las líneas de montaje mediante pequeños almacenes de materiales. Su finalidad es el suministro prácticamente síncrono de materiales a la línea de producción en pequeñas cantidades. De esta forma se optimiza la disposición de los materiales y su espacio en la línea reduciendo stocks, se adaptan las condiciones de suministro a la ergonomía de los puestos de trabajo, se racionaliza el flujo de materiales y se garantiza una mayor calidad evitando errores en el montaje.

Con el nuevo Ibiza se han introducido innovaciones tecnológicas en la planta de prensas con el fin de optimizar inversiones y reducir costes operativos. De esta manera, se ha reducido el número de operaciones en la estampación de piezas exteriores a cinco, mientras que los juegos de matrices necesarios también se han reducido, de modo que las cuatro puertas del nuevo ibiza se estampan simultáneamente en un sólo golpe de prensa.

SEAT es una de las marcas pioneras en el Grupo Volkswagen en introducir instalaciones estandarizadas y flexibles en Chapistería, una planta que ha ampliado su capacidad en 12.600 metros cuadrados para albergar al nuevo Ibiza. Estas instalaciones permiten ahora producir hasta tres tipos de carrocerías distintas de forma simultánea, cambiando de un tipo a otro dentro del tiempo de producción.

También con el nuevo Ibiza, el proceso de transporte de coches acabados en ferrocarril desde la planta de Martorell hasta el Puerto de Barcelona es ya una realidad y presenta cuatro ventajas esenciales: descongestionar el tráfico de camiones, mejorar la eficiencia y la seguridad en el transporte de vehículos, reducir las emisiones de CO2 y contribuir a la seguridad vial.

DISEÑO EXTERIOR

Nuevo lenguaje de diseño Arrow Design

Marcados e innovadores trazos geométricos que transpiran deportividad

Frontal más agresivo gracias a la nueva ubicación del grupo de luces y la parrilla

Nueva evolución de la Línea Dinámica , más marcada y llamativa

El diseño del nuevo Ibiza es vanguardista y actual al emanar de un nuevo lenguaje de diseño, Arrow Design , que ha dado lugar a la utilización de trazos geométricos más simples y marcados. Un diseño que busca al mismo tiempo equilibrio, continuidad estética y homogeneidad, lo que se traduce en una imponente deportividad.

El frontal posee una línea mucho más agresiva debido a la nueva ubicación de los faros -que cautivan desde la primera mirada al apreciarse su atractivo diseño en forma de ojo- y de la rejilla del radiador. Ambos elementos forman un conjunto que se sitúa en una posición más baja, dando origen a un diseño en punta de flecha característico del nuevo coche.

Luc Donckerwolke, Director de Diseño de SEAT, subraya que en el diseño del nuevo Ibiza hay más tensión en las superficies que forman la carrocería, unas superficies cóncavas que están más talladas para hacer de elementos positivos con el fin de obtener una mayor degradación de colores . En la nueva carrocería reconoce que existen más cambios de superficies y unas gráficas más evidentes .

En el diseño del Ibiza hay un nuevo elemento de gran importancia que enfatiza el carácter deportivo del vehículo. Se trata de la marcada línea del hombro que sube sobre el arco de la rueda trasera para dar más fuerza a toda la zaga. Son unos hombros muy robustos que destacan visualmente sobre unos pasos de rueda de imponente apariencia.

En el nuevo Ibiza adquiere un especial protagonismo la Línea Dinámica que personaliza la silueta de los actuales modelos de SEAT. Frente a la de ellos, la suya es una marcada línea que se dibuja desde la puerta posterior sobre el lateral de la carrocería y los grupos ópticos traseros, creando una perfecta unión visual con la línea del maletero y que se contrapone con la que desde el frontal recorre las puertas en descenso para culminar en el centro del paso de rueda trasero.

En palabras de Luc Donckerwolke, es una Línea Dinámica diferenciada para dar un mayor equilibrio a los volúmenes .

Asimismo, el aire deportivo y el carácter indudablemente joven que rodea al nuevo Ibiza se enfatiza con la presencia de los retrovisores exteriores situados en las puertas por debajo de la línea de la ventanilla o la eficaz toma de aire ubicada en la parte inferior del parachoques.

