Actualizado 23/01/2008 16:00:46 +00:00 CET

Fernando Schwartz publica 'El cuenco de laca', una metáfora más del pueblo vietnamita, "bello, duro e indestructible"

El escritor, esta mañana
EP

Fernando Schwartz publica 'El cuenco de laca'(Espasa), una metáfora más del pueblo vietnamita, "bello, duro e indestructible". Para Schwartz, ésta es una de sus "novelas sentimentales", tanto por su "recuerdo nostálgico hacia el Vietnam que ya no existe" como por lo que significó la emigración vietnamita a Francia. La protagonista, Vu Thi Liên, pertenece a esta población emigrante que en una época anterior a la guerra de descolonización (1946-1954) les llevó a un gran número de escritores, pintores cocineros y artistas a instalarse en este país.

Aunque la novela transcurra alrededor de una época determinada de la historia, Schwartz admite que no le importa tanto que el lector acabe sabiendo qué ocurrió en Vietnam como que tenga las pinceladas suficientes para ubicarse y orientarse y disfrutar de la trama, señaló en una entrevista a Europa Press.

Uno de los aspectos que le llevó a ubicar la novela en Vietnam fue la gran atracción que siente por las guerras donde "una parte está equivocada, en este caso la francesa, y la otra tiene la razón" y más si a ésta se le une la figura de un héroe, Ho Chi Min, que "más tarde sería olvidado y ninguneado". Para Fernando Schwartz, "aunque ninguna guerra descolonizadora pueda ganarse, los franceses no supieron hacerlo bien y no comprendieron que Ho Chi Min era partidario del diálogo".

METÁFORAS

Una de las grandes dificultades a la hora de escribir la novela fue desarrollar el personaje de la protagonista y meterse en la cabeza de una joven "oriental pero profundamente occidentalizada". Sin embargo, el autor confiesa que no le resultó difícil trasladar una imagen fiel del pueblo vietnamita gracias, entre otras cuestiones, a haber vivido de cerca la filosofía budista que "obliga a ralentizar el ritmo e imbuirse de una gran serenidad".

Aunque el título originario que pensó fuese otro, el definitivo vino, según comenta, de forma inesperada: "Un cuenco pequeño de laca es fruto de muchos años de trabajo; un humilde recipiente que apenas vale unos céntimos pero que es muy bello duro e indestructible, adjetivos que resumen exactamente a la protagonista de la novela y a todo el pueblo vietnamita. Además, este recipiente posee un gran poder simbólico de la filosofía oriental, en la que todo ocupa su lugar y donde existe un continente y el contenido que le da sentido.