Actualizado 03/04/2007 19:15 CET

Especial Viajes: Keukenhof, el parque de flores más grande del mundo

EL PARQUE HOLANDÉS CELEBRA ESTE AÑO EL 300 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL CIENTÍFICO Y NATURALISTA SUECO CARLOS LINNEO, EL "REY DE LAS FLORES"

Visitar Keukenhof, el considerado parque floral más bonito del mundo , es en Holanda toda una delicia cuando llega la estación primaveral. El parque ha elegido como tema del año Linnaeus, 300 años del Rey de las Flores ya que en 2007 se conmemora el nacimiento, hace trescientos años, del médico y botánico sueco Carlos Linneo (Carolus Linnaeus). Con este año temático, Keukenhof destaca la gran importancia que tuvo Linnaeus para el sector de las bulbáceas ya que todavía hoy se sigue aplicando a los tulipanes la nomenclatura derivada de la clasificación desarrollada por este científico y naturalista sueco del siglo XVIII al que hoy muchos consideran uno de los padres de la ecología .

Keukenhof está también considerado como el parque de flores más grande del mundo. Se encuentra en Lisse, a unos 40 kilómetros al suroeste de Ámsterdam y a tan sólo 10 kilómetros de la estación balnearia de Nordwijk, en el Mar del Norte. El parque se compone de 32 hectáreas al aire libre donde la vista y el olfato de un paraíso compuesto por seis millones de tulipanes, narcisos, azucenas, lirios y otras flores, muchas de ellas exóticas de todo tipo y color, plantas y árboles centenarios, en unas combinadas con preciosas fuentes y cascadas formando un paraíso multicolor.

Centrándonos en la historia de Keukenhof, en el siglo XV, este lugar albergaba un paisaje de bosques y dunas. En esta aérea, entonces propiedad de doña Jacoba de Baviera, se acostumbraba a cazar y recolectar especias para las cocinas del castillo de la señora. Es de entonces de donde proviene su nombre: Keukenhof, lo que significa huerto de la cocina . Hacia 1830, se encomendó el diseño de unos jardines al arquitecto paisajista Zocher, que inspirándose en los paisajes ingleses, trazó los rasgos generales del actual Keukenhof.

En 1949, un grupo de cultivadores y exportadores de tulipanes tuvo la idea de organizar una exhibición floral al aire libre y hasta hoy se encargan de surtir a los jardines de Keukenhof con las flores más hermosas y elegantes, convirtiendo este parque en la muestra por excelencia de las plantas decorativas, en particular de las flores de bulbo, y siendo un paraíso para fotógrafos, aficionados del vídeo y amantes de la flora. Actualmente, el parque sólo está abierto al público unos dos meses al año, debido a la laboriosa tarea que requiere la preparación y la mejora de las instalaciones para la temporada siguiente.

Este año, el tema principal del parque es el dedicado al botánico Linnaeus y se desarrolla de diversas maneras en el parque. Una de las atracciones principales de esta temporada es la exposición fotográfica titulada Herbarium Amoris , que se desarrolla en el pabellón Juliana. En el parque, donde los colores azul y amarillo destacan por encima de los demás en muchos de los macizos florales, están celebrándose también exposiciones de arte sueco y se ha creado un jardín inspirado en este país nórdico. Hace unos meses se dio el primer impulso a la temática sueca cuando unos niños plantaron los bulbos que conformarán el mosaico floral de Pippi Calzaslargas, la heroína juvenil de los libros de la escritora sueca Astrid Lindgren. El enorme retrato de Pippi (16 x 11 metros) se podrá ver esta primavera.

Una parte de 4 hectáreas del parque fue renovada en 2005. El nuevo diseño, de la arquitecta paisajista Van der Kloet, pretendía ser una fuente de inspiración para los visitantes, ya que se busca que se sientan más cerca de las flores y que obtengan ideas, tendencias e inspiraciones aplicables en su propio jardín.

La nueva parte se encuentra a la altura del puente, en dirección al pabellón Príncipe Guillermo Alejandro. Al lado del laberinto hay una pequeña granja y un lugar para hacer picnic con columpios para niños. Un poco más lejos, se ha preparado un terreno para grandes acontecimientos aunque los más pequeños se organizarán en el teatro al aire libre en el campo de césped triangular, donde los visitantes pueden contemplar el esplendor de color y olor admirando el mar de tulipanes, narcisos y jacintos.

Después del puente se llega a la plaza del molino Molenplein, donde un artesano de zuecos muestra su arte al público. Al lado hay un puesto donde se hacen stroopwafels, galletas rellenas de miel que se comen calientes, recién hechas, y cuyo olor mezclado con el olor de las flores es capaz de embriagar tanto a holandeses como a turistas de cualquier lugar del mundo. Además, hay otro puesto donde se pueden encontrar arenques crudos con o sin cebollita, por un lado otro placer para el paladar, y por otro, también adorna este paisaje típicamente holandés. Además, en esta plaza se ha ubicado el carrillón del Keukenhof.

Desde aquí pueden entrar en el pabellón del Príncipe Guillermo Alejandro o seguir hasta la entrada del jardín japonés. En ambas zonas reina una atmósfera romántica. Muchas parejas de novios vienen aquí a fotografiarse, ya que los tonos rosas, blancos y lilas suaves contribuyen un ambiente perfecto.

Existe una ruta alternativa a través de los cuatro pequeños jardines. Allí se representa la historia del tulipán: el primer jardín muestra cómo llegó el tulipán desde la Asia Central a los jardines de habitantes ricos de Ámsterdam (el segundo jardín). En el siguiente jardín, el tercero, vemos el tulipán según se utilizó en los jardines holandeses de los años 50: como elemento de contraste de color al lado de todo tipo de otros bulbos. Finalmente, el último jardín, muestra el tulipán según lo utilizamos ahora, en armonía con otro tipo de plantas fijas.

La 58ª edición de la exposición floral internacional Keukenhof en Lisse fue inaugurada el miércoles 21 de marzo de 2007 por la princesa heredera Victoria de Suecia. Keukenhof estará abierto al público hasta el 20 de mayo de 2007, diariamente de 08.00 a 19.30 horas (más información: www.keukenhof.nl.)