CONCEPTO INTERIOR

Diseño y funcionalidad

Puesto de conducción más deportivo

Salpicadero orientado hacia el conductor

Mayor calidad en los materiales empleados y precisión en los ajustes

La filosofía aplicada al diseño del interior se basa en la orientación de toda la instrumentación hacia el conductor para crear un ambiente deportivo en consonancia con el exterior del coche. Al mismo tiempo, se han dibujado unas superficies que dejan pasar la luz para originar un buen ambiente interior, obteniendo un habitáculo que muestra el mejor compromiso entre funcionalidad y diseño de su segmento.

Las dimensiones son más homogéneas en su conjunto, lo que da lugar a un espacio interior más habitable y práctico. Lo primero que llama la atención es la posición de conducción, más deportiva que en el modelo anterior al haberse rebajado en 22 milímetros la posición de la cadera en los asientos delanteros. Sus ocupantes disponen ahora de una distancia respecto al techo de 986 milímetros (20 milímetros más), mientras sus cabezas cuentan con una distancia respecto a la zona en la que confluyen el techo y las puertas de 60 milímetros (16 milímetros más).

Debido al incremento de la longitud del vehículo en 99 milímetros se obtiene un maletero con 292 litros de capacidad, lo que supone 25 litros más que en el del Ibiza anterior. En su revestimiento lateral, según versiones, se ha incluido una red lateral de carga para facilitar el transporte de objetos pequeños, un hueco y una cinta de fijación para la caja porta bombillas. En el recubrimiento de la cerradura también se encuentra un hueco y un sistema de fijación para los triángulos de emergencia. Y en el interior dispone opcionalmente de cuatro anillas de fijación para la carga a las que se puede anclar una red.

El salpicadero tiene un diseño totalmente nuevo, muy deportivo y que contiene un cuadro de instrumentos formado por dos grandes relojes circulares. Todo está orientado al conductor, ofreciendo una mayor ergonomía.

En él destacan zonas con un tacto más blando que están disponibles en todos los modelos de la gama. Esas zonas, alejadas de las áreas de reflejos del parabrisas, permiten ofrecer una gama de colores más amplia que incluye tonos claros. También existe un mayor número de componentes pintados en comparación con el modelo anterior, incluyendo tonos metalizados. Los nuevos difusores, también circulares, garantizan una óptima orientación del flujo de aire para conseguir un mejor confort climático en el interior.

Amplia oferta de colores y decoraciones

En la nueva generación del Ibiza se ofrece una mayor variedad de colores y decoraciones interiores. Así, en la versión de entrada a la gama -el acabado Reference- encontramos dos colores, Gris Conemara y Negro Azabache, para la zona del medallón del tablero que va a juego con los paneles de las puertas; para la visera se ofrece Negro Carbón, mientras que para el armazón se opta por el Gris Grafito y para los difusores el Gris Nano.

La oferta en el acabado Stylance se centra en el Negro Nit y el Gris Dublín para el medallón del tablero, ofreciéndose el Gris Nano para la visera del cuadro de instrumentos y para los aros de los difusores, y el Gris Grafito para el armazón.

En cuanto a la versión Sport, la más deportiva de la gama, también presenta Negro Nit y Gris Dublín para el medallón y la zona que rodea al difusor situado entre el volante y la puerta, Gris Nano para la visera y los aros de los difusores, y Negro Carbón para el armazón.

SEAT ha cuidado mucho la elección de los materiales que componen el salpicadero, mejorando al mismo tiempo el diseño de los grabados, ahora más resistentes a las ralladuras y más fáciles de limpiar. En líneas generales, se ha conseguido una calidad visual muy superior a la del Ibiza anterior.

Preinstalación de navegador portátil

Como novedad respecto al anterior modelo, el nuevo Ibiza ofrece la posibilidad de incorporar un navegador portátil gracias a una preinstalación ubicada en la zona central del tablero sobre los difusores, que pretende facilitar el uso de dichos navegadores al evitar la utilización de cables para la alimentación y de los tradicionales soportes con ventosas para sujetarlos al parabrisas.

Su situación permite que tanto el conductor como el acompañante puedan visualizar y manejar con comodidad el navegador, encontrándose además totalmente integrado en el salpicadero. El cliente tiene a su disposición actualmente un adaptador para ubicar el navegador Tom Tom One V3, mientras que en el futuro también podrá escoger entre otros navegadores similares.

Asimismo, en la parte inferior del salpicadero se incluye la opción de instalar una conexión combinada USB y Aux-in que es compatible con el iPod, con reproductores de audio MP3 o con reproductores similares y con dispositivos de almacenamiento masivo de datos.

El dispositivo iPod se puede controlar desde los nuevos mandos de la radio situados en la columna de dirección -novedad en la gama SEAT-, que cuenta con las funciones de ajuste de volumen, sintonizador, manejo de los reproductores de audio CD-MP3 y de los dispositivos externos, y acceso directo al Menú (Mode), donde se dispone de toda la información contenida en los dispositivos externos, las listas de carpetas creadas y se efectúa el manejo del teléfono y del sistema de radio, CD, MP3, etc.

De cara a obtener un mayor confort, los mandos de la columna de dirección incorporan en la parte central una pequeña rueda mediante la cual se maneja a la perfección cualquier opción, resultando además muy intuitiva. Asimismo, para el dispositivo iPod existe un alojamiento en la parte anterior de la consola, donde también se ubica una toma de corriente de 12 voltios.

Practicidad en la consola central

La botonera del frontal de la consola se compone, además de los mandos del climatizador, de las funciones de luces de emergencia, apertura/cierre de puertas, desconexión ESP, presión de neumáticos, control de asientos calefactables e indicador de desconexión del airbag del acompañante.

También en la consola se han previsto tres portaobjetos, todos ellos adecuados para ubicar un cenicero. Además, contiene un hueco portaobjetos lateral en su zona posterior que puede servir, por ejemplo, para colocar el teléfono móvil. En el lado del conductor encontramos un compartimento portaobjetos debajo del interruptor de las luces, mientras que debajo de la guantera se puede solicitar, opcionalmente, un cajón integrado en el revestimiento inferior acústico pensado para llevar un paraguas y el chaleco antirreflectante. En el revestimiento del montante A inferior, que forma una sola pieza con la estribera (en el Ibiza anterior eran dos piezas) también existe una bolsa portaobjetos.

Por otra parte, la forma de los asientos delanteros responde a un diseño moderno y actual, con una mejora sustancial de la retención lateral, una geometría y una dureza optimizadas, fundas sin PVC, costuras en los laterales, dos bolsas en el respaldo (opcionales en Reference) y dos cajones opcionales debajo de sus banquetas.

Novedad en el nuevo Ibiza es el apoyabrazos central delantero, opcional en todas las versiones. Está forrado con tejido y contiene un útil espacio portaobjetos en su interior. Su posición y altura se han estudiado para optimizar el confort del conductor y puede plegarse hacia arriba 90 grados.

CARROCERÍA

Una estructura más ligera y más rígida

Empleo de un 60% de aceros de alta y muy alta resistencia en las piezas de chapa

Reducción del peso en un 5%, unos 47 kilogramos de media

Reciclabilidad del vehículo en un 95%

En el desarrollo de las piezas de chapa de la carrocería del nuevo Ibiza se ha conseguido un adecuado equilibrio entre los objetivos de rigidez y de reducción de peso (que se sitúa en unos 47 kilogramos de media), gracias al empleo de un 60% de aceros de alta y muy alta resistencia -un 5% más que en el Ibiza anterior- en las zonas sometidas a una mayor carga, implicando al mismo tiempo una mayor eficiencia energética y de ahorro de materiales tanto en la producción como en la vida posterior del vehículo.

El empleo de materiales estampados en caliente en el montante B ha permitido reducir su complejidad y su peso, mientras que la introducción de perfiles laminados en el desarrollo del montante A y de la talonera ha aumentado la calidad y la estabilidad dimensional de las piezas.

En la carrocería del nuevo Ibiza también se ha aplicado soldadura láser en la unión del techo con los flancos, como se hacía en el modelo anterior, pero extendiéndose hasta la zona de unión del montante A con el parabrisas. Y se ha aumentado la aplicación de adhesivos en un 50%, manteniendo el número de puntos de soldadura.

Optimización de los procesos de producción

El compromiso con los cada vez más exigentes y complejos conceptos de diseño ha influido directamente en la optimización de las aplicaciones tecnológicas en los procesos de producción, concretamente de la zona del guardabarros anterior con la fijación del frontal; de la zona del piloto posterior y el canal de agua, en la que se han generado piezas de difícil estampación; y de la zona del maletero, donde el piso y el aumento de la profundidad de estampación de la pared posterior han conseguido el aumento del volumen de maletero.

Debido a la protección contra la corrosión aplicada a la carrocería del nuevo Ibiza, SEAT ofrece una garantía anticorrosión de tres años para la corrosión cosmética y de doce años para la corrosión por perforación. Para conseguir una óptima protección se ha actuado en los recubrimientos superficiales, en el sellado de la carrocería, en la protección bajo piso y en el encerado de las cavidades.

En lo que atañe a los recubrimientos superficiales, y a diferencia del Ibiza anterior, se ha empleado una pintura base agua disminuyendo las emisiones de los componentes orgánicos volátiles y eliminando la toxicidad de la pintura durante el proceso de pintado. También se ha modificado la composición del barniz, ahora bicomponente para aumentar la resistencia al exterior y para mejorar el aspecto superficial.

Asimismo, las protecciones bajo piso han mejorado con la introducción de un carenado que ha reducido en 2,6 kilos el consumo de PVC, aumentando de este modo la reciclabilidad del vehículo (el nuevo SEAT Ibiza será reciclable en un 95%). Por otro lado, se ha obtenido una mejora acústica por el aislamiento de las cavidades mediante barreras acústicas adicionales, que aseguran un anillo de estanqueidad completo.

Nuevo techo panorámico

El nuevo Ibiza ofrece un techo panorámico que ocupa todo el ancho del techo, desde el parabrisas hasta más allá del montante B. Su tamaño es un 130% superior al del anterior Ibiza, presentando un marco inferior en el contorno del cristal con una gran rigidez. El tamaño del cristal aporta al vehículo mucha luminosidad, ya que la entrada de luz al habitáculo es un 78% superior a la del modelo anterior. Dicho cristal dispone de dos posiciones cerrada y abierta que se obtienen mediante el accionamiento de un interruptor situado en el salpicadero. Por su parte, también cuenta con una cortina interior, de accionamiento manual, para atenuar la luz que entra hacia el habitáculo.

El nuevo diseño del frontal ha sido optimizado estructuralmente y, gracias a unos procesos de fabricación muy exigentes, se ha reducido su peso en un 10% y mejorado notablemente la protección de los peatones.

Por lo que respecta a los elementos móviles de la carrocería (puertas, portón...), el concepto de puerta utilizado es el mismo que en los modelos Altea y León. Su principal característica se centra en el Módulo Portante de Puerta, que integra las diferentes funciones: sistema elevalunas en el revestimiento interno, cerradura, altavoces, cableado eléctrico y sistemas de estanqueidad en una sola pieza. Este concepto ha sido optimizado para conseguir un equilibrio óptimo entre las características funcionales y de peso de la puerta.

También llama la atención la ubicación de los espejos retrovisores sobre el revestimiento exterior de las puertas. Para que ofrezcan una visión totalmente nítida y libre de vibraciones se han empleado aceros de alta resistencia en los elementos de fijación que los vinculan a la barra interior de protección.

SEGURIDAD

Protección dentro y fuera

Nueva configuración de airbags para proteger a los pasajeros

Exigentes simulaciones virtuales y ensayos reales de choque

Capó y parachoques definidos para la mejor protección de peatones

La seguridad del nuevo Ibiza ha sido un aspecto muy cuidado desde el inicio del proyecto. Así, gracias a su homogénea estructura de nudos y perfiles cumple los objetivos establecidos al obtenerse, tras las simulaciones y los ensayos reales, una deformación armónica de su estructura. De este modo se ha evitado el riesgo de contacto de los ocupantes del coche con elementos de la estructura que puedan resultar lesivos en caso de vuelco.

Completo equipamiento

En el nuevo Ibiza se ofrecen dos configuraciones de airbags: una dotación de serie consistente en airbags laterales de cabeza-tórax y dos airbags frontales; y un equipamiento alternativo compuesto por airbags laterales de tórax-pelvis más airbags de cortina.

No hay duda de que el concepto de seguridad en la nueva generación del Ibiza se ha reforzado considerablemente. Una de las acciones que se han llevado a cabo en este sentido ha sido el desarrollo de un nuevo sistema de módulo del airbag del conductor, que ha mejorado el funcionamiento del módulo airbag en temperaturas extremas consiguiendo una solución de peso más bajo y de menor complejidad que en el anterior modelo.

En el caso del airbag del acompañante se ha mejorado el componente estético del cockpit al ser totalmente invisible la línea de corte hecha en el folio blando para facilitar la activación del airbag.

El nuevo Ibiza incorpora también el avisador acústico de cinturones en las plazas delanteras y anclajes Isofix en los asientos traseros, que permiten sujetar dos sillitas de niños al vehículo con total seguridad. Como accesorio, se ofrece la posibilidad de instalar un tercer punto de anclaje denominado Top Tether, que evita la rotación de la sillita en caso de choque.

Por lo que respecta a la seguridad activa, el Ibiza incluye todos los sistemas de control: ABS, TCS y ESP con EBA y control de presión de neumáticos.

Exigentes pruebas de choque

Para el desarrollo del nuevo Ibiza las pruebas de choque se realizaron a una velocidad de impacto de 64 kilómetros por hora en lugar de los habituales 56 km/h. Otra parte del trabajo en materia de seguridad activa y pasiva se focalizó en los sistemas de retención.

Por otro lado, en cuanto al choque posterior las condiciones fueron más duras, con una velocidad de impacto de 50 km/h en lugar de 38 km/h y la masa de la barrera que realiza el impacto también aumentada.

En el caso de las puertas se han empleado aceros de alta resistencia para las barras de protección lateral y para el refuerzo de la zona de cintura, dado que tienen que contribuir a la protección de los ocupantes del vehículo en caso de impacto lateral.

La columna de la dirección es completamente nueva y ofrece mejoras en materias de peso, de ergonomía y de comportamiento en caso de choque, además de ofrecer una mayor rigidez, proporcionando un mayor confort y una superior calidad percibida. El peso total de la columna es menor (en 1 kg) que en el anterior modelo, lo que se ha conseguido por mejoras constructivas y por la añadidura de un soporte adicional a la viga transversal.

Además, la ergonomía del conjunto mejora con la colocación lateral de la palanca de material plástico para el ajuste de la columna en el anterior modelo estaba situada debajo del eje de la columna ofreciendo un mejor comportamiento en caso de choque al existir nueve milímetros más de espacio para las rodillas del conductor.

Incremento de la seguridad para los peatones

Si en algo se ha puesto especial acento en materia de seguridad en el nuevo Ibiza ha sido en la mejor protección de los peatones. Al respecto, dos partes del vehículo, el capó delantero y sus zonas adyacentes y el parachoques, son las más susceptibles para que en el caso de un atropello la cabeza del peatón y sus extremidades inferiores sufran fuertes impactos.

En el caso del capó se han habilitado zonas de máxima absorción de energía allí donde la probabilidad del impacto de la cabeza del peatón es mayor. Y a nivel de conjunto, pensando sobre todo en la protección de las piernas en caso de impacto, se ha dado una gran distancia a la zona comprendida entre el parachoques y la traviesa anterior del parachoques, y una distancia nula entre el parachoques y su apoyo posterior. Lo primero garantiza que la zona de la rodilla de la pierna quede libre en el impacto avanzando al tiempo que reduce los esfuerzos y las aceleraciones de esta parte de la pierna. Lo segundo implica que la zona creada sea muy rígida (corresponde a la parte inferior del parachoques, al spoiler), poco deformable, de modo que ante al impacto de la pierna aparezca una reacción que evite que la tibia avance.

La combinación de ambas condiciones provoca la aparición de ángulos relativos entre fémur/tibia reducidos, muy inferiores a los 15 grados, lo que implica la posibilidad de que las piernas de los peatones no resulten dañadas.

El SEAT Ibiza ha sido sometido a un total de más de dos millones de kilómetros en pruebas de larga duración, cuyos datos han sido analizados en el Centro Técnico de Martorell para constituir la base de las mejoras introducidas en el nuevo modelo durante su desarrollo.

CHASIS

ESP de serie

Mayor ancho de vías y diámetro de ruedas incrementado

El Chasis Ágil mejorado

Importantes retoques en los sistemas de dirección y frenado

Cuatro son los factores que influyen de forma decisiva en la deportividad del nuevo SEAT Ibiza: la mayor anchura de vías, una mayor distancia entre ejes, el incremento del diámetro de las ruedas y la mejora sustancial del concepto Chasis Ágil que afecta a todos los elementos y sistemas anclados a él: suspensiones, dirección y frenos.

Todo ello conjuntado con la incorporación como equipamiento de serie, en algunos mercados, del control electrónico de estabilidad (ESP) -cuyo primer modelo del segmento en ofrecer este sistema fue el Ibiza Cupra en el año 2000- y del control de tracción (TCS), hace que la respuesta del nuevo SEAT Ibiza en cualquier situación sea extraordinaria.

El TCS es el encargado de actuar en la gestión del motor para evitar que las ruedas patinen cuando se acelera sobre superficies con poca adherencia. Por otro lado, el nuevo Ibiza cuenta también con la ayuda del EBA (Emergency Brake Assistance), que en caso de frenada de emergencia incrementa la presión aprovechando toda la capacidad del sistema.

Mejores cualidades dinámicas

La nueva anchura de las vías ha influido directamente en la necesidad de efectuar modificaciones en los dos ejes de las ruedas. En el delantero dicha anchura es 30 milímetros mayor, lo que ha supuesto la revisión de la caja de dirección, del subchasis delantero, de la barra estabilizadora, de los brazos transversales inferiores y de la articulación circular.

En el Ibiza anterior el subchasis delantero estaba compuesto por tres partes separadas, el cuerpo principal central y dos cuerpos auxiliares laterales. Ahora, en el nuevo Ibiza ese subchasis está formado por una sola pieza. De esta forma, permite tolerancias más pequeñas en el área de la fijación a la carrocería y en el de las traviesas inferiores, mejorando con ello la precisión cinemática.

El conjunto formado por la rótula y el brazo transversal ha desplazado el centro de la rueda cinco milímetros, dando lugar al incremento de la distancia entre ejes y permitiendo la utilización de ruedas con un 2% más de diámetro.

Los nuevos brazos transversales disponen de un diferente silent-block para su fijación al subchasis, lo que colabora en lograr un comportamiento más ágil del tren delantero.

En el conjunto muelle/amortiguador, una nueva pletina corrige la posición y el guiado del muelle helicoidal mientras que las válvulas internas del amortiguador hidráulico mejoran el comportamiento en carretera y el confort de marcha.

En el eje trasero la principal diferencia atañe también a la mayor anchura de vías. Los 33 milímetros más han obligado a realizar una configuración diferente y a utilizar unos nuevos silent-blocks para su unión con la carrocería.

Como complemento a las adaptaciones efectuadas por la mayor anchura de vías y el nuevo posicionamiento de la bomba hidráulica, se han modificado las curvas características de asistencia del sistema de dirección EHPS (Electrically Powered Hydraulic Steering), logrando una mayor sensibilidad, la reducción de la saturación hidráulica de asistencia (catch up), la optimización del manejo (handling), la reducción del esfuerzo en el aparcamiento y una mayor diferenciación entre las características básica y deportiva.

Dos tarados distintos de chasis

La nueva generación del Ibiza presenta dos tarados diferentes de chasis, uno enfocado al confort y otro destinado a un comportamiento más deportivo. Las modificaciones afectan tanto a los ejes delantero y trasero como a la caja de dirección.

Así, las principales diferencias en el eje delantero se centran en el tarado de los amortiguadores, que presenta una compresión y extensión variable en función de la velocidad; el tarado de los muelles, en torno a un 25% más rígido que en la versión confort; y la barra estabilizadora, que aumenta su diámetro pasando de 18 mm a 19 mm en la versión deportiva.

Por su parte, en el eje posterior, el tarado del puente es un 15% más rígido y se modifican los silent-blocks de anclaje a la carrocería, que ofrecen un comportamiento más ágil y preciso. Finalmente, el software que regula la asistencia de la caja de dirección también varía, siendo más dura en la versión deportiva.

Todos los acabados del nuevo Ibiza pueden disponer de ambos chasis, aunque las versiones Reference y Stylance incorporan el chasis normal de serie mientras que el acabado Sport presenta el chasis deportivo.

Eficaz sistema de frenos

En cuanto al sistema de frenos, las pinzas del nuevo Ibiza garantizan una mayor rigidez y una disminución de ruidos. En las versiones con motor TDI de 105 CV los discos de freno son de 15 pulgadas en lugar de las 14 del modelo anterior, mejorando su eficacia.

También, para las versiones de guía izquierda, se ha mayorado el diámetro del servofreno, lo que mejora claramente el tacto de frenada.

La mayor anchura de vías y el incremento de la distancia entre ejes ha permitido la adopción de ruedas de mayor diámetro. De este modo, el nuevo Ibiza cuenta con llantas de 15 pulgadas con neumáticos 185/60 R15, de 16 pulgadas con neumáticos 215/45 R16 y de 17 pulgadas con neumáticos 215/40 R17.

También el conjunto de los pedales ha recibido mejoras. Se han modificado los soportes del pedal del acelerador y los pedales de embrague y freno. Estos soportes, que antes eran de acero, ahora son de plástico de alta resistencia, lo que no sólo garantiza un menor peso (de 925 a 641 gramos) sino que evita el peligro de oxidación. El pedal del embrague ofrece una mayor sensibilidad debido a que incluye una cinemática optimizada.

MOTORES

Económicos y limpios

Tres propulsores gasolina y uno Diesel de lanzamiento

Menor consumo de combustible que la anterior generación

La gama de motores Diesel tiene emisiones de CO2 inferiores a los 120 g/km

Aunque la familia de motores aplicada al nuevo SEAT Ibiza se irá incrementando paulatinamente, la oferta inicial contempla cuatro propulsores diferentes, tres de gasolina y uno Diesel, todos ellos están asociados a transmisiones manuales de cinco velocidades y cumplen estrictamente las especificaciones de la normativa EU4 sobre emisiones.

La motorización de entrada de gasolina consta de un bloque de tres cilindros, con culata de cuatro válvulas por cilindro y alimentación por inyección multipunto, con 1.2 litros de cilindrada. Desarrolla una potencia de 70 CV (51 kW) y dispone de un par motor máximo de 112 Nm a 3.000 revoluciones que le permite obtener unos consumos muy ajustados con unas prestaciones destacables. El consumo medio ponderado es de 5,9 litros cada 100 kilómetros. Del mismo modo, sus emisiones de CO2 son de 139 gramos por kilómetro.

El motor intermedio de la gama de gasolina tiene cuatro cilindros y 1.4 litros de capacidad, con culata de 16 válvulas e inyección multipunto. Alcanza una potencia de 85 CV (63 kW) y dispone de un par motor máximo de 132 Nm a 3.800 rpm. Como en el caso del motor más pequeño, éste guarda un perfecto equilibrio entre brillantes prestaciones y moderados consumos y emisiones, con un consumo mixto ponderado de 6,2 litros cada 100 kilómetros y con unas emisiones de 149 gramos por kilómetro de CO2.

El más potente de los motores de gasolina es un bloque de cuatro cilindros y 1.6 litros, también con 16 válvulas e inyección indirecta multipunto, que alcanza los 105 CV (77 kW) de potencia y los 153 Nm de par motor a 3.800 rpm. Con prestaciones superiores, su consumo sigue siendo muy ajustado 6,6 litros y sus emisiones de CO2 están por debajo de la barrera de los 160 g/km, al acreditar 157 g/km.

Motor 1.9 TDI de 105 CV

El único motor Diesel disponible por el momento es el TDI de cuatro cilindros y 1.9 litros, alimentado a través de un sistema de inyección directa por bomba-inyector apoyado por un turbo con Intercooler. Tiene una potencia de 105 CV (77 kW) y dispone de un par motor máximo de 240 Nm a 1.900 rpm. Cuenta con filtro de partículas DPF y acredita unas destacadas prestaciones con unos bajos consumos y emisiones de CO2, 4,5 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto y 119 gramos por kilómetro, respectivamente.

Nueva ubicación del Intercooler

El nuevo Ibiza estrena una diferente disposición del paquete de refrigeración proveniente de la nueva plataforma sobre la que se ha construido. Permite la ubicación frontal del Intercooler, que en el anterior Ibiza era lateral, mejorando notablemente su eficiencia por tamaño, peso y posición. El nuevo Intercooler tiene unas mayores dimensiones y un volumen total de 3,44 litros frente a los 2,92 litros del anterior modelo. Su peso es de 1,20 kilos (frente a 1,90 kilos) y tiene un aumento de rendimiento de 7 º C.

En lo referente a las transmisiones manuales de cinco velocidades a las que están asociados los cuatro motores del nuevo Ibiza hay que destacar el trabajo efectuado en ellas para que contribuyan a la optimización de sus consumos y emisiones.

Así, se han buscado las relaciones de cambio más adecuadas para, junto con la optimización de la gestión electrónica de los motores, obtener regímenes de funcionamiento de motor inferiores sin mermar las cualidades dinámicas del vehículo y conseguir la reducción de consumos y emisiones.

ELECTRÓNICA

Soluciones inteligentes

Nuevo asistente de ayuda en pendientes y testigo presión de neumáticos de serie

Faros Bi-xenon con tecnología AFS y función cornering en los faros antiniebla

Nueva radio con mandos en columna de dirección y tecnología Bluetooth

La cuarta generación del SEAT Ibiza incorpora un nuevo y completo equipamiento de serie en el que destacan diversas soluciones que la marca española ha aplicado con el objetivo de satisfacer en todo momento las necesidades del cliente.

De esta forma, el Ibiza 2008 ofrece -gracias a la inclusión del ESP como equipamiento de serie en algunos mercados- el denominado Hill Hold Control o asistente de ayuda en pendientes, un sistema por el cual el vehículo se mantiene parado en cuesta durante dos segundos al soltar el pedal del freno para accionar el acelerador. Así, se logra evitar que el coche caiga en una pendiente -tanto ascendente como descendente- cuando soltamos el pedal del freno, convirtiéndose en una ayuda muy útil para circular con comodidad por trayectos urbanos y realizar maniobras.

Faros Bi-xenon direccionables

El nuevo Ibiza incorpora también faros Bi-xenon con tecnología AFS (Sistema de Faros Adaptativos) por vez primera en el segmento, mejorando el sistema de iluminación del vehículo mediante dos funciones: Haz de luz direccionable y luz de conducción diurna.

La primera permite elevar considerablemente la visibilidad en las curvas, ya que el haz luminoso del vehículo gira en función del ángulo de giro del volante y de la velocidad, mientras que la segunda es una función de señalización que tiene como principal premisa reducir la siniestralidad de los peatones haciendo que el vehículo sea mucho más visible, situándose en el lado exterior de los faros.

El nuevo Ibiza también ofrece la función de luz estática de giro (cornering) en los faros antiniebla, que mejora notablemente la visibilidad en giros al encenderse las luces laterales a velocidades inferiores a 40 km/h. El sistema actúa al poner el intermitente o superar un cierto valor del ángulo de giro del volante, encendiéndose automáticamente la luz estática de giro del lado correspondiente.

Además, el nuevo SEAT Ibiza incluye la función Coming Home habitual en otros modelos de la marca, permitiendo un acceso cómodo a casa al encenderse las luces de cruce durante 30 segundos después de haber quitado la llave del contacto.

Asistente de aparcamiento trasero

En la oferta de la nueva generación del Ibiza está disponible el sistema de ayuda al aparcamiento en la parte posterior, cuyo funcionamiento se centra en avisar, mediante una señal acústica, de la aproximación de un obstáculo a la zona posterior del vehículo a través de la medición de 4 sensores de ultrasonidos situados en el parachoques trasero.

El conductor es avisado mediante un pitido intermitente al accionar la marcha atrás, comenzando la medición de los sensores a una distancia lateral de 0,6 metros y central de 1,6 m desde el parachoques posterior. Cuando la distancia es inferior a 30 cm aproximadamente, el aviso se efectúa mediante un pitido continuo.

Conexión Bluetooth integrada en la radio

Otro de los puntos destacados que presenta la cuarta generación del Ibiza es la nueva radio black panel llamada así por su apariencia. Con un diseño muy atractivo y, sobre todo, marcado por una gran funcionalidad, la nueva radio del Ibiza 2008 dispone de un sofisticado sistema de telefonía vía Bluetooth que sin duda tiene una repercusión directa en el confort y la seguridad, tanto de conductor como de pasajeros.

El sistema de sonido se compone de 2 altavoces de bajos en las puertas anteriores con 2 tweeters integrados en los montantes laterales del parabrisas, así como de 2 altavoces fullrange que integran en un solo altavoz los graves y agudos en las puertas posteriores.

Las funciones disponibles, dependiendo de la marca y modelo del teléfono móvil, son las siguientes: Indicador de cobertura/Estado de la llamada; Marcación por voz; Aceptar/Rechazar llamadas; y Micrófono On/Off (mute).

Nuevo equipo de mandos

En cuanto al manejo de ambos sistemas, SEAT ha desarrollado un nuevo mando con todas las funciones centralizadas en una sola palanca fija ubicada en la columna de dirección: Ajuste de volumen, sintonizador, manejo de los reproductores de audio CD-MP3 y de los dispositivos externos, y acceso directo al Menú (Mode), donde se dispone de toda la información contenida en los dispositivos externos, las listas de carpetas creadas y se efectúa el manejo del teléfono y del sistema de radio, CD, MP3, etc.

Además, los mandos de la columna de dirección incorporan en la parte central una pequeña rueda mediante la cual se maneja con comodidad muchas opciones de la radio como emisoras, carpetas y canciones de CD.

En el nuevo SEAT Ibiza también se ofrece la instalación de una conexión combinada USB y Aux-in que es compatible con el iPod, con reproductores de audio MP3 o con reproductores similares y con dispositivos de almacenamiento masivo de datos.

El cuadro de instrumentos presenta una nueva pantalla multifunción con un amplio rango de datos disponibles para el conductor: indicación del combustible, reloj, ordenador de a bordo, temperatura exterior, kilómetros para Servicio, etc.

Asimismo, el nuevo Ibiza dispone de una nueva llave escamoteable con 3 funciones: cierre, apertura y apertura de maletero